27 abr. 2012

Expectativas Realistas: La Ropa

Cuando estaba esperando para adoptar a mi primera hija de China, en 1999, leí una historia detrás de otra sobre las infames "policías de la ropa" y estaba segura de que las encontraría en mi viaje de adopción. Me advirtieron de las abuelitas que vendrían y me gritarían y señalarían con el dedo si mi niña no estuviese cubierta de pies a cabeza incluso si la temperatura exterior fuese buena.

Bueno, puedo decir que muchas de las policía de la ropa son mujeres por las que siento gran admiración. Son mamás y abuelas de acogida y cuidadoras de orfanato devotas  que han visto a lo largo de los años a demasiados niños luchar con problemas como neumonía y fiebre cuando se ponen enfermos. Como ya he contado en mis dos últimos post, muchos orfanatos y casas de acogida no tienen calefacción central, e incluso en las provincias del sur de China, los orfanatos son bastante fríos a veces. Para proteger a los niños del frío y de ser mas vulnerables a las infecciones, son arropados, casi desde el momento en el que llegan al mundo.

No es raro que los niños del orfanato lleven abrigo las 24 horas del día. Duermen la siesta con ellos, comen con ellos, duermen por la noche con ellos. Es algo muy común en las zonas rurales ver a los niños por ahí, como el muñeco de Michelín, arropados en 5,6 o incluso mas capas para mantenerlos calientes. A menudo jugamos a un juego cuando recibimos fotos de casas de acogida, donde intentamos adivinar el número de capas, dependiendo de lo lejos que los brazos del niño están del cuerpo. Esto es "lo normal" para muchos niños, y aunque estén con la cara roja o incluso sudando, es a lo que están acostumbrados. Encuentran confort en estar arropados, ya que a menudo es todo lo que conocen. 

Muchos padres sienten la necesidad de quitarles las capas casi inmediatamente cuando los reciben. Es común en los blogs, que los padres comenten que sus hijos estaban "sudando a mares" o tan arropados, que los padres se preocupan de un posible golpe de calor. Quitan todas las capas tan rápido como pueden, y sienten la necesidad de quitar todos los olores y aromas que podrían muy bien haber sido un consuelo para el niño. Puede ser extremadamente estresante para un niño haber perdido todo lo que conoce, y además, perder también su ropa. Por supuesto, cada situación es diferente, y los padres necesitan ver las señales que da su hijo con atención.


Cada orfanato organiza la ropa para el día de la adopción de un modo diferente. Algunos guardan las ropas nuevas, donadas por padres, para ese día especial, así que, la ropa que lleva el niño es nueva para ellos, y no tiene ningún valor sentimental. Pero algunas ropas pueden ser muy importantes para el niño. Por ejemplo, una niñita que estaba en acogida, el último día especial que tuvo con su madre de acogida fueron a la tienda a comprar un par de zapatos para el día de su adopción. Esos zapatos lo eran todo para la pequeña, ya que eran el último recuerdo que tenía de la única madre que había conocido. Se aferró a esos zapatos, e incluso quería llevarlos para dormir. Que maravilla que sus nuevos padres reconociesen enseguida el significado especial que tenían para su hija, y no hicieron ningún esfuerzo para hacer que se los quitara.

La ropa con la que tu hijo llega, puede parecer desgastada, vieja o incluso sucia, pero recuerda que pueden ser algo que lo reconforte y que será muy importante los primeros días juntos. Una vez leí un blog de una mamá que se quejaba de como el suéter que llevaba su hija olía fatal, y no podía soportar estar cerca, así que se lo quitó a su hija, y lo lavó en la pila del baño. Por supuesto, su hija tuvo una rabieta. Me recuerda a mis propios hijos, algunos de los cuales tenían mantitas a las que adoraban de niños, y mucho cuidado la persona que intentara quitársela y ponerla en la lavadora.


Uno de mis hijos arrastraba la manta por toda la casa en cuanto salía de la lavadora, para intentar hacerla "oler bien" de nuevo. Parte de su confort, estaba en el olor que desprendía cuando había sido querida unos días (es decir, cuando yo pensaba que olía fatal). Así que, cada nuevo padre, necesita recordar la importancia del olor para muchos niños, y quizás, no correr inmediatamente a lavar cada aroma que el niño trae con él el día de la adopción.
Cada niño maneja este día de manera diferente, por supuesto, pero recuerda cuando entres al edificio a conocerle por primera vez, que va a perder todo lo que conoce. La única cosa concreta y material de su vida pasada, puede muy bien ser la ropa o los zapatos. Mira las señales con cuidado para saber lo importantes que estas cosas pueden ser para él. Si tener que abrazar a tu nuevo hijo con un suéter apestoso, es todo lo que te pide esos primeros días juntos, respira hondo y da gracias. Así como ese objeto le da tranquilidad a tu hijo ahora, tú serás pronto su mayor consuelo en el mundo. No tengas prisa en eliminar todo lo que conoce. Tenéis el resto de la vida para estar juntos, no?
Amy Eldridge, Directora Ejecutiva

4 comentarios:

Mei dijo...

Oh...Amy...qué magnifica entrada...Sigue contándonos por favor...Tenemos que ser tan realistas y empáticos con nuestros pequeños...

Inés dijo...

Precioso y muy acertado pensamiento. Que gran sensibilidad!! Enhorabuena por esa forma de pensar.

Maite dijo...

Estoy deacuerdo con lo de la ropa.En mi caso Laura Yan tenia una camiseta,una falda y unos calcetines.Tenia 8 meses,y yo traje la ropa y la lave y la tengo en una caja guardada,ella decidira que hacer con ella,el dia que quiera,yo no soy quien para tirarla orque tiene un significado especial;el dia que por fin nos abrazamos la llevaba puesta

Silvia dijo...

Yo también tengo guardada la ropita de mi pequeña,que era nueva porque tenía la etiqueta.La veo tan grande ahora,cuando miro ese trajecito tan diminuto.Por cierto Maite,mi niña se llama Laura Yu Yan.¡Qué coincidencia!