21 nov. 2014

Solos

Desde que volví de mi reciente viaje a China a finales de octubre, mis pensamientos han estado con los niños recién abandonados en los hospitales. Mientras caminaba por las enormes plantas de niños críticamente enfermos, en habitaciones repletas con docenas de niños en todos los espacios posibles, me di cuenta de lo fuertes que deben ser los niños huérfanos con necesidades médicas.
Siempre que es posible, tratamos de tener a una cuidadora con el niño hospitalizado las 24 horas del día. Y aunque es un trabajo muy duro para la cuidadora, es muy necesario para el niño ya que en muchos hospitales de China los pacientes dependen de los familiares para los cuidados diarios como los cambios de pañal o para que les den de comer, eso sin mencionar el lavado de su ropa, que se cuelga para secar en las escaleras o en las ventanas, y el comprar pañales y comida en la tienda. No hay descanso para la cuidadora que atiende a un niño enfermo excepto cuando éste está muy enfermo o se lo llevan a la Unidad de Cuidados Intensivos.

Cuando un niño está en la UCI, a la cuidadora no se le permite estar con él o ella por la sencilla razón de que no hay sitio. El niño se queda solo en un calentador radiante (una cama abierta con calefactores y monitores), en una incubadora, o en una cama.

Cuando llevamos a los niños abandonados a los hospitales para su tratamiento, sabemos que probablemente pasarán tiempo en la UCI hasta que estén lo suficientemente fuertes como para que puedan ser llevados a planta donde entonces una cuidadora podrá estar cuidándolos.

Las cuidadoras de LWB saben cómo "cubrir de amor" a estos niños. Se me parte el corazón cuando un niño como Pequeño Joe se queda solo por demasiado tiempo. Joe, que nació con sus intestinos fuera de su cuerpo, fue abandonado al nacer y no se le encontró hasta que sus intestinos empezaban a secarse como resultado de haber estado expuestos.
Pequeño Joe es un luchador fuerte. Ha aguantado el abandono y el haber quedado expuesto a los elementos, ha resistido varias operaciones y se ha esforzado para que su sistema digestivo se pusiera a trabajar. Ha dado pasos adelante y hacia atrás en sus valientes intentos para comer.
El mes pasado estuve en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales en Hefei y vi centros de enfermeras rodeados de docenas de bebés críticamente enfermos en incubadoras y camas, muchos de ellos con respiración asistida y enganchados a múltiples monitores y con vías puestas. Supe que este era un lugar de mucho trabajo sin tiempo para atender con algo de mimo o para pasarse un ratito extra con un bebé abandonado.
Tuve que cruzar toda la sala, pasar por entre 60 y 80 bebés muy graves antes de poder ver a Pequeño Joe. Estaba en la última cama de la sala, la más alejada del centro de enfermeras. Más allá de los niños con respiración asistida y en las camas, más allá de las camas de los niños que se estaban curando... allí estaba, en la última esquina, cerca de una ventana que dejaba pasar la luz del sol, completamente solo en su incubadora.

"Pequeño Joe" saltó a la vida cuando hizo contacto visual inmediato conmigo. Ya no era sólo una foto en un email o en Facebook. Era REAL. Cuerpecito mínimo, tripita hinchada, labios secos pero también una intensa mirada. Tuve la sensación de que me preguntaba "¿Por qué has tardado tanto?"
Pedí si podía cogerlo, pero me dijeron que lo dejara en la incubadora, así que lo levanté y lo cogí en brazos dentro de la incubadora, acunándolo suavemente y hablandole suavecito sobre todas las personas de todo el mundo que lo llevaban en sus corazones. Tuve que dejarlo tumbado de nuevo demasiado pronto, pero en silencio le prometí que había unas cuidadoras muy cariñosas esperándole para besarle tan pronto como saliera, y le dije que era un niño precioso. Sólo necesitaba digerir bien su comida y tratar de comer más.
Es posible que esto diera ánimos de algún modo a este pequeñín! El informe de esta semana incluía la novedad de que Pequeño Joe había pasado de comer sólo 2 ml cada 2 horas a comer 40 ml cada 2 horas. Está yendo en la buena dirección, y me gustaría que pudiera sentir la energía de todos los que le anima. Realmente necesita gente que le ayude apadrinandole también!

Pequeño Joe no es el único bebé en el hospital ahora mismo. Tony pronto irá de camino a Shanghai para que le operen a corazón abierto. Desde que fue abandonado en agosto, Tony ha luchado contra una neumonía y con infecciones respiratorias. Su orfanato nos pidió si podíamos llevarle a la Casa de Curación en octubre, y hace poco descubrimos que tenía una cardiopatía congénita llamada coartación severa de la aorta, una condición que es probable que sea la que le está afectando los pulmones.
Tony ha tenido mucha suerte de poder tener una cuidadora con él durante su estancia en el hospital. Ahora se enfrenta a su operación y a una estancia en la UCI pediátrica donde, al igual que Pequeño Joe, también estará sólo. Mis pensamientos estarán con él y tendré una vela encendida hasta que esté de vuelta sano y salvo en los brazos de su cuidadora.

Brent acaba de volver a la Casa de Curación Heartbridge desde Shanghai, donde le diagnosticaron con laringomalacia y le hicieron la segunda de sus operaciones para su atresia anal. Durante meses ha estado luchando para obtener nutrición y oxígeno, y esperamos que mejorando su nutrición y su digestión le ayude a fortalecerse y evitar así más estancias hospitalarias.
Como todos los bebés, Brent necesita el tacto cariñoso de una persona para crecer y salir adelante. Me siento sinceramente agradecida a todas y cada una de las cuidadoras de nuestras Casas de Curación. Dan a los niños los brazos más cálidos y cariñosos posibles que estos niños tanto necesitan, además de saber cuidarles y atendeles.

Por favor, sigue ayudándonos a poder mandar cuidadoras a los hospitales que den amor a estos niños ayudándolos así a recuperarse, donando a nuestro Fondo Médico General. Las donaciones para Pequeño Joe, Tony y Brent son fundamentales ya que no podemos ayudarlos sin vuestra ayuda. Sus vidas dependen por completo de ello.


~Maureen Gealey es Supervisora Médica y Directora de Viajes Médicos para LWB

No hay comentarios: