27 ene. 2012

Miao

A principios de este mes, una pequeña muy especial a la que LWB ha ayudado, fue adoptada. Muchos de vosotros habéis llevado a Miao en vuestros pensamientos a lo largo de los años, así que queremos compartir con vosotros su historia– que ahora tiene un final feliz (un nuevo comienzo) con la adopción!

Vi por primera vez a Miao en Abril del 2006, cuando a mi padre y a mí nos dieron permiso para visitar el orfanato de mi hija, en China. El orfanato había estado cerrado a visitas de occidentales, y en el pasado, cualquier ofrecimiento de ayuda, había sido rechazado educadamente. Durante la visita, estábamos en la habitación de los bebés abrazando y jugando con bebés en sus cunas, cuando se llevaron a nuestro guía para ver a esta niña. Estaba muy azul, y callada, muy callada. Lo siguiente que supe, es que estaba mirando su expediente médico (lo supuse porque estaba mirando una tira EKG) y marcando desde un segundo teléfono móvil. Estaba hablando en inglés, lo que me debería haber dado que pensar, pero estaba ocupada asegurándome de que la visita de mi hija fuese una buena experiencia así que no hice mucho caso de la llamada.Mientras íbamos a comer, nuestro guía me dijo que ellos "nos dejaban llevárnosla" Que? oh! olvidó mencionar que trabajaba para Love Without Boundaries, y el orfanato estaba seguro de que la niña no sobreviviría sin ayuda, así que iban a permitir a LWB organizar la operación de corazón para ella. Había estado hablando por teléfono en el orfanato, muy tarde, por la noche, con alguien del Equipo Médico en EEUU, obteniendo la aprobación para organizar la operación de corazón que le salvaría la vida. Wow!  En ese momento, me uní a LWB.
 
Miao pasó de azul, a un rosa encantador poco después de la complicada operación. Desafortunadamente, durante mi siguiente visita (esta vez como voluntaria de LWB) la encontramos amarilla. Sí, amarilla. Por lo visto tenía un conducto biliar bloqueado, así que, se tomaron las medidas necesarias para otro procedimiento médico. Miao pasó del amarillo al rosa muy rápido, esta vez en el hospital. En este viaje, convencimos al administrador del orfanato para que intentase la acogida a través de LWB – así que ese fue otro gran momento.
 
Eché de menos a Miao en mi última visita a China este verano. Íbamos de excursión al campo con 25 estudiantes de la escuela de su orfanato, y después haciendo unas manualidades para los padrinos por la tarde. Hice planes para verla al día siguiente, pero entonces, supe que estaba enferma. Muy enferma  – y había sido tan repentino, que en el orfanato no estaban seguros de que pudiese sobrevivir. El Equipo Médico de LWB la llevó al hospital, y después fue enviada a Heartbridge hasta que su familia pudiese adoptarla. Mientras estuvo bajo los cuidados de LWB, las fotos mostraron que iba ganando peso y, una vez más, mucho mejor color. Miao se recuperó en Heartbridge, y nos alegramos cuando supimos que su familia iba a viajar a China para adoptarla.

Miao en Heartbridge

Estoy muy contenta por esta niña, pero también por todos los voluntarios y personal que encontraron su camino a LWB, y hacen posible que se ayude a estos niños que tanto lo necesitan. Sabes? todavía pienso en el hecho de que yo insistiese en una cosa durante nuestro viaje en el 2006, y de verdad, fue en esta única cosa. En tener este guía. Sabía de él a través de otro padre adoptante que lo había contratado para el proyecto de una película que estaba realizando. Yo quería a alguien en quien pudiese confiar en la provincia, así que pedí a nuestra agencia de viajes que lo contratase como guía. Al principio, se resistieron, alegando que en el pasado habían trabajado con él, pero que ahora no. Después, que las fechas no coincidían. Luego, él no podía recogernos en el aeropuerto el día que teníamos pensado. Así que, pagamos más, cambiamos las fechas y fuimos al hotel en autobús, pero tuvimos a Zhang Ming en nuestro viaje. Yo había oído hablar de LWB, pero no tenía ni idea de que él trabajaba con ellos, y que podía hacer lo que hiciese falta, tan rápido, por los niños. El destino puso a Miao en mi camino. La puerta se abrió en este viaje. Si no hubiésemos sido nosotros, tal vez hubiesen sido otros, pero estoy feliz de que me tocase a mí. 
Gracias a todo el mundo que cree en el trabajo de LWB , donando o a través del voluntariado. Hemos ayudado a MUCHOS niños en este gran orfanato, con los programas médicos, de educación, acogida, casas de curación, nutrición y asistencia a orfanatos. Todavía hay mucho por hacer, pero todo empezó con Miao. Y esto se merece un WOW!

~ Sandy Hartman, Voluntaria de Programas de Educación LWB

1 comentario:

Anónimo dijo...

Yo tuve la suerte de conocer a esta niña y a sus padres cuando fue adoptada. Una familia americana, encantadora que la cuidará muy bien!
La niña es un amor. Siempre sonrie y estaba super feliz con sus zapatillas brillantes, a hombros de su papá, aprendiendo canciones con su mama...
Gracias a todos los que hacéis posible estos milagros!