5 feb. 2014

El mayor deseo de McKade

Cuando empezamos a tramitar nuestra segunda adopción en China, nuestro hijo McKade nos dijo bien claro que él no se quedaba en casa esta vez, que quería ir a China! No lo llevamos cuando fuimos a por su hermano porque es muy tiquismiquis a la hora de comer y no sabíamos cómo lo iba a pasar. Pero esta vez sabíamos que podría subsistir a base de patatas fritas y barritas de cereales si fuera preciso.

McKade, o Mac, como nosotros le llamamos, siempre ha tenido un gran corazón. Se portó muy bien cuando llegó su hermanito Kian. Mac entendió que Kian necesitaba tiempo y lo permitió.
También logró implicar a su colegio para recaudar fondos para las operaciones quirúrgicas de su hermano, y le encantó salir en las noticias como un niño que educaba a sus compañeros de clase sobre la fisura labio-palatina. En esa época tenía siete años e iba a primero. McKade fue el que ayudó de forma constante a su hermano para que aprendiera a andar y muchas otras cosas más. Nuestra preocupación era que habiendo sido hijo único durante 7 años, le podía costar tener un hermano, pero no. Sencillamente dio a su hermano tanto amor como era humanamente posible.

Así que decidimos que llevaríamos a nuestros dos hijos a China para adoptar a su hermana. Antes de ir, organizamos una recaudación de fondos para donarlos a la New Hope Foster Care, y a las Casas de Curación Heartbridge y Starbridge. Reunimos artículos como medicamentos, calcetines, lociones y cremas infantiles, aerosoles para el asma y cosas así. Mac estaba super contento reuniendo todo esto para llevarselo a los niños. Yo le enseñaba las publicaciones de LWB en Facebook, y él estaba emocionado al pensar que iba a conocer a los niños en persona.

Una vez en China para adoptar a su hermana, Mac se convirtió al instante en una celebridad y nos paraban mucho por la calle para hacernos fotos... siempre con McKade, que le encantaba!! Cuando fuimos a visitar el Heartbridge y la New Hope, decidí que había que preparar un poco a Mac para lo que podía ver allí en cuanto a necesidades especiales se refiere. Él solo decía: "Muy bien mamá".
 Cuando entramos lo primero que hizo fue tirarse al suelo y empezar a jugar con los niños de la casa. Los cogía, los abrazaba, jugaba con ellos y ADORÓ cada minuto de los que pasamos allí. No le preocupaban las necesidades especiales, parecía como si no se diera cuenta de que estaban allí. Tuve que contener mis lágrimas varias veces cuando veía a este niño que ahora tiene nueve años, hacer lo posible para dar a los niños tanto amor como pudiera en el poco rato que estuvimos.

De camino a casa no paró de hablar de muchos de los pequeños. Tenía sus favoritos, y hubo uno que cambió su corazón para siempre... Joel. Joel quiso a McKade enseguida y fue encantador ver cómo conectaron.
No hacía más que preguntar si nos podíamos llevar los niños a casa.
Mac tuvo luego la oportunidad de visitar la Casa Starbridge. Aquí los niños son mucho más pequeños y no podía jugar con ellos, pero lo que hizo fue acercarse a todas las cunas para hablar con ellos y tocarles las manitas y sonreírles mucho. Luego decidió que iba a cantarles para dejarles así el único regalo que podía darles. Les cantó una preciosa canción.
Gracias a esta visita hemos pasado muchas horas hablando de China y de los niños que conocimos allí. Le mantengo informado de los peques que conoció y hemos celebrado sus adopciones, sus aumentos de peso, sus operaciones, sus familias de acogida, y todo lo demás. Incluso he llamado a uno de los niños de la Casa de Curación Starbridge con su nombre.
El pequeño McKade de la Casa Starbridge


Cada domingo, McKade sabe que llegan actualizaciones de China y le encanta ver las fotos y leer las novedades y los progresos del niño que lleva su nombre.
Esta semana he asistido a reuniones con los profesores de mis hijos, y su profe me dice que suele hablar mucho de China. Cuando llegué a casa y revisé sus deberes, había un trabajo que se titulaba: "MI MAYOR DESEO ES... ir a China y ser voluntario o tener un orfanato y ayudar a los niños a que sean adoptados y ayudar a China a que no haya niños en los orfanatos y que estén en hogares."
Podéis imaginaros la alegría que invadió mi corazón cuando leí el deseo de mi niño de nueve años. China le ha cambiado para siempre. McKade nunca será el mismo gracias a los niños a los que le permitieron querer durante un corto espacio de tiempo. Siempre los llevará en su corazón.

~ Brittani Lots, Coordinadora de la Casa de Curación Starbridge y madre de McKade, Kian y Louvee

No hay comentarios: