22 may. 2012

Expectativas Realistas: Problemas Con La Comida

Si le pides a cualquier niño que nombre una necesidad básica, hay muchas probabilidades de que la palabra "comida", sea una de sus primeras respuestas. Es esencial para nuestro bienestar, verdad? Así que, naturalmente, es un asunto que tiene mucha importancia en los niños que han vivido en una institución, y que posiblemente nunca han sabido lo que significa estar "lleno". Los padres, frecuentemente comentan en blogs de adopción con asombro, todo lo que sus hijos necesitan comer, llenando sus platos una y otra vez en cada comida. También, muchos nuevos padres, se preocupan cuando sus hijos no quieren comer nada sólido, o cuando vuelven a casa y descubren comida escondida debajo de la cama del niño. Hoy me gustaría hablar sobre alguna de las razones de porqué los problemas con la comida son muy comunes en la adopción internacional.

 

Nunca olvidaré el día que llevé a un grupo de huérfanos mayores a un restaurante, poco después de empezar a trabajar en China. Me senté asombrada a ver como devoraban hasta la última miga, y seguimos pidiendo y pidiendo, mientras desaparecía todo de nuevo. Pero entonces, nos dimos cuenta de que los niños pedían comida, y luego a escondidas la metían en sus bolsillos para mas tarde. Mi emoción se transformó en tristeza, y me dí cuenta de que los niños intentaban protegerse del hambre que sentirían al día siguiente.

Por supuesto, en los últimos 9 años, he visto hambre de verdad una y otra vez en orfanatos. La dieta de los niños en las instituciones es a menudo escasa, la sopa de arroz es un alimento básico, y las proteínas son escasas. Anemia y retraso en el desarrollo son comunes en los niños huérfanos. Como madre de hijos adolescentes, algunos días los veo llegar a casa de la escuela, y calentar una pizza congelada en el horno de "aperitivo" y me doy cuenta de la suerte que tienen de haber crecido con la despensa llena. La realidad es que innumerables niños por todo el mundo saben lo que es el hambre real y a largo plazo, hasta el punto de que sus cuerpos basicamente renuncian a conseguir suficiente alimento. 

Otra realidad de los orfanatos, es que demasiados bebés son alimentados apoyando el biberón. Cuando en los orfanatos faltan manos, las cuidadoras enrollan una toalla cerca del niño en la cuna, y apoyan en ella la botella, cerca de la boca. Por desgracia, la mayor parte de la leche acaba en la camiseta, en lugar de en la barriguita. 

Algunos médicos tienen la teoría de que los niños que nunca comen hasta saciarse, tienen "interruptores del hambre" (los receptores del cerebro que te dicen que pares de comer) que no se desarrollan adecuadamente. Básicamente los niños que crecen con hambre a diario a menudo tienen dificultades para saber cuando tienen que parar de comer, una vez son adoptados, así que es común entre los nuevos padres, contar que sus hijos comen continuamente. Algunos médicos dicen a los padres que no se preocupen si el niño quiere comer todo el tiempo, y que le ofrezcan toda la comida saludable que sea posible, para que sepan que siempre responderán a sus necesidades. Otros expertos, sin embargo, recuerdan a los padres que los niños en los orfanatos tienen una dieta muy limitada, y les advierten  que en el viaje de adopción, introduzcan los alimentos lentamente. Como no soy una experta en nutrición, voy a quedarme fuera de este debate. Pero creo que es importante, sin embargo, que los nuevos padres sepan que la comida es una fuente de profunda ansiedad entre los niños adoptados internacionalmente, y que así puedan ayudar en la transición de su hijo hacia hábitos alimenticios lo mas saludables posible.

 

En el lado opuesto del espectro de los temas alimenticios, están los niños que desarrollan aversión oral en las instituciones. Es importante saber que muchos orfanatos no introducen alimentos sólidos hasta que cumplen uno o dos años. Muchas cuidadoras ponen cereales de arroz en los biberones de los niños y cortan un orificio mas grande para que "beban" la comida. Como los niños nunca aprenden realmente a masticar, algunos no soportan notar sólidos en la boca. Inmediatamente escupirán todo lo que se les ofrezca, y algunos, lo almacenarán en la mejillas, a menudo durante horas, para no notarlo en la lengua, Hay un montón de información sobre la aversión oral, y los padres adoptivos deberían informarse antes de viajar, para poder reconocer los signos potenciales en su hijo, y ayudarle una vez vuelvan a casa. 

Otro asunto común en la post adopción es el miedo de los niños a que su nueva fuente de alimento, pueda desaparecer de repente. Puede manifestarse de manera suave; el niño siente ansiedad hasta que tiene una galleta en cada mano, o de maneras mas complejas, como acumular alimentos. Los padres necesitan darse cuenta de que los niños han crecido con nutrición escasa, y algunos sienten la profunda necesidad de controlar su comida una vez están con su nueva familia. Sé que puede ser muy preocupante para un padre encontrar plátanos mohosos escondidos en el cesto de la ropa del niño, o cambiar las sábanas de su cama, y encontrar chucherías debajo del colchón. Hay padres que me han dicho que su hijo "roba" comida, y algunos estaban preocupados de que esto signifique que su hijo no es honesto. Acumular no tiene nada que ver con la honestidad, si no con la inseguridad y el miedo del niño, lo que es comprensible cuando uno se da cuenta de que han perdido todo lo que han conocido.

Recuerdo como si fuera ayer, sacar una bolsa de cereales en un orfanato, y ver, sin poder hacer nada como los niños peleaban y arañaban para alcanzar la bolsa que un niño me había arrebatado de las manos. Fueron unos segundos que me hicieron pensar, mientras intentábamos separarlos, que los niños estaban puestos en "modo supervivencia" dispuestos a hacer de todo por para llenar sus barriguitas. Los padres adoptantes deberían informarse bien sobre los problemas asociados a la alimentación que el niño puede tener en la post adopción, y recordar preguntarse a sí mismos; "Que ha tenido que pasar mi hijo, que cause este comportamiento?" Mientras muchos de nosotros hemos podido sentir el hambre por unas horas, o incluso un día entero, la mayoría nunca hemos experimentado el deseo y dolor continuo por la comida que muchos de los niños huérfanos conocen.

Sabemos que muchos de nuestros lectores y simpatizantes han experimentado problemas de alimentación con sus hijos. y te invitamos a compartir tu historia con nosotros!

~Amy Eldridge, Directora Ejecutiva

No hay comentarios: