3 may. 2013

Al día con los niños de Huainan

Cuando estuvimos en Huainan el mes pasado, dividimos nuestro tiempo entre los niños que viven en el orfanato y los que están en nuestro programa de familias de acogida de esa zona. Habíamos llevado un montón de regalitos para los niños de la escuela que tenemos dentro del orfanato: diademas y flores para las niñas y aviones para los niños.


Bueno, pues enseguida echamos por la borda ese plan ya que TODOS los niños y niñas querían verse super glamurosos con esos toques florales en la cabeza. No hacían más que probarse una y otra vez todas las flores que había hasta que encontraban la que mejor les sentaba. ¿A que están guapísimos?



  El orfanato actual de Huainan se va a mudar a un edificio nuevo y moderno, creemos que el año que viene. Parte de lo que veníamos a hacer en este viaje era evaluar bien a todos y cada uno de los niños de la escuela para poder decidir bien cómo serán nuestras aulas en el nuevo edificio. Esperan tener unos 200 - 250 niños en el nuevo orfanato así que nuestro programa de educación podría ampliarse de modo importante. Y mientras discutía con el personal del orfanato todos estos temas, el resto de nuestro equipo estuvo jugando con los niños y pasándoselo en grande.


 Antes de irnos para visitar a las familias de acogida, subí a los dormitorios. Ayudamos cada año a muchos niños de Huainan con necesidades médicas especiales, y hemos celebrado ver cómo muchos de ellos encontraban hogares permanentes. Pero cuando estaba en la habitación de los bebés, de nuevo me invadió la certeza de lo emocional que es este trabajo, porque por cada niño que celebramos -cuando sanan o cuando encuentran una familia- siempre, siempre, siempre uno nuevo que entra a sustituir al que se ha marchado. El día que estuve allí acababan de llegar dos niños nuevos. Uno traía medicamentos y una nota del hospital que le había dado el alta, indicando obviamente que sus padres biológicos habían al menos intentando dar al bebé la ayuda que necesitaba. Hay tantos niños que necesitan ayuda que puede llegar a ser devastador, y tengo que recordarme a mi misma, una vez más, que hemos de concentrarnos en cambiar vidas, una vida cada vez.
La visita a las familias de acogida fue absolutamente maravillosa. Algunos de los niños llevan años con nosotras, primero en el programa médico y luego en las casas de curación, y a muchos de ellos los he conocido desde que eran muy pequeñitos. Fue precioso volver a ver a Charmion y a Marshall, ambos ex-residentes de la Casa de Curación Heartbridge, volviendo del colegio y de la mano de su madre de acogida.


Uno de los momentos más emotivos fue el día que visitamos a la antigua familia de acogida de Jon y Ben. Estos dos niños fueron muy queridos en esta casa, y en todas las fotos que tenemos de ellos les vemos juntos pues eran inseparables. La madre de acogida es muy simpática y amable y nos habían dicho que le dolía profundamente el haberse separado de los niños al haber sido estos adoptados recientemente. El día de nuestra visita hizo todo lo que pudo para estár animada, y nos contestó a todo lo que le preguntamos sobre los nuevos peques que vivían con ella. Pero entonces... cuando nos dirigíamos a la furgoneta para marcharnos del lugar, su dolor por la pérdida de sus dos preciosos chicos pudo finalmente con ella y cayó al suelo llorando... El amor y el dolor que había tratado de contener la desbordaron y no hacía más que decir "Es muy duro... Los echo mucho de menos" y su dolor era desgarrador.



 ¡Qué durísimo trabajo es ser un BUEN padre o madre de acogida! Les pedimos que quieran a los niños que acogen como si fueran sus hijos, y luego sus hijos se van lejísimos, al adoptarse por lo general fuera de su país. La mayoría de las familias de acogida no vuelven a saber nada sobre los niños. Cuando ya estábamos en la furgoneta llorando el dolor de esta maravillosa madre, no podía dejar de pensar que, sin ninguna duda, el buen acogimiento familiar es la mejor opción posible para un niño huérfano. Sabemos que los niños suelen adaptarse bien a sus nuevas familias gracias a que han sabido lo que es vivir con una familia y ser queridos. Pero cuando se hace "bien" también significa que hay otra familia en China, además de la familia biológica, que se preguntarán siempre qué fue de los niños que cuidaron. Unas personas que tendrán para siempre un vacío en sus corazones que dejaron al marcharse los niños a los que ayudaron a criar. Y como he dicho al principio de este blog... no hay ninguna duda de que todo trabajo con los niños huérfanos es muy emocional. Las alegrías pero también las penas son muy intensas. Todos queremos que cada niño tenga una familia permanente, pero en este viaje se me ha recordado que la adopción está realmente llena de complejidades.


Muchas veces recibimos noticias de los niños que estuvieron en nuestros programas. Algunos padres recientes desearían contactar con el orfanato o con las familias de acogida más que nada en el mundo. Otros no quieren saber nada de la vida anterior de sus hijos. Y a mi me preguntan muchas veces tanto las familias de acogida como el personal del orfanato "¿sabes algo de _____?" pero también sé que hay orfanatos que me dicen que es mejor no mandar noticias de los niños porque eso podría alterar a los que todavía no han sido asignados. No hay una respuesta correcta sobre cómo manejar este asunto.

Como familia adoptiva ¿te preocupas de enviar al orfanato o a la familia de acogida novedades sobre tu hijo? ¿Has podido contactar con la familia de acogida de tu hijo? Sé que a menudo es un tema delicado, pero me gustaría mucho conocer vuestras experiencias sobre el mantener la relación con los primeros cuidadores de vuestros hijos.

~Amy Eldridge, Chief Executive Officer

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Nosotros en diciembre adoptamos a nuestra segunda hija. Estaba en familia de acogida del programa de Tongren. Hemos querido tener contacto con la familia de acogida pero nos han dicho que no puede ser, que el orfanato no va a querer. Me gustaría que me confirmarais sí esto es así.

Unknown dijo...

Yo tengo una hija de Tongren des el año 2010 y tengo contacto con la familia de acogida. Yo envie fotos al director del orfanato y fue él que nos puso en contacto con la familia de acogida. Eva

Fundacion LWB - Amor Sin Fronteras dijo...

Todo contacto con la familia de acogida tiene que gestionarse a través del orfanato ¿les has escrito? No tiene por qué haber ningún problema! LWB no puede poner en contacto a las familias, pero sí el orfanato. Animate a escribirles!