12 feb. 2013

Ben: una década esperando tener una familia propia

¿Puedes imaginarte llevar diez años esperando a tener una familia a la que llamar propia y nunca haber sido ni elegido ni asignado?


Ben, que ha sido alumno en nuestra escuela Cree En Mi de Shantou desde 2004, ha visto a sus amigos cómo iban siendo adoptados durante años. Él ha mantenido con alegría su papel de "hermano mayor" de los niños más pequeños de la escuela, y nunca ha permitido que ver a sus amigos irse le quite su alegría vital. Pero ya ha llegado su última oportunidad para ser adoptado, cumple los 14 años a finales de julio de 2013, y saberlo nos entristece mucho.


Amy Eldridge, CEO - Directora Ejecutiva de LWB, encontró esta foto de Ben que es del año 2005 de una actuación que hizo su escuela Cree En Mi. Ben está en la primera fila a la izquierda. Amy ha conocido a Ben muchas veces todos estos años, y nos cuenta:
Recuerdo que conocí a Ben por primera vez cuando iba a educación infantil y siempre tenía una sonrisa en la boca. Le encantaba ser parte de nuestro programa de escuelas dentro del orfanato y me saludaba con mucho entusiasmo. En aquellas fechas yo preguntaba muchas veces si era adoptable y como tenía parálisis cerebral, el orfanato pensaba que no encontraría familia. Cuando muchos de sus amigos del orfanato crecieron y empezaron a ir al colegio público, a Ben no se le permitía debido a su PC leve. Pero me emocionaba ver cómo siempre intentaba mantener una actitud positiva de todo. Si no podía ir al colegio público, entonces sería un modelo a seguir para los niños de la escuela dentro del orfanato. Se ofreció para ayudar a los profesores preparando el aula todas las mañanas y según iban pasando los años, se volvió un auténtico lider. De hecho, este año le han elegido presidente de la clase, un trabajo se se toma muy en serio. Ben ha visto como todos sus amigos iban siendo adoptados con los años, y sé que se ha tenido que preguntar "¿Por qué yo no?" Cuando hace poco más de un año supe que el orfanato finalmente decidió preparar su expediente de adopción, se me mezclaron muchas emociones. Por supuesto estaba encantada de que Ben pudiera tener finalmente su oportunidad, pero durante demasiados años, siempre que ha preguntado sobre tener su propia familia, se le ha dicho que era imposible debido a su necesidad especial. Sinceramente, se me parte el alma pensando que él sabe que se ha entregado su expediente. Sé que cuando le hicieron la foto para el dosier, le dijo a las cuidadoras que tenía que estar lo más guapo posible. Ahora el orfanato me pregunta cada pocos meses si "¿hay alguna familia para Ben?" y me es doloroso pensar que luego van a él y le dicen que nadie ha dado el paso para adoptarle. Estas son otras realidades de la dura vida de orfanato.

Y aunque no puedo cambiar las palabras "retrasos mentales" que pone en el expediente de este precioso niño, sí puedo decir que sabe hacer matemáticas sencillas, escribir caracteres chinos y contar hasta 100. Espero de corazón que tenga la oportunidad de florecer siendo adoptado y que tenga la oportunidad de una educación más amplia. Viene a nuestra escuela dentro del orfanato con una alegría absolutamente real y pone todo su empeño en aprender lo que le enseñan. Sabe muchas palabras chinas y sabe hacer sumas sencillas, pero no conoce el rigor de la escuela pública de China. Es maravilloso recitando poesías y su clase favorita es la clase de arte. Lo que más me llama la atención de él es lo bueno y responsable que se ha vuelto. Los profesores me dicen una y otra vez lo mucho que les ayuda, y las cuidadoras del orfanato saben que si quieren que algo se haga, hay que dárselo a Ben. Es estupendo con los niños más pequeños y todos le consideran como un hermano mayor. Me entristece mucho pensar que si las normas hubieran sido distintas hace diez años, probablemente habría sido adoptado enseguida a los tres o cuatro años. Su personalidad brilla y le ilumina la cara. El no haber sido adoptable hasta que no ha tenido 12 o 13 años, sus posibilidades de encontrar familia son mucho más pequeñas. Os digo de corazón lo increible que este chico es, es bueno y trabajador, generoso y compasivo. Sé que en algún lado del mundo tiene que haber una familia para él, que le abra los brazos y le lleve a casa. Pero solo le quedan cinco meses...

Tenemos muchas fotos de Ben de todos estos años; aquí tenéis tan solo unas cuantas para mostraros cómo ha crecido y se ha convertido en un hombrecito.         







No hay comentarios: