2 oct. 2012

Me encanta, familia


Mi hijo Hyrum de 4 años (que antes era Brenden de LWB) lleva en casa con nosotros 11 meses ya. Hace poco lo pasó mal porque su hermana no quiso jugar a lo que él estaba jugando. Hyrum se tiró al suelo y se puso a llorar rodando de un sitio para otro, que es lo que hace cuando no puede consolarse. Esta vez, sentí que necesitaba confirmación y seguridad, que necesitaba que le recordaran que era muy querido, así que le cogi y nos sentamos frente al ordenador. Como sé que ver fotos de niños le ayudan a calmarse, abrí el blog de LWB titulado "Los efectos duraderos del trauma." Leí un poco cuando Hyrum, con mucha intensidad, intentó llamar mi atención. Señaló a la primera foto, la del niño en la cuna con barrotes metálicos y con mucha tristeza dijo: "Necesita mamá."

¿Sabes por qué? Hyrum fue una vez este niño dentro de una cuna parecida, con los mismos barrotes de metal. Este niño conocía el dolor de no tener una madre que le abrazara cuando estaba triste. Sabía lo que es el vacío de no tener una madre que le enjugara las lágrimas y le limpiara sus raspones. Hyrum era perfectamente consciente de que el niño de la foto no tenía a nadie que cuidara de él cuando estuviera enfermo, o que le acunara para dormir cuando tuviera miedo porque le faltaba algo, cuando le faltara aquello que él había echado de menos demasiado tiempo. Conocía el dolor de desear tener unos padres. Unos padres que le llevaran en los hombros y le columpiaran en el aire sujetándole una mano cada uno cuando caminaran por la calle. No creo que Hyrum pudiera haber sentido esto hace 11 meses, cuando empezó a aprender lo que significa tener unos padres. Después de tan corto periodo de tiempo, reconoce qué es lo que le ha faltado toda su vida y cuánto le gusta ser parte de una familia.

No hace mucho, dejamos a la hermana de Hyrum, Bria, en una fiesta de cumpleaños. Bria y Hyrum llegaron de China a la vez, están muy unidos y son un apoyo el uno para el otro. Llevé a Bria a la puerta de la casa de su amiga y Hyrum estaba en el coche mirando por la ventana con mucha preocupación. Cuando volví al coche, quería saber por qué se quedaba Bria allí, estaba preocupado porque era la primera vez que uno de los dos estaba solo, sin ningún miembro de la familia. Le preocupaba que no volviéramos a por ella. Le cogi en brazos y le recordé que Bria era su hermana y que volveríamos a recogerla. Le dije que éramos una familia y que siempre estaríamos juntos. Y después, con su vocecita me dijo "Me encanta, familia." Vaya argumento para ver la importancia de la familia en nuestras vidas!

 

Escribo esto para decir que el trabajo que hace LWB marca diferencias. Apreciamos los recordatorios constantes de que hay muchos niños ahí fuera que nos necesitan. Es fácil quedar atrapado en las cosas de la vida e intentar apartar nuestra responsabilidad de cuidar de los demás. Buscamos la excusa de que ya estamos haciendo algo y que eso es suficiente, pero realmente nunca lo es. El trabajo de LWB no tiene precio. Quiero que todo el mundo sepa que si no llega a ser por lo que hacéis, nuestro pequeño Hyrum probablemente seguiría dentro de su cuna con barrotes metálicos en China ~Deanne Walker

No hay comentarios: