2 jul. 2015

¡Enhorabuena a los graduados de Anhui!

LWB lleva desde 2004 ayudando a alumnos campesinos y sin recursos a alcanzar sus sueños de obtener una educación superior. En China, la educación sólo es obligatoria hasta secundaria, y los costes del instituto suelen estar muy lejos del alcance de una familia. Muchos alumnos de las zonas más rurales se ponen a trabajar a tiempo completo después de secundaria, y para ellos es muy difícil romper el ciclo de pobreza de sus familias sin estudiar. En estos últimos tres años, hemos tenido el honor de trabajar con un grupo de alumnos de la provincia de Anhui. Damos las gracias de corazón a nuestros donantes que han permitido que estos niños y niñas tan estupendos hayan podido ir al instituto, y además nos alegra mucho anunciar que todo el grupo ha conseguido sus diplomas hace poco!
Anhui students

Puede que sepas que en China muchos alumnos se preparan para el examen de acceso a la universidad que se llama gaokao (nuestra selectividad). Este examen de dos días de duración suele ser a principios de junio, y la presión puesta en los alumnos para que estudien mucho, mucho para este examen es intensa. No es extraño que los alumnos estudien desde la madrugada hasta bien entrada la noche, puesto que aprobar este examen es el único modo de entrar en la universidad.
Testing
Estamos más que orgullosas de los niños y niñas de nuestro programa de Anhui! En cuanto salieron los resultados del gaokao, hemos sabido que nueve de nuestros alumnos aprobaron y han sido aceptados para la universidad!

También queremos felicitar a una joven especial llamada Ting, que terminó el instituto con la tercera mejor nota de toda su promoción. Es un logro increíble y estamos muy orgullosas de ella. Esta primavera Ting escribió esta carta a su madrina:

“La vida diaria consiste en ir entre dos puntos -la clase y el dormitorio. Cada vez voy a casa menos y menos, y como soy una chica que suelo padecer morriña de mi hogar, estar lejos de casa me da una sensación de tristeza. Pero sé que debo estudiar mucho ahora mismo y no malgastar mi energía en otras cosas. Lo que me preocupa más de todo es la salud de mis abuelos, sobre todo la de mi abuela que siempre se pone enferma cuando llega el frío. Siempre que voy a casa y la veo con tan mala salud me siento impotente, no sé qué puedo hacer, cómo puedo quitarla parte de ese peso y llevarlo yo para que el único lamento sea mi propia insignificancia. Mi abuelo suele darme el discurso de que tengo que estudiar mucho y volverme una persona útil en el futuro, y mi profe siempre dice que "El conocimiento puede cambiar el destino."

Todo el esfuerzo que ha hecho Ting en el instituto ha hecho que sea admitida en la universidad.

Ting
Desde luego que el conocimiento cambia el destino, y queremos además dar las más profundas gracias a todos los que apoyáis nuestro programa de ayuda a los alumnos sin recursos. Estáis haciendo que tengan la mejor oportunidad posible de tener un futuro más brillante.

No hay comentarios: