9 jul. 2017

Grace sigue luchando

El lunes pasado, una valiente chica ugandesa llamada Grace entró en quirófano en Kenia. Con catorce años, Grace ha estado luchando contra una rara condición médica que hacía que su abdomen estuviera lleno de miles de pequeños tumores.

Esta rara condición puede poner en peligro la vida de Grace, cuyo corazón se partió cuando tuvo que dejar la escuela por su enfermedad. Ella vive en la misma región de nuestra escuela Cree En Mí, Kabale, y cuando supimos de ella quisimos hacer todo lo posible para ayudarla.

En el blog de la semana pasada, El viaje de Grace, describimos la serie de eventos casi increíbles que llevaron a que Grace recibiera ayuda. Gracias a la ayuda de nuestros generosos donantes así como a la ayuda médica de una de las mayores expertas del mundo en su condición, la Dra. Andrea Hayes-Jordan, junto al Dr. Anderson, de Houston, Grace hizo el largo y difícil viaje hasta llegar al hospital misionero de Nairobi, en Kenia, el fin de semana pasado para prepararse para la operación.
La operación de Grace duró unas impensables 24 horas. Al principio se recuperó sorprendentemente bien. Le dieron un montón de fluidos para que la ayudaran a limpiar su cuerpo de la cantidad de quimioterapia que había circulado por su abdomen. Se despertó y respondía a su madre. Después, sus riñones empezaron a fallar y tuvieron que entubarla de nuevo. Los médicos pensaron que esto era normal y debido a la enorme cantidad de quimioterapia que le habían puesto. Pero tendría que haber recuperado la función renal hace dos días y ahora los médicos están muy preocupados.

Más tarde recibimos noticias esperanzadoras de nuestra manager Shallon:

Esta tarde han sucedido tres milagros.

El primero, han ayudado a Grace a sentarse en la cama y se ha sujetado sola poniendo las manos en ambos lados. 

Segundo, nos ha pedido con gestos que le diéramos un lapiz y un papel.

Se lo dimos y se puso a escribir. Estuvo así distraída, concentrada en el papel mientras tosía por la irritación que le causan los tubos que tiene que le llegan desde la boca al abdomen. Por lo que ví, estaba tratando de escribir mi nombre. Le preguntamos si era eso lo que estaba haciendo y ella asintió con la cabeza.

El tercer milagro ha sido que nos ha pedido comida. Usó gestos para decirnos que quería comer, "no agua, sino comida." Le dijimos que pensabamos que los médicos la dejarían comer mañana y le pedimos que aguantara sólo esta noche si podía.

Me pidió que la sujetara con los dos brazos, como si le diera un abrazo. Lo hice y ella se mantuvo sujeta a mis manos y ella se mantuvo recta. Luego nos pusimos las dos a rezar. Su madre la sujetó con un abrazo también. Por supuesto, las dos lo hicimos con mucho cuidado para no hacerla daño.

Le damos las gracias de corazón a la cirujana Dra. Hayes-Jordan y al Dr. Ganey, que vigila de cerca el post-operatorio, por sus incansables esfuerzos por curar a Grace (en la foto, después de la operación, con la madre de Grace a la izquierda).

Nos sentimos muy agradecidas a todos los que habéis ayudado, por este esfuerzo internacional para darle a Grace la oportunidad de tener esperanza y curación. Por favor, sigue con pensamientos positivos sobre Grace ya que aún tiene un largo camino por delante hasta que se recupere del todo.

No hay comentarios: