13 nov. 2012

Reflexiones sobre el mes nacional de la adopción

Noviembre es, en Estados Unidos, el mes nacional de la adopción. Para contribuír a las celebraciones hicimos un vídeo que pensamos que sería bonito y divertido, un vídeo con muchas familias adoptantes moviendo el esqueleto. Lo sacamos hace algo más de una semana y enseguida empezaron a llegarnos comentarios negativos sobre la adopción internacional. Obviamente hay mucha gente con ideas muy distintas sobre lo que representa exactamente el mes nacional de la adopción (MNA), y para muchos, solo debería incluirse la adopción nacional o doméstica.  

El MNA empezó cuando el Presidente Ford declaró una semana nacional de la adopción para ayudar así a promover la adopción de los niños que estaban en el sistema de acogida de los EE.UU. En 1990 se prolongó a todo un mes puesto que muchos estados participaban y había muchísimos eventos organizados. Durante más de 20 años hemos tenido este fantástico mes para celebrar y promover la adopción, y por supuesto, el sistema de acogida nacional ha estado siempre en el centro de todo, lo cual es maravilloso y yo lo apoyo totalmente. Pero también pensaba que el MNA era un mes para celebrar a TODOS los niños cuyas vidas han sido impactadas a través de la adopción. Los que somos padres adoptantes sabemos que muchos de nuestros hijos sufren continuas preguntas y comentarios sobre cómo llegaron a formar parte de nuestras familias, y el MNA es un momento muy apropiado para contribuir a la educación de nuestra sociedad sobre importantes temas relacionados con la adopción.  

Ningún niño nacido ha tenido la opción de elegir en qué país nacer. Y creo firmemente que todos y cada uno de los niños de esta tierra son inocentes. Ellos no eligieron ser huérfanos o vivir con una familia de acogida, y todos ellos se merecen ser queridos y tener una familia propia. Yo soy una de esas locas sentimentales que se alegra cada vez que me dicen que un niño ha encontrado un hogar permanente. Una de mis amigas trabaja para la administración de nuestro estado ayudando a los niños, y me hace muy feliz cada vez que me cuenta que un niño del sistema de acogida de Oklahoma ha sido elegido. O cuando sé que otra amiga mía ha adoptado a tres niños mayores de Liberia, y celebro que los niños han podido seguir juntos y que ahora tienen una familia permanente. Y por supuesto, también soy feliz cada vez que un niño de alguno de nuestros programas es adoptado. Es una tremenda alegría ya que conozco las luchas a las que los niños con necesidades médicas especiales se enfrentan en China. Para mi siempre es una alegría cuando un niño, que ha estado absolutamente solo en el mundo, tiene una familia que da el paso adelante para poder decirle: "BIENVENIDO/A A CASA."

 ~Amy Eldridge, Directora Ejecutiva de LWB



No hay comentarios: