29 nov. 2012

Miércoles de sabiduría: en casa por navidad

Ya están las navidades otra vez a la vuelta de la esquina. Siempre que reflexiono sobre estas fiestas, mi primer pensamiento se dirige automaticamente hacia las mejores navidades de mi vida. Fue en el año 2004 y mi marido y yo estábamos en pleno viaje de adopción en China. Volvimos a casa en nochebuena con nuestra impresionante hija, Grace, tan solo seis días antes de su segundo cumpleaños.


Navidades en el Hotel White Swan de Guangzhou, China
 
Estas fiestas son, realmente, unas fechas muy alegres y emocionantes, pero para un niño/a adoptado/a, pasar las primeras navidades con su familia para siempre puede ser tremendamente abrumador. Fiestas, grandes reuniones familiares, caras desconocidas, ruptura de rutinas, juguetes nuevos, luces, música, mucha sobreexcitación... es exactamente lo opuesto a lo que necesitan la mayoría de los hijos adoptados cuando están intentando adaptarse a su nueva familia y a su nuevo hogar. Tanto si celebras las Navidades, o la Hanukkah, o la  Kwanza, o cualquier otra fecha importante, aquí van tres sugerencias para ayudarte a ti y a tu familia a disfrutar de una primera vez celebrando juntos.
1) Plantéate expectativas realistas. Todos intentamos conseguir las fiestas "perfectas", aunque sabemos perfectamente que esto nos estresa mucho a nosotros y a nuestras familias. Se realista determinando qué es lo que tú y tu nuevo/a hijo/a podeis manejar. Piensa en cómo va su vinculación y su adaptación antes de viajar a algún sitio fuera de casa, de ir a fiestas o a reuniones familiares muy grandes, o de invitar a gente a tu casa. Puede que sea conveniente que limites el número de reuniones, regalos y de personas desconocidas si esto ayudará a tu hijo/a a sentirse más seguro/a, más calmado, y en control de su nueva vida. Por ejemplo, a nuestra hija le aterraba la gente desconocida que venía a nuestra casa. Casi podías oírla pensar "¿Esta persona va a hacer que me vaya?" Porque, ¿cómo iba a saber ella que nosotros éramos sus padres para siempre y que nadie se la llevaría? Al principio limitamos las visitas a sólo familia muy cercana. Aún así, la preparamos antes enseñándole las fotos de las personas que iban a venir, y le dijimos en chino quién eran y de qué modo estaban emparentados con ella. Sí. Algunos familiares y amigos se llevaron un disgusto al saber que no ibamos a celebrar las fiestas con ellos, pero cuando les explicábamos todos los cambios que había vivido nuestra hija y nuestra necesidad de limitar sus experiencias a las de a corto plazo, lo entendían muy bien y aceptaban que no fueramos a sus reuniones o que no les invitaramos a nuestra casa. Después de todo, lo más importante es asegurarte de que tu hijo o hija se siente a salvo y seguro con todo el lío de las navidades. Ya  habrá más navidades para las grandes reuniones, fiestas y eventos. Intenta que, en vuestras primeras fiestas juntos, todo sea cuanto más sencillo y más discreto mejor.
2) Sé consistente y predecible. Los niños necesitan lo predecible, la rutina y estructura en sus vidas. Y esto es especialmente cierto en los hijos recién adoptados cuya vida ha cambiado tantísimo en tan poco tiempo. En estas fechas habrá muchísimas tentaciones para dejarles acostarse tarde, que se salten las siestas, que piquen mucho entre horas... Intenta vigilarlo y mantener los horarios fijos de comidas y sueño. Las rutinas y los horarios son predecibles, y lo predecible da sensación de seguridad y calma a los niños. La buena comunicación también te ayudará a tranquilizar a tu hijo durante estas fechas tan caóticas e impredecibles. Pensemos en ello. Nuestros hijos ya han tenido demasiadas sorpresas en su vida. Y explicarles antes qué es lo que va a pasar, cuándo, dónde y por cuánto tiempo, en estas fiestas, les va a ayudar mucho a reducir sus niveles de ansiedad. Como la comunicación verbal puede ser muy difícil por la diferencia de idioma, usar dibujos es una forma estupenda para comunicarse. Puedes empezar con un dibujo o foto de la familia en casa, y si usas esta misma foto al final de la explicación, reaseguras a tu hijo que la fiesta acaba con todos vosotros juntos como una familia. Entre medias puedes usar dibujos o fotos de los lugares, en orden, donde váis a ir, de la gente que váis a ver, y de las cosas que váis a hacer. Haz que tu hijo siga este esquema de dibujos o fotos para que pueda anticipar qué es lo que pasará después y en el futuro más cercano.    


3) Empieza nuevas tradiciones. Las fiestas son momentos estupendos para celebrar nuestra singularidad como individuos y como familias. Empieza nuevas tradiciones que incluyan celebraciones a tu nuevo/a hijo/a y su cultura e historia. Cuando estuvimos en Fuzhou adoptando a nuestra hija, el personal del hotel estaba decorando el árbol de navidad de la entrada. Uno de los trabajadores le regaló a nuestra hija un pequeño adorno que era un osito de peluche, y para nuestra hija es un tesoro desde entonces. En casa, nuestra tradición es poner este osito en nuestro árbol de navidad y recontar la historia de cuando llegamos a casa y pasamos nuestras primeras navidades juntas como familia.


Algunos niños pueden sentirse tristes durante estas fechas pensando en sus familias de acogida, en las biológicas, en hermanos, o en amigos que dejaron atrás en China. Colgar una foto de ellos en el árbol, o encender una vela en su recuerdo, o decorar una caja de zapatos y que sea la caja de la memoria, son algunas formas para ayudar a tu hijo/a a recordar a las personas importantes de su vida que no pueden estar ahí con él o ella. En casa nosotros ponemos en el árbol un dibujo que hizo nuestra hija de sus padres biológicos. Una vez, en navidades, mi hija estaba muy disgustada y triste por no haber pasado nunca unas fiestas con sus padres biológicos. Ella hizo este dibujo y lo cuelga cada año con mucho cariño del árbol. Sé creativo y dejate llevar por tus hijos! Implica a los demás hijos o al resto de la familia en la creación de nuevas y divertidas formas de celebrar las fiestas. No hay tradiciones buenas o malas, tan solo hay tradiciones que tienen significado y sentido en tu familia.
¡Os deseo a todos lo mejor y unas felicies y sanas fiestas! ¡Disfrutad de la magia!   


~Lisa Hoffman, Coordinadora de Terapia Educativa y Coordinadora de las operaciones de fisuras labiopalatinas de la Casa de Curación True Children (y la mami de Grace Meiqiong)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy apunto de vivir las mismas experiencias que vosotros, nos vamos el dia 7 a por nuestra hija que cumple dos años el 28 de diciembre y regresamos el día 22 de diciembre. Vamos a intentar por todo lo posible no trastornas sus rutinas, aunque creemos que en excasas ocasiones nos va a resultar muy dificil. Muchísimas gracias por transmitir todas estas sensaciones.

Fundacion LWB - Amor Sin Fronteras dijo...

Qué emocionante! Ya os queda nada! Enhorabuena!
En estas fechas es difícil hasta para los adultos no estresarse! Yo creo que es fundamental para un niño (sea o no adoptado) mantener sobretodo las horas de sueño fijas, irse pronto a la cama y descansar.

Os deseamos un buen viaje y un mucho mejor encuentro!