24 jul. 2014

El proyecto 'Silla de Ruedas'

“Independencia es Libertad.” ~Susan B. Anthony
P 
Imagen cortesía de Stickman Communications
Una de las libertades más importantes es la de tener independencia y autonomía para hacer lo que quieras cuando quieras. Un niño pequeño aprendiendo a correr hacia su madre, un escolar yendo solo al colegio por primera vez o aprendiendo a montar en bicicleta, son también el aprender a disfrutar la independencia. Lamentablemente, para los niños que nacen con retos físicos este tipo de independencia no es posible sin ayuda.

Y para los niños que crecen en una institución, esto es especialmente cierto. Los niños que no se pueden mover por sí mismos, suelen tener que esperar a que alguien los ayude a moverse o a que los lleven de un sitio a otro. Cuando crecen cada vez es más dificil para las cuidadoras levantarlos y mucho más el llevarlos.

Las sillas de ruedas pueden ser un pasaje a la libertad para muchos niños, y también una gran ayuda para el personal del orfanato. Un niño que de otro modo no se puede mover, sí puede hacerlo a otra habitación solo, llevando ruedas, o pidiéndole a algún amigo que le empuje. Para los niños en familia de acogida, una silla de ruedas significa que pueden salir de casa y pasarlo bien con los niños vecinos. Una silla de ruedas puede incluso permitir que las familias de acogida sigan cuidando a los niños que crecen demasiado como para levantarlos y llevarlos a cuestas.

El Programa de Proyectos Especiales (también Asistencia a Orfanatos) quiere enviar sillas de ruedas nuevas o casi nuevas, a tres niños especiales del orfanato de Qianxi permitiéndoles así participar más y mejor de la vida.

Bang
Bang tiene 11 años. Es demasiado alto como para que las cuidadoras le puedan llevar de forma segura de una habitación a otra. Una silla de ruedas le permitiría moverse más fácilmente y de forma más segura por el orfanato.

Qian
Qian tiene 15 años y una sonrisa preciosa. Su silla de ruedas ya no la transporta de un sitio a otro con facilidad, y faltan los reposa pies, que los necesita para apoyar sus pies y piernas. No tener dónde apoyarlos es incómodo y peligroso. Una nueva silla, con reposa pies adecuados, la permitirá moverse con seguridad y comodidad.

Xiao
Xiao tiene 8 años y necesita una silla de ruedas para poder seguir a sus amigos donde quiera que vayan.

Cada silla será elegida según las necesidades específicas de cada niño. El precio medio de una silla buena en China es de 315$. Donaciones de cualquier cantidad a nuestro Fondo de Fisioterapia, nos ayudarán a proporcionar sillas de ruedas a estos niños que tanto lo merecen y a otros que también están esperando su acceso a la libertad y la independencia.

Muy pronto Bang, Qian y Xiao podrán moverse por todo el orfanato de Qianxi con sus amigos!

No hay comentarios: