1 oct. 2016

Camboya: 5ª parte

A lo largo de esta semana he compartido parte de mis experiencias en Camboya y algunos de los auténticos retos a los que los niños sin recursos se enfrentan en esta parte del mundo. Aunque algunos de los problemas son parecidos a los que tienen en China (malnutrición, falta de cuidados médicos, "niños dejados atrás" por la emigración de sus padres), otros son problemas críticos a los que nunca antes nos habíamos enfrentado. Sé que muchos de nosotros hemos leído sobre las atrocidades del tráfico de niños por motivos sexuales, pero escuchar las historias en persona y saber que muchas de las familias que he conocido han sufrido esto era realmente escalofriante.
img_6437
También escalofriante fue ver la cantidad de trabajo infantil y saber que sin algún tipo de asistencia, muchos de los preciosos niños a los que conocí se pondrían a trabajar con 9 o 10 años. Era demasiado para procesar.

Esto fue por lo que en el último día de nuestra visita, sabíamos que queríamos que los niños tuvieran algo de DIVERSIÓN sin más. Mi nuevo amigo Leng me preguntó qué era lo que teníamos en mente. Algunos de los mejores recuerdos que tengo como madre son de estar sentada en la mesa de la cocina con mis hijos, comiendo o cenando y pasandolo bien por estar juntos. Seguro que todos sabéis de lo que hablo. Y por eso le pedí a Leng si podíamos reunir a los niños que habíamos conocido en los distintos pueblos y hacer una fiesta, con mesas redondas y un montón de comida caliente. Y como por arte de magia lo hizo realidad.

Desde que llegamos a Camboya no dejó de llover a cántaros todo el tiempo, pero el día de la fiesta amaneció con los cielos claros aunque con nubes. Me lo tomé como una señal de que el día iba a ser estupendo. Nos dirigimos a las 7:30 de la mañana al lugar de la celebración, donde vi enseguida que todo lo necesario había sido traído en un gran camión, desde sillas de plástico a mesas pasando por un enorme toldo y algunos globos.
Cambodia truck
Los niños de los pueblos iban a tener que andar un largo camino para llegar a la fiesta, así que contratamos tuk tuks para traerlos. Y así descubrí que caben 20 niños en un tuk tuk!

Cambodia tuk tuk
Cuando llegamos al sitio ya había allí casi 200 niños juntos, y estaban tan emocionados que parecía que iban a estallar.

img_6363
La fiesta empezó con muchos grupos de niños cantando y bailando para nosotros. Todos aplaudieron y vitorearon con mucho entusiasmo y supe que todos se lo estaban pasando muy bien.

img_6294 
Viendo el espectáculo
Cambodia 
Hipnotizados con los bailes

Los increíbles adolescentes de la iniciativa MERCY hicieron de anfitriones. Nos regalaron con muchos números, desde el “Head, Shoulders, Knees, and Toes” (canción infantil que cantan todos los niños que están aprendiendo inglés) hasta bailes típicos camboyanos (que eran preciosos.)
img_0103 
Algunos de los directores del espectáculo
img_6272  
Preciosas bailarinas
Cambodia traditional dancing
Entonces llegó el momento de comer. Tenéis que recordar que muchos de estos niños sólo hacen una escasa comida de arroz al día (a veces ni eso), así que en cuanto empezaron a sacar bandejas de verduras humeantes, carnes y más, a las mesas, mi corazón se llenó de alegría viendo las miradas arrebatadas en las caritas de los niños. Comieron, y comieron, y comieron.

Cambodia food banquet
img_6309
Y cuando pensaba que nada más podía ir mejor, empezaron los bailes de nuevo, esta vez, con música pop. Guau... se lo pasaron genial!

cambodia dancing
img_6327
Antes de que nos dieramos cuenta llegó la hora de que nos marcháramos porque había un avión que coger esa noche en Bangkok. Os podéis imaginar que nadie quería que se acabara la fiesta y los niños pidieron bailar una canción más.

img_6320
Vimos a algunos niños marcharse llorando porque no querían que este día se acabara, pero afortunadamente la mayoría volvieron a sus casas con enormes sonrísas y muchas risas. Fue un día que llevaré en mi corazón para siempre, uno donde pudieron dejar atrás las durezas de la vida a las que se suelen enfrentar y sencillamente celebraron el hecho de ser niños. Fue una forma maravillosa de decir adiós a nuestros nuevos amigos.

tuktuk cambodia
Por supuesto, en cuanto cruzamos la frontera de vuelta en Tailandia, empezamos a hablar sobre cómo podía LWB impactar en esta zona fronteriza. Hay, obviamente, necesidades enormes, desde proporcionar cuidados médicos de calidad y trabajar en los problemas de nutrición inmediatos, hasta la necesidad fundamental de los niños de poder recibir una educación.

img_6434
Pero también hay temas duros a los que no podemos dar la espalda, como el número de niños que han sido rescatados de burdeles en Tailandia o que han sido apresados por la policía por mendigar en las calles y dejados a lo largo de la frontera camboyana para que se busquen la vida sólos.

police-van
¿Cómo puede nadie dar la espalda a esa necesidad?

