23 ene. 2013

Por qué la adopción internacional sigue siendo tan importante

Cuando Rusia anunció que iba a cerrar su programa de adopción internacional, hubo un tremendo alboroto en los medios sociales que se llenaron de opiniones. Mis amigos me mandaban artículos sobre el tema y me decían "No te leas los comentarios a la noticia", así que por supuesto, me los leía. Y leí lo que escribían personas que están vehementemente en contra de las adopciones internacionales. Y me pregunté qué había sido de nuestra humanidad.

 

"Dejemosles que se queden en su propio país."

"¿Por qué tenemos que traer a sus niños problemáticos?"

"Ya basta de importar niños extranjeros"  

Me pregunto si alguna de estas personas tan mordaces se ha sentado alguna vez en el frío suelo de un orfanato, acunando a un niño inocente en sus brazos, un niño enfermo o malnutrido. Todos los niños de este mundo tienen el derecho humano fundamental de ser criados en una familia, sin importar el país. Los niños NO deberían crecer en instituciones. No es complicado de entender, los niños necesitan familias.  

Y aunque puedo escribir cientos de artículos con mis opiniones sobre la adopción internacional en general, seguiré la línea de esta serie de blogs y me ceñiré extrictamente a China, puesto que todos los niños con los que trabajamos son de allí. La adopción en China ha descendido a sus niveles más bajos desde hace años. En 2011, el último año del que hay datos oficiales disponibles, los americanos adoptaron tan solo a 2.587 niños de China... 699 niños y 1.888 niñas (fuente 1). Esa cifra equivale al 2% de todos los niños que están bajo la tutela del estado, y al 0,4% del total de los niños huérfanos de ese país. CERO COMA CUATRO POR CIENTO.  

Hay muchas ONG trabajando en China con los niños huérfanos, y estoy segura de que hablo en boca de todas ellas cuando digo que mientras vemos crecer a estos increíbles niños en nuestros programas, lo que más nos gustaría del mundo es que todos y cada uno de ellos tuviera una familia propia. Cuando los conoces en persona sabes que es una absoluta tragedia que UNO solo de ellos tenga que vivir toda su infancia entre los muros de una institución.

Varios de los recuerdos más dolorosos que tengo de China son las conversaciones que he tenido con niños huérfanos más mayores, tenerles entre mis brazos mientras llorando me decían lo que realmente significa crecer sin unos padres. Es tremendamente injusto, y por eso me enfada tanto leer que alguien anónimo publica un comentario diciendo que "deberían quedarse en su propio país." Me parece muy cruel decir algo así sobre un niño que está solo.    

Ninguno de nosotros debería engañarse a sí mismo, o hacer que nuestros corazones se sientan mejor pensando que una buena cuidadora de orfanato puede asumir el papel de una madre o un padre. ¿Querríamos nosotros que nuestros hijos se criaran en una institución? Por supuesto que no. Y si no lo queremos para nuestros propios hijos, ¿por qué entonces nos parece bien para los niños que están ahora viviendo en uno? Todos sabemos que cuanto más tiempo viva un niño en una institución, más problemas cognitivos, físicos y emocionales tendrá, problemas que pueden tener implicaciones duraderas o permanentes.  

Como ya hemos visto, hoy día la mayoría de los niños en los orfanatos chinos tienen algún tipo de necesidad especial. Sin la adopción internacional, estos niños no tendrían casi ninguna posibilidad de encontrar un hogar. ¿Espero que esto siga cambiando con los años? !Por supuesto! Me encantaría ver más y más familias chinas adoptando a niños huérfanos con parálisis cerebral, ceguera, con falta de miembros, con espina bífida y muchas más cosas. Y me anima mucho ver, como ya dije en la entrada sobre Adopción Nacional, que sí ESTAMOS viendo cada vez más familias locales que adoptan niños de nuestros programas con alguna condición médica como fisuras labiopalatinas operadas y cardiopatías operadas. Pero todavía pienso que ninguna familia china va a venir a nuestra Casa de Curación Heartbridge y decir: "Nos encantaría adoptar a la pequeña Jenny que tiene atresia anal, le falta un riñón y tiene un débito urológico". No. Y la realidad es que si no es adoptada internacionalmente, lo más seguro es que Jenny fallezca en su niñez por no tener una familia que esté pendiente y le proporcione el cuidado médico que requiere.     


La pequeña Jenny

HOY, en este preciso momento, hay 2.000 niños en la lista compartida que están esperando un hogar y nadie ha dado el paso adelante para decir este es mi hijo o mi hija. ¿Por qué? Porque tienen necesidades especiales y sencillamente no hay suficientes familias dispuestas a traerlos a casa.

Nosotras tenemos que dar voz a los niños que no la tienen. Mantener a un niño institucionalizado nunca puede ser mejor que permitirle crecer en el seno de una familia cariñosa. Algo que he aprendido y confirmado constantemente al trabajar en China estos diez años es que la vida de CADA niño es importante. Los que somos padres adoptivos de un niño/a chino/a, no podemos llegar a casa con nuestro maravilloso tesoro y olvidar a los que todavía siguen esperando. China nos ha concedido el tremendo honor de poder ser padres de un niño de ese país, y espero que todos convirtamos en acción el amor que sentimos por nuestro hijo o hija: ayudando a más niños a encontrar hogares.

No nos callemos. Sigamos promoviendo la adopción de niños con necesidades especiales por todas partes, y sigamos abogando por los niños que están en las listas y no son asignados. Porque cada niño que finalmente encuentra una familia, una vida es cambiada para siempre.

~Amy Eldridge, Chief Executive Officer. Directora Ejecutiva

Fuente:

1) http://adoption.state.gov/about_us/statistics.php
   


No hay comentarios: