22 oct. 2016

Esperanza en lugares duros

Cuando nuestro equipo de voluntarias viajó a Camboya la primera vez el mes pasado, visitaron un vertedero donde les habían dicho que había niños viviendo y trabajando. Nada les había preparado para el enorme impacto emocional de ver a los niños viviendo en tan deplorables condiciones.
cambodia child dump
En Camboya hay cientos de niños que realmente viven en vertederos como este, en el intento de buscar cosas para reciclar y vender, y de encontrar comida para comer. Trabajan unas 12-14 horas diarias entre enormes pilas de basura rebuscando para encontrar artículos como botellas de cristal y de plástico entre ratas, moscas e incluso residuos médicos.

No es un lugar seguro para que vivan los niños pero ellos y sus familias han acabado aquí mientras tratan de ganar aunque sea 1$ al día con lo que vivir (puedes leer más en el blog de Amy en este enlace)
cambodia dump waste children
 Cody de seis años, vive con sus padres en el vertedero. Su familia escarba la basura todos los días para encontrar cosas para reciclar y construir una chabola en la que vivir.

 
La situación de Jamie es parecida. Tiene cinco años y vive en el vertedero con dos de sus hermanos y sus padres.
Isabelle es una niña preciosa que también trabaja todos los días buscando en la basura.
Las necesidades de estos niños son realmente devastadoras, sobre todo porque la pobreza es cíclica. A menudo se dice que el mejor indicador para saber si un niño será pobre de adulto es si vive o no en la pobreza de niño. Pero todos sabemos que hay una forma tangible de salir de esta situación... y esa forma es a través de la educación.

Las familias de Cody y Jamie han aceptado dejarnos llevar a los niños a una escuela privada todos los días de la semana para que puedan recibir una buena educación. Tenemos la esperanza de que esto les lleve a amar el aprendizaje... de verdad que es el único camino para salir de la aplastante pobreza en la que viven. A Isabelle también le gustaría poder estudiar, y queremos hacer que eso sea posible.

Por 50$ al mes puedes apadrinar a uno de estos preciosos niños y darles la esperanza a ellos y a sus familias. El colegio más cercano al vertedero es uno privado, así que los costes son más elevados que lo que costaría un colegio público (que está demasiado lejos del vertedero como para que pudieran ir). También puedes optar por medios apadrinamientos de 25$ al mes.

Hace poco llevamos a los niños a la tienda para encargar sus primeros uniformes escolares. Cody parecía saber lo guapo y elegante que estaba con su nueva camisa blanca y pantalón azul!
Todos estaban preciosos ¿no os parece?
Tenemos muchas ganas de trabajar juntos para asegurarnos de que reciben la oportunidad de superar sus circunstancias. Y nos encantaría que os uniérais a nosotras!

No hay comentarios: