17 feb. 2017

Stephen, prematuro

El día de Nochebuena se encontró en la provincia de Anhui a un bebé prematuro muy pequeñito. Stephen, que así fue como le llamamos, pesaba algo más de un kilo y necesitaba cuidados inmediatos si quería vivir.

Afortunadamente su orfanato nos llamó en el acto y pudo ser trasladado al hospital infantil de su localidad, donde empezó a luchar por su vida.


El pequeño Stephen pronto desarrolló una infección pulmonar grave. Para ayudarle a respirar, tuvieron que ponerle en un ventilador. Los médicos iniciaron una serie de tratamientos antibióticos, pero este pequeñín no mejoraba. Pruebas y pruebas después indicaron que había nacido con varios defectos en el corazón, incluyendo un ductus y una comunicación interventricular.

Muchos niños prematuros nacen con pequeños ductus (un agujerito entre la arteria pulmonar y la aorta) que suelen cerrarse sólos con el tiempo. Lamentablemente el ductos de Stephen es grande y no se ha cerrado con medicinas. Esto ha hacho que sus niveles de oxígeno sean bajos y tenga dificultades para respirar. Los médicos nos dicen que tiene que ser operado para salir adelante. Lo malo es que no están equipados para operar a un guerrero tan pequeñito.
Hemos hablado con nuestros amigos de Little Flower y enseguida han consultado con el Hospital Infantil Bayi, en Beijing (uno de los mejores hospitales pediátricos para cardiopatías de toda China). Los médicos del Bayi hablaron con los médicos de Anhui y se ha decidido que el pequeño Stephen viaje hasta Beijing para poder ser operado. El sábado por la mañana un médico y un enfermero del Bayi viajarán hasta Anhui con todo lo necesario para poder trasladar a Stephen a Beijing en el tren bala.

Desde luego apreciaríamos que llevéis a este pequeñito en vuestros pensamientos el sábado y que estemos pendientes de él. Va a ser el viaje más crucial de su vida, pero es su única oportunidad para vivir.
Os agradecemos de corazón a todos los que habéis donado para ayudar con sus gastos médicos en la UCIN. Está claro que este pequeñito nos ha mostrado lo fuertes que son sus ganas de sobrevivir, así que animémosle mientras va de camino a Beijing. ¡Tú puedes, Stephen!

No hay comentarios: