6 jul. 2013

¡Yong viene a casa!

A finales del año pasado supimos de un niño muy especial llamado Yong y con un raro tumor facial que era huérfano en Guizhou. Su orfanato había intentado que le ayudaran en varios hospitales de China, pero siempre les decían que la operación era demasiado compleja para hacerla. El director del orfanato contactó con LWB para ver si podíamos ayudar de algún modo y gracias a la bondad y la generosidad de mucha gente de todo el mundo, conseguimos recaudar los fondos necesarios para llevarle a Los Ángeles a operar. Sin embargo, poco después nos dijeron que Yong no podía ir a EE.UU. 


En abril conocí a Yong en Guizhou y a su maravillosa familia de acogida. Me dijeron que el tumor crecía rápidamente y que Yong estaba perdiendo la capacidad de tragar alimentos sólidos. Estaba perdiendo peso y les preocupaba que no estuviera lo suficientemente fuerte como para ser operado así que inmediatamente le mandamos una papilla especial muy enriquecida. Al día siguiente pude reunirme con los directivos provinciales para discutir su caso y agradecí de corazón que estuvieran de acuerdo en que la adopción era su mejor opción para conseguir los cuidados médicos que necesitaba y prometieron que enviarían su expediente de adopción enseguida.
Tengo la enorme alegría de informaros que Yong tiene una familia adoptiva que va a viajar muy pronto para llevarlo a casa. Han dado su permiso para que todo el mundo sepa que será el querido hijo de Kim y Jane Clement. Los Clement han colaborado con LWB a través de su congregación para curar a muchos niños de China, y les estoy sumamente agradecida de que dentro de poco vayan a poder dar a Yong toda la atención médica que necesitará.
 
Tengo que admitir que cuando supe que no se permitía que Yong viajara a EE.UU. para ser operado, me quedé absolutamente destrozada. No podía entender por qué pasaba eso cuando todo había salido tan bien y estaba su plan de tratamiento en marcha, con tanta gente en todo el mundo que lo tenían en el corazón y que habían donado con tantísima generosidad para ayudarle. Y ahora... cuando miro atrás y pienso en todo lo que ha pasado, sólo puedo ver el mejor de los resultados. Si no hubiéramos pedido ayuda para Yong, su expediente de adopción no habría sido tramitado. E incluso pese a haber devuelto muchas de las donaciones recibidas, cuando la operación no pudo llevarse a cabo la mayor parte de la gente nos dijo que usáramos lo que habían donado para curar a otros niños urgentes de nuestros programas. Ahora este precioso niño tiene una FAMILIA que está moviendo cielo y tierra para que esté en casa el mes que viene. Irónicamente le va a operar el mismo equipo que iba a tratarle al principio. Más de 20 especialistas del Hospital Infantil de Los Angeles trabajarán juntos para asegurarse de que Yong recibe la mejor atención médica posible.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hello,

I'm very happy for him. Please, let us to know how he is after his surgeon.

Kisses for him and for all of you from Spain.