20 nov. 2014

Las complejidades de la adopción



El fin de semana pasado se puso en contacto conmigo una adoptada adulta que pensaba que las imágenes que estábamos publicando en nuestros medios sociales para celebrar el Mes de la Adopción (en EEUU) trivializaban demasiado la vasta complejidad de la adopción. Me escribió "La adopción no es una frase sobreimpresa en una foto. Y desde luego que no es un dicho alegre en la parte delantera de una camiseta. La adopción lleva implícita un montón de dolor y no debería reducirse a una frase tipo tarjeta de felicitación."

"Siempre me he preguntado si estaba preparado para adoptar y entonces me di cuenta de que ningún niño está preparado para ser huérfano."
Leí su carta con  mucha atención puesto que, siendo yo misma una madre adoptiva, siempre quiero escuchar y aprender de aquellos que comparten situaciones similares a las de mis hijos. No creo que pase un solo día en el que no mire a mis hijos de China y piense en lo que han tenido que perder para acabar conmigo a este lado del mundo. Por supuesto que me gustaría que nunca hubieran tenido que pasar por el trauma de haber sido huérfanos. Y sin embargo, me siento increíblemente humilde pensando que, de algún modo, de entre todas las personas que pueblan este mundo, se me ha permitido a mi ser la persona a la que ahora llaman "mamá". En serio que me asombra totalmente el tener el privilegio de ser su madre.

Contesté a la adulta adoptada que me escribió y estuve de acuerdo con ella en que la adopción es algo absolutamente complejo. Puede ser muy emocional y farragoso, y milagroso, y descorazonador, y se llenarían enormes e infinitas bibliotecas tratando solo de rascar la superficie de las experiencias de cada niño individualmente y de cada familia adoptiva, porque todos llegamos a la adopción de un modo único.

Soy la primera en admitir que yo no tenía NI IDEA de las complejidades de la adopción la primera vez que desee poder traer a casa a una niñita hace dieciseis años. Quería un bebé. Y fue así de sencillo, y realmente fue una imagen en televisión la que abrió mi corazón por primera vez a los niños que vivían en los orfanatos de China. Yo no sabía nada en absoluto sobre el abandono, o sobre la institucionalización, o sobre los retos post-adoptivos, pero una foto de una niña pequeña, sentada en una silla de bambú, la que se me clavó en el corazón. Un año más tarde me encontraba en el sur de China donde me entregaron a una bebé con retraso en el desarrollo y dándome cuenta de que tenía mucho que aprender.
Creo que esa es una de las razones por las que me encantan las fotos que compartimos todos los noviembres para celebrar el Mes de la Adopción, porque siempre tengo la esperanza de que le pase a otra familia lo que me pasó a mí, que se les abra el corazón a la posibilidad de adoptar. Una y otra vez mientras hago este trabajo, me cuentan que fue uno de los blogs, o uno de los vídeos, o una de las fotos que publicamos las que les hicieron finalmente decidirse a empezar a estudiar si la adopción era un proyecto viable para formar o aumentar sus familias. Y aunque muchas de las cosas que publicamos pueden parecer "cursis" o superficiales, la triste realidad es que los niños cuyas fotos compartimos, han tenido todos principios increíblemente difíciles en sus vidas. La mayoría tienen necesidades especiales, y solo por este hecho, la mayoría de ellos no encontrarán familias permanentes en su país de origen. Sus historias son complejas y tienen muchas capas, pero a menudo son sus preciosas caritas las que primero llegan al corazón de alguien.

Los medios sociales son complejos también ¿no es verdad? La mayoría de nosotros sólo publicamos "las cosas buenas" - nuestras vacaciones, nuestras nuevas cocinas, o fotos de nuestras sonrientes familias que hacen que parezcamos salidos de una revista de papel couche. Pero por supuesto, sabemos bien que las vidas de los demás son algo más complicadas que todo eso.

En estos momentos tengo como salvapantallas una preciosa foto del bebé Patrick, que es muy especial para mí ya que casualmente le llevaron al orfanato el mismo día en que yo lo estaba visitando. Miro la alegría que irradia su mirada y eso es lo que el mundo ve cuando publico su foto online. Pero yo sé que detrás de esa foto hay un bebé que fue abandonado el mismo día de su nacimiento, que fue llevado corriendo al hospital para que le operaran de urgencia, que fue después diagnosticado con una cardiopatía tan compleja que tuvieron que operarle abriendole todo el pecho, y que además, sucede que es de un orfanato donde sólo se le hacen los expedientes de adopción a muy poquitos niños al año, así que probablemente todavía tenga una larga espera por delante antes de que encuentre un hogar permanente.
Así que mientras la foto de Patrick que veo todos los días es realmente alegre, yo sé bien que la historia que tiene detrás es muy dura... exactamente igual que muchas de las fotos que publicamos este mes especial sobre adopción. Las frases y fotos que esperamos que compartáis pueden parecer simples, pero también comprendemos que para que un niño o niña sea huérfano, ha tenido que experimentar un trauma y una pérdida impensables.

Creo que como padres adoptivos hemos de escuchar constantemente los puntos de vista de los adoptados porque sus voces están llenas de sabiduría y peso. Mientras mis hijos crecen y pasan por distintas etapas de sus vidas, sus sentimientos sobre la adopción se van profundizando y eso hace que mis pensamientos también evolucionen. Yo no soy la misma persona que era cuando estaba la primera vez en un hotel en China recién entregada mi hija. No quiero dejar nunca de aprender y de escuchar y de comprender este proceso a menudo emocional porque quiero ser la mejor madre que pueda para mis hijos. Quiero dar las gracias a la joven que me escribió esa carta tan sincera y pensada, porque ha hecho que me siente de nuevo esta noche a pensar y reflexionar sobre nuestra experiencia adoptiva.
"La adopción es compleja. La adopción es emocional. La adopción significa que un niño ha sufrido una pérdida innegable."

Absolutamente cierto... la adopción no es tan simple como una frase en una tarjeta de felicitación:
"La adopción es AMOR"

Pero también creo que la adopción puede ser uno de las cosas más increíbles y que más te cambian la vida que podemos nunca experimentar. Y mientras haya niños creciendo en instituciones, espero que todos sigamos trabajando para correr la voz por todo lo alto y ancho de este mundo, de que cada niño nacido merece tener una familia.

~Amy Eldridge, Chief Executive Office

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Felicidades por esta entrada estoy completamente de acuerdo. Cuando empezamos los tramites a principios del 2006 nadie nos explico que podiamos adoptar un niño de necesidades especiales y nosotros,la verdad,tampoco lo habiamos pensodo entonces alguien nos hablo de LWB y empezamos a ver niñ@s y a leer sus historias y pensamos que por que no podiamos ser nosotros los papas de algun niñ@ de PV y cambiamos nuestro expediente. Nuestro hijo llego de China a finales de 2011 no es de ningun programa de LWB pero tenemos mucho que agradecer a una persona que si trabaja en LWB ella nos dio animo cuando el hilo se enredaba. Un saludo y enhorabuena por el trabajo que realizais dia a dia seguid asi.

Fundacion LWB - Amor Sin Fronteras dijo...

Sí, nosotras también pensamos lo mismo, sólo viendo fotos, viendo que detrás de esas etiquetas, tan duras a veces, hay niños, te hacen replantearte las cosas desde otra perspectiva.

Gracias por vuestras palabras!