29 jun. 2012

Como Comenzó Todo: El Programa Médico de LWB

Te has preguntado alguna vez como comenzó LWB su misión de ayudar a los niños huérfanos y pobres de China? Si es así, creemos que disfrutarás leyendo como nuestros programas comenzaron siendo pequeñitos, y crecieron para ayudar a mas niños de los que nuestros fundadores pudieron imaginar! Amy Eldridge, Directora Ejecutiva de LWB, escribe sobre el programa médico  — el que lo empezó todo.

Bebé Kang

LWB, por supuesto, siempre ha sido conocido por la asistencia médica que proporciona, desde la operación de corazón del pequeño Kang en 2003, que fue lo que nos unió a tantos de nosotros al principio. El Dr. Max Mitchell, de Denver, Colorado, fue el cirujano que acudió a China para operar a Kang. Lo que mucha gente no sdabe, es que en realidad eran 4 niños los que mandamos a operarse, incluida Zhen, "la pequeña niña azul" que tenía 3 años, y era incapaz de cruzar la habitación sin pararse para tomar aire. Uno de mis recuerdos favoritos de esos días es la noche anterior a las operaciones., que comenzó a nevar en Hangzhou. La nieve es símbolo de buena suerte en China, y los niños nunca la habían visto antes, ya que eran de una provincia del sur. Me encanta la imagen de los niños con sus naricitas contra la ventana de la habitación del hospital, mirando la nieve con asombro, la noche antes de ser curados..

Inicialmente, recaudamos 60,000$ para Kang, así que nos sobró dinero para ayudar a mas niños. Empezamos ayudando en Guilin, después de que algunas personas de allí oyesen hablar de nosotros, y conocimos a Joyce Hill del Hope Foster Home y ayudamos con las operaciones de algunos de sus niños. Ayudamos a niños de un orfanato privado a las afueras de Shanghai, y a muchos más en Guangdong… y entonces, RAPIDAMENTE corrió la voz de que LWB ayudaría a niños huérfanos con necesidades médicas por toda China.

Unos meses después, organizamos nuestra primera misión de operación de fisuras, que curó a 52 niños. Esto nos dio buena reputación respecto a los cuidados médicos de calidad. Poco después, LWB fue la primera fundación extranjera que contribuyó al nuevo programa nacional de operaciones de China, curando a 8 niños con cardiopatías en Shantou y Haikou, las primeras operaciones del Tomorrow Plan (Plan Temprano). Entonces comenzamos a realizar operaciones en otros campos, como neurocirugía, ortopedia, oftalmológica, quemaduras y más.

Aprender a proporcionar cuidados médicos de calidad a niños que están a  8,000 millas, no fue fácil. Tristemente, aprendimos un montón de cosas durante los primeros años. Mucha gente nos pregunta porqué trasladamos a los niños a hospitales tan alejados, incluso fuera de la provincia, pero nuestra respuesta es firme: Queremos tratar a cada niño como si fuera nuestro. Esto quiere decir que mandamos a los niños a los mejores hospitales pediátricos, donde se respete a los niños huérfanos y los médicos hayan demostrado su talento, ética y preocupación. Sí, es mas caro a veces, pero queremos que estos niños se curen de la mejor manera posible. Creo que LWB tiene el mejor programa médico en China, por su insistencia en utilizar a los mejores médicos, sin importar donde estén.

El pequeño Ying y su cuidadora, volviendo a su provincia después de la operación.

A día de hoy, hemos curado más de 1,800 niños, y hemos enviado a 11 equipos médicos a China. Hemos ayudado a que médicos chinos vayan a EEUU ha formarse. En 2007, después de ver el gran estigma que existe en torno a los niños nacidos con problemas médicos en China, publicamos nuestro  Manual de Necesidades Especiales, que ha sido traducido a 3 idiomas y que varios hospitales con los que trabajamos ofrecen a sus pacientes como recurso. En 2008 tomamos la decisión de empezar a ofrecer ayuda médica a las familias pobres, ya que nos dimos cuenta de que muchas familias tomaban la difícil decisión de abandonar a sus hijos al no poder pagar el tratamiento. Las familias llegaban a los hospitales donde estábamos trabajando, e intentaban darnos sus bebés, diciendo "Por favor, llevatela... renunciaremos a ella, si puedes salvarle la vida" Ninguna familia debería tener que tomar esta decisión, y así nacieron nuestros Fondos de Unión.

La pequeña Yue, uno de los primeros niños a los que ayudamos a través de los Fondos de Unión.

Nuestro programa médico está lleno de decisiones éticas y profundas que deben tomarse todo el tiempo. Por ejemplo si recaudas 50,000$ para curar a niños, empiezas por el primero en la lista con una cardiopatía muy compleja, que gastará los50,000$? O operas a los 10 siguientes que tienen cardiopatías mas leves, y cuyas operaciones costarán solo 5,000$ cada una? Sabiendo que el 95% de los niños en los orfanatos de China tienen algún tipo de necesidad médica, y sabiendo que nunca podremos curarles a todos, a que niño le ofreces una oportunidad? La lista de cuestiones éticas es muy larga, y seré honesta y diré que el peso en los hombros de aquellos que trabajan con estos niños, realmente enfermos, es bastante grande.

Richard Zhanges nuestro actual director médico en China. Hemos hecho tal volumen de operaciones en el pasado, que muchos hospitales aceptan trabajar con nosotros con tarifas mas económicas. hemos ofrecido estas tarifas a otras fundaciones que hacen trabajo médico en China, permitiendo que mas niños sean sanados. Hemos tenido algunos directores médicos increíbles en EEUU que han ayudado a hacer del programa médico lo que es hoy en día. Nancy Delpha, Kelly Eckert y Jodi Allion dirigen ahora nuestro programa médico, con un equipo de voluntarios de 43 personas que siguen a los niños de cerca.

LWB ha tenido el privilegio de ver auténticos milagros en este programa en los últimos 9 años. Hemos visto a tantos niños enfermos y vulnerables en China, curarse y ser adoptados por todo el mundo. Este es definitivamente un programa de segundas oportunidades y vidas salvadas.

~Amy Eldridge, Directora Ejecutiva

Si has adoptado a un niño de nuestro programa médico, nos encantaría saber de tí, y como os va! Y estad atentos a los siguientes blogs, sobre como comenzaron nuestros diferentes programas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Que trabajo tan hermoso no tengo palabras para agradecer lo que hacen por los niños, la situacion en China para ellos no todos es terrible. Gracias por estar ahi para ellos. Que Dios llene de bendiciones su Fundacion.