5 feb. 2013

Qué podría pasar después: un camino para salir de la pobreza

Esta es la historia de dos hermanos que llevan mucho tiempo luchando para salir de la pobreza. Son muy, muy listos y están haciendo todo lo posible para poder seguir sus estudios a pesar de todos los retos a los que se enfrentan. La historia de su familia es una historia tanto de felicidad como de lucha.

Gui y su madre

Cuando su padre y su madre se enamoraron volvieron a su Hunan natal para empezar una familia. Tuvieron una hija, Gui, poco después de casarse. Tres años después tuvieron otro hijo, un niño llamado Lee. La madre trabajaba en los campos mientras el padre trabajaba de obrero de la construcción. Además de cuidar de sus hijos, esta pareja también tenían que cuidar a los abuelos paternos y a la abuela materna que vivían con ellos, haciendo un total de 7 miembros de la familia. Todos vivían una vida sencilla y preciosa hasta que un día el padre de Gui y Lee tuvo un trágico accidente al caerse de un tejado donde reparaba las tejas y falleció.



La casa familiar

Con la responsabilidad de tener que cuidar ella sola a tres abuelos y a dos hijos, la madre de Gui y Lee no tuvo más remedio que marcharse a otra ciudad para trabajar y poder mantener a toda la familia. Los abuelos, que tienen unos 90 años, están demasiado débiles para ayudar y son una gran responsabilidad para Gui, Lee y para su madre.


Lee en la escuela

Y no solo eso, en esta historia tan triste Gui y Lee tampoco tienen recursos que les permitan pagar sus estudios, su alojamiento escolar ni su comida. Son los primeros de sus clases academicamente, y podrían tener un futuro brillante por delante... solo si encuentran el modo de sufragar sus gastos educativos. Sus preocupaciones deberían ser estudiar, sus años de universidad en el futuro y reescribir su destino, sin embargo, se enfrentan a los retos diarios de cuidar de sus abuelos y de sobrevivir día a día mientras su madre hace lo que debe para mantenerles a los cinco.


Madre e hijo

Esta familia está muy presionada. Lo poquito que consiguen lo tienen que gastar en comida para los abuelos, para Gui y para Lee. No llega el dinero para nada más.
Sin embargo, la suerte de esta familia puede cambiar. Con tu donación, estos chicos con tanto talento PODRÁN seguir sus estudios cuando empiece el segundo trimestre del año después del Año Nuevo Chino y PODRÁN hacer algo grande con sus vidas. Muchísimas gracias por ayudar a moldear sus vidas y el futuro de su comunidad!





No hay comentarios: