9 dic. 2014

Superhéroes sin capa

Cuando era muy pequeño, casi todos mis héroes de la infancia llevaban capa, volaban por el cielo o levantaban edificios con una mano. Eran espectaculares y llamaban mucho la atención. Pero cuando crecí mis héroes cambiaron, hasta el punto que ahora puedo decir con toda sinceridad que cualquier persona que haga algo para ayudar a un niño es un héroe para mí. ~Fred Rogers
superheroes3
Este octubre he viajado a China para Love Without Boundaries. Aunque he visto cosas maravillosas y he conocido a algunos niños increíbles, tengo que decir que lo que más impresión me causó fue la realidad de ser una cuidadora de las que acompañan a los niños que ingresamos en el hospital. Siempre que sabemos de un niño que necesita ayuda médica de urgencia decimos "¡Llevadlo al hospital!" y a menudo olvidamos que ingresar a un niño significa que una cuidadora va a tener que trabajar muchas, muchas horas, en circunstancias menos que ideales, para asegurarse de que ese pequeño se cura.
superheroes
La primera parada de mi viaje fue en Shanghai, para visitar el Hospital Universitario Infantil de FuDan (HUIFD), uno de los mejores hospitales de China. El HUIFD ve a más de 2 millones de pacientes ambulatorios al año. Durante años he visto muchas fotos de nuestras cuidadoras al pie de las camas de los niños. Sin embargo, verlo en persona es una historia completamente distinta. Si hay sitio suficiente en la planta para que el niño tenga cama, las camas son de tamaño infantil y sólo hay una silla no muy grande al lado. A pesar de que ya lo sabía por mi trabajo, lo que más me impresionó fue lo ABARROTADOS que están los hospitales chinos.
alone2
Hay gente por todas partes, haciendo cola para pedir cita, para pagar por los tratamientos y para conseguir una cama para sus hijos. Es un mar de actividad. En las épocas extremadamente frenéticas, las cuidadoras y los niños se alinean en los pasillos. Cuando las alas de las plantas están llenas, se ponen camas en las salas de espera. La mayoría de las habitaciones tienen entre 6 y 8 camas, y ahí es donde la cuidadora y el niño se van a pasar las 24 horas del día, y a menudo durante varias semanas.
S
 Las cuidadoras son las que tienen que encargarse de cuidar y de dar de comer al niño y a ellas mismas, también tienen que lavar la ropa a mano. A veces la cuidadora trata de descansar un poco subiendose a la cama del niño con el niño -no demasiado sitio, eso seguro. Y aunque logren echarse, siempre hay mucho ruido con tantos niños con dolor y que no se encuentran bien.
superheroessleeping
Cuando me fui del hospital ya sabía que estas cuidadoras eran personas increíbles, pero luego cogí un tren desde Shanghai hasta Hefei. Si habéis viajado en tren en China sabéis que las estaciones suelen estar hasta los topes de personas y que tienes que hacerlo todo tú misma. Para cuando logré haber pasado mis maletas por seguridad, subido y bajado escaleras con ellas y las metí en el tren, estaba agotada y sudando a mares.
superheroestrain2
Entonces es cuando caí que la mayoría de nuestras cuidadoras viajan en tren, a menudo muy largas distancias... mientras llevan sus pertenencias y por supuesto, a un niño que suele estar muy enfermo.
superheroestrain
Y siguen queriendolos, alimentandolos, y preocupandose por estos preciosos niños antes que por ellas mismas.
superheroescrying
En mi libro ellas son las auténticas heroínas.
superheroesproud
~Kate Finco, Ejecutiva en Jefe de Operaciones para LWB

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Mucho animo para estas cuidadoras son los angeles de la guarda de estos chiquitines a cambio ellos las regalan alguna que otra sonrisa y la satisfacion de que cuando salen del hospital ya estan mejor. Nosotros vivimos lo de viajar en tren cuando fuimos a recoger a nuestro hijo viajamos de Pekin a Taiyuan y la verdad fue agotador. Un abrazo muy fuerte para estas personas

Fundacion LWB - Amor Sin Fronteras dijo...

La verdad es que sí, que son mujeres que lo dan todo por los niños, infatigables y muy responsables, dando amor y protección a los más vulnerables. Nos quitamos el sombrero ante ellas, auténticas heroínas anónimas. Un abrazo fuerte a todas ellas, y a tí por tus palabras!