31 ene. 2013

Miercoles de sabiduría: la depresión post-adopción

SDPA - Síndrome de la depresión post-adopción. Mucha gente conoce la depresión postparto, pero muy pocas personas saben lo que es el SDPA y algunas puede que incluso duden de su existencia. Sin embargo, varios estudios han observado que el SDPA sucede tan frecuentemente como la depresión postparto y que puede afectar a entre el 18 y el 26 por ciento de los padres adoptivos poco después de traer al niño/a a casa. Estoy aquí para contarte que me pasó a mi. 

Al parecer mi historia no es tan única, pero cuando estaba en plena fase de sentimientos negativos me sentí realmente muy sola.
No tenía ninguna razón por la que sentirme así de mal. Acababa de conocer y de tener en mis brazos a la hija que había esperado durante tantísimo tiempo. Estaba sana, era lista, preciosa, era graciosa, y estaba relativamente bien. Durante los primeros días juntas en China, me rechazó y lloraba cada vez que la miraba, prefería a su nuevo papá y no me dejaba a mi que la cogiera. Yo sabía que esto podía pasar y pensé que estaba preparada. Había leído cientos de libros sobre adopción durante la larga espera y sabía que la vinculación podía ser un reto. Pero leer sobre ello no tiene nada que ver con vivirlo.

Durante esas primeras dos semanas en China no me quejé para nada ni dejé de estar pendiente de ella y de todo. Afortunadamente nuestro hijo de tres años también vino con nosotros a este viaje de adopción, así que al menos tenía un hijo que me dejaba que le cuidara. Pensé también que una vez que llegáramos a casa y nos asentáramos, mi hija y yo mejoraríamos la relación. Sin embargo, la primera semana que su padre tuvo que volver a trabajar, se la pasó llorando inconsolable durante lo que me parecieron horas y horas. Yo intentaba decirle en chino que su padre volvería, pero la pobre no entendía nada con mi penosa forma de pronunciar su lengua. Al final se acostumbró a las rutinas de su padre, que se iba por la mañana temprano y volvía por la tarde, y ya no lloraba tan histéricamente.


Pusimos en práctica todas las buenas prácticas para conseguir la vinculación que habíamos leído. Le dábamos a nuestra hija de casi dos años un biberón todas las noches antes de dormir, pero tenía que dárselo su padre porque si se lo intentaba dar yo, no mostraba el menor interés por comer. Tuvimos que acostumbrarla por pasos: primero su padre le daba de comer, conmigo sentada a su lado; luego yo sujetaba el biberón mientras ella estaba en el regazo de su padre; después yo la tenía en brazos a ella y al biberón mientras su padre se sentaba al lado nuestro; hasta que al final conseguimos estar ella y yo solas todas las noches. Yo era la que se quedaba en su habitación todas las noches hasta que se quedaba dormida, y era la que la vestía y estaba con ella a diario para fomentar el vínculo. Con el tiempo vimos mejoras impresionantes. Hoy día, más de tres años después, hay veces que me olvido de lo duros que fueron nuestros comienzos. Creo que pasaron unos buenos 18 meses antes de que empezara a sentir que las dos teníamos una relación "normal".

Cuando mi hija empezó a vincularse conmigo y a mejorar su relación, yo lo empecé a pasar mal con ella. Estaba constantemente irritable y criticona. Me daba cuenta de que mi cariño hacia ella se había enfriado y admitir eso me era tremendamente difícil ya que tenía motivos suficientes para ser una de las madres más felices del mundo: Tenía dos preciosos hijos sanos y maravillosos que estaban creciendo muy bien. Al final, durante una profunda conversación con mi madre un año después de haber adoptado, ella me preguntó si quizá  necesitaba perdonar a mi hija. Era durisimo pensar que yo podía guardarle rencor a mi adorable y, en esos momentos, feliz y obediente hija. Pero una vez que reconocí mi dolor y mi rabia, y perdoné a mi hija por rechazarme al principio, el amor empezó a crecer en mi con mucha naturalidad.

Cuando he hablado con otras madres adoptivas sobre las luchas que yo tuve y cómo lo pasé, algunas me han dicho que ellas sintieron cosas parecidas pero que tenían miedo de reconocer sus sentimientos cuando estaban en plena fase negativa. Es muy duro para una mujer que siempre ha querido ser madre reconocer que le resulta difícil amar a su hijo cuando finalmente lo es. Cuando tienes en cuenta todos los factores normales que implican tener un hijo -falta de sueño, cambio en la dinámica familiar, estrés- la decepción y el dolor pueden unirse a unas expectativas muy altas y derivar en una depresión.

Siempre recuerda que no estás sola y que muchas otras madres adoptivas han sentido y pasado por lo mismo. Ahora no puedo imaginar mi vida sin mi adorada hija!


~Kelly Eckert is LWB's Director of Cleft Surgery


Recursos en castellano:

"Depresión postadopción: el riesgo ignorado", http://www.postadopcion.org/pdfs/depresionPA.pdf

"Existe una depresión post-adopción? por Elena Freiman de Arbitman, especialista en Psicoterapia sistémica individual, de pareja y familiar. Especialista en adopción. Miembro del Instituto Latinoamericano de Estudios de la Familia (ILEF) http://www.adopty.com/rs/blog/2012/03/30/existe-una-depresion-post-adopcion/#more-6396

"La depresión postadopción":  http://www.familiayadopcion.com/he-llegado-y-ahora-que/la-depresion-postadopcion/


Recursos en Inglés:


"Baby Shock: Dealing with Post-Adoption Depression," http://www.adoptivefamilies.com/articles.php?aid=1063


"More Than Just the Blues," http://www.adoptivefamilies.com/articles.php?aid=1086


U.S. Department of Health and Human Services Resources for Post Adoption Depression: https://www.childwelfare.gov/adoption/adopt_parenting/depression.cfm


Fuentes en Inglés:


"Expectations, exhaustion can lead mothers to post-adoption stress," March 22, 2012 Purdue University New Service   http://www.purdue.edu/newsroom/research/2012/120322FoliResearch.html


The Post-Adoption Blues, Overcoming the Unforeseen Challenges of Adoption by Karen J. Foli and John R. Thompson


"Post-adoption depression among adoptive mothers." http://www.isadopt.is/PASnefnd/PostAdoptionDepression.pdf
   


1 comentario:

Anónimo dijo...

Si necesita eliminar desaparecer secuestrar golpear amenazar o cobrar dinero a quien sea sin ensuciarse las manos cuente con nosotros absoluta reserva todo latinoamerica y españa lospaisas_@hotmail.com