Estamos ya en las fases iniciales de fundar la iniciativa de una casa segura, parecida a nuestros programas actuales de acogida familiar en China, donde podemos indentificar a mujeres de gran corazón que estén dispuestas a acoger a estos niños mientras tratamos de identificar a sus familias y ver si la reunificación es posible.
Hemos sabido que en esta región no hay orfanatos, así que los niños que se abandonan son llevados a los orfanatos de las lejanas ciudades grandes. Por supuesto me pregunto si el acogimiento familiar podría ser una opción para estos niños también.

Love Without Boundaries ya se ha comprometido a la construcción de escuelas en los pueblos Rangsei y Sokhem para proteger a los preciosos niños y darles un lugar seguro donde puedan aprender. Puedes saber más de estos proyectos en la website. Me sentiría muy agradecida con todos los que deseéis uniros a nosotros en estos proyectos tan importantes.

Ya hemos empezado con el proceso de admisión en la escuela, y hay muchos niños y adolescentes preciosos en nuestra página de apadrinamientos que necesitan vuestra ayuda. Por 25$ al mes estarás invirtiendo en la vida de un niño y el impacto llegará lejos. Al igual que con nuestros proyectos actuales en China, nuestros padrinos recibirán informes mensuales del programa, así que podréis ver los resultados de vuestra generosidad.

img_6351
Quiero agradeceros de corazón el que os hayáis tomado el tiempo para leer las series de blogs de mis viajes a Uganda y Camboya,  y espero que compartáis nuesta ilusión porque Love Without Boundaries se expande ahora y llega a otros países.

Hoy doy las gracias porque, de toda la gente que hay en el mundo, he podido conocer a Innocent en Uganda y a Leng en Camboya. Sus compromisos para ayudar a los niños de sus comunidades son realmente impresionantes. Sé que el que LWB trabaje mano a mano con ellos para llevar la esperanza y la curación a los niños vulnerables... hará que cambiemos todos para bien.

~Amy Eldridge, Chief Executive Officer

30 sept. 2016

Camboya: 4ª parte

Ayer escribí sobre la visita a los dos pueblos de cerca de la frontera entre Tailandia y Camboya, y sobre por qué muchos niños de allí no pueden ir al colegio. La inmensa probreza de la zona también hace que los niños no puedan recibir el tratamiento médico que necesitan. Hoy os quiero presentar a unas niñas y adolescentes que conocí y que necesitan nuestra asistencia.
 
Christine

29 sept. 2016

Camboya: 3ª parte

Si miras cualquier guía de viajes sobre Camboya, verás que en el apartado de "clima" casi siempre te dicen que nunca viajes en septiembre porque es la época de lluvias. Y claro, yo no iba a viajar allí por motivos turísticos sino para conocer a los niños, así que época de lluvias o no, allí que me fui. Antes de irme recibí un email de Leng, la persona que era mi contacto, que me decía "Por favor, prepárate para el barro." Tengo que admitir que no iba nada preparada y que debería haber prestado más atención en mi colegio sobre lo que de verdad significaba el término "lluvias monzónicas".
cambodia

28 sept. 2016

Camboya: 2ª parte

Cuando investigaba sobre algunos de los problemas a los que se enfrentan los niños del sudeste asiático, me encontré un libro escrito por el doctor Robert Spires sobre la prevención del tráfico de personas. El Dr. Spires es un profesor en la Universidad Valdosta State, y mucha de su investigación la ha realizado en esta zona del mundo. Fue muy amable accediendo a tener una videoconferencia conmigo donde pudo responder a muchas de mis preguntas, y cuando se acababa nuestra conversación, me dijo: "¿Te importa si te hablo de un trabajo increíble que se está haciendo para los niños de Camboya?" Y así es como conocí a Sokleng In, un joven que vive en Camboya y que es una de las personas más impresionantes que he conocido en mi vida.
img_6214 
Leng y su preciosa familia

27 sept. 2016

Camboya - 1ª parte

Tengo que admitir que cuando la Junta Directiva de Love Without Boundaries decidió expandir nuestro trabajo fuera de las fronteras de China, pensar en otro lugar de Asia parecía una progresión natural. Es el mismo continente ¿no? (aún a pesar de que cada país es completamente único, por supuesto). Pero dónde de Asia seguía siendo la principal pregunta y en lo que me pasé meses investigando con cuidado. La semana pasada me vi a mí misma andando descalza por una carretera de barro hacia uno de los varios pueblos de la zona rural de Camboya donde cientos de niños me robaron el corazón.
walking in cambodia