7 oct. 2015

Consejos de adopción: adaptación post-adoptiva de los niños mayores

Para los niños que ya no son pequeños, la post-adopción puede ser muy diferente. En la adopción internacional actual, muchos niños que se adoptan se suelen considerar "mayores" y suelen estar en edad escolar. Estos niños vienen con su propia historia, su lengua materna, sus amigos y con conexiones con su cultura.

Girl Chinese dress Grandma
Cuando se unen a sus familias y van a sus nuevos hogares en el extranjero por medio de la adopción, pierden casi todo esto. Regina Kupecky, profesional de la adopción y autora, nos habla de unas proporciones que pueden ayudar a los padres a prepararse y a entender mejor el punto de vista de su nuevo hijo cuando empieza a formar parte de su familia.

Kupecky sugiere que los padres tenemos que contar el número de meses que el niño ha estado sin nosotros y dividirlo entre cuatro, y el resultado será una estimación de lo que tardará en adaptarse. Por ejemplo, un niño adoptado a los diez años de edad ha pasado aproximadamente 120 meses sin sus padres. Si divides 120 entre cuatro el resultado es 30, y estos serán los meses estimados que necesitará el niño para empezar a relajarse y a adaptarse a su nueva familia.
Girl comforting sister
Las familias necesitan prepararse y pensar que el periodo de transición para la adaptación de un menor mayor será, con toda probabilidad, largo. Y aunque la experiencia de cada niño es distinta, debemos esperar que le cueste significativamente más que a uno más pequeño el acostumbrarse a estar con su nueva familia y a vivir una vida nueva y por lo general muy diferente. Como yo suelo verlo es que deberíamos esperar que le costara al niño empezar a sentirse cómodo con vostros, la misma cantidad de tiempo que la que se ha pasado sin vosotros. Siempre lo veo como hito en la adaptación, cuando el niño ha estado con su familia el mismo tiempo que ha estado sin ella.

Profesionales de la adopción como Kupecky dicen que, después de la adopción, hay varias fases que se pueden observar por el modo en que el niño procesa y se adapta a su nueva vida. La adaptación no siempre ocurre de la forma que nos indican los libros habituales, y a menudo sus fases se solapan.

Aquí tienes un breve resumen de las etapas comunes de la adaptación después de la adopción:

LA LUNA DE MIEL: a menudo es la primera etapa. Este periodo también se conoce como de choque. Solemos llamarlo "luna de miel" porque el niño se lleva bien con su nueva familia y todo parece perfecto. El niño puede presentar pocas emociones y en ocasiones puede parecer sombrío o expresar una alegría falsa. El niño es obediente, hace todo lo que le dicen y nunca habla de las personas que ha dejado atrás. Algunos indicadores de angustia serían los problemas para dormir (pesadillas, lloros), problemas estomacales y, quizá, incapacidad o poco interés en el comer.
Girl trying to sleep
PRUEBA: varias semanas más tarde puede empezar a emerger la segunda etapa. El niño es menos obediente hasta el pundo que puede intentar, de forma obvia, poner en peligro la relación que vosotros estáis intentando construir con él o ella. Intenta entender qué es lo que le está pasando y por qué. Probablemente pondrá los límites a prueba y tratará de comprobar hasta dónde llegáis, con el objetivo, en general inconsciente, de comprobar si les váis a devolver a "casa". Los enfados, los llantos, las discusiones y la desobediencia son comunes en esta etapa. Esta etapa puede costar tiempo para resolverse.
Boy looking thoughtful
DESESPERANZA: la introversión es común en esta etapa. Se han dado por vencidos en el intento de controlar la situación y se sienten tristes y heridos. Y aunque el niño tratará de distanciarse, es muy importante que los padres permanezcan cercanos y disponibles. Cuando tu hijo tiene un ataque de llanto o rabieta y no te deja tocarle para consolarle, tienes que estar cerca para que sepa que estás ahí. Tu presencia es más importante que tu capacidad de "arreglar" lo que esté mal.

UNIÓN: al final, el niño empieza a darse cuenta de que está bien. Y aunque todavía pueda echar de menos su vida anterior y a las personas que ha dejado atrás, ya puede mirar la vida que tiene por delante. Hay una separación de aquellos a los que ha perdido y se crea una nueva vinculación con aquellos que son nuevos en su vida.
Dad and son
Conocer estas etapas potenciales del proceso de adaptación de un niño, puede ser algo muy útil para prepararse para la aventura y maravilloso reto de adoptar a un niño mayor. Es posible que este resumen te sirva algún día!

~Meg Gallson Montgomery es trabajadora social y la directora del Servicio de Adopción en LWB

3 comentarios:

Opiniones incorrectas dijo...

No sabéis lo que os agradezco leer esto precisamente hoy... es como una señal. ¡Gracias!

luisa gerpe garcía dijo...

Permitdme que os resuma mi experiencia: Adoptamos a Rosalía en China cuando ella tenía 14 meses.Fue un amor a primera vista. Lloraba en brazos de la cuidadora. La llevamos llorando y se quedó dormida en mis brazos. Desde que despertó fue nuestra hija recién nacida. una niña dulce y maravillosa.
El año pasado adoptamos a Irea en Vietnam. Tenía casi 6 años. Estábamos aterrorizados pensando encontrarnos a "una señora mayor con traje chaqueta" Cuando la fuimos a conocer al orfanatos lo único que hacía era llorar en bajito, ni nos miraba ni reaccionaba positiva ni negativamente a nada de lo que hicieramos. Al día siguiente tuvimos que m eterla en el coche a la fuerza. Se pasó los primeros km mirando hacia atrás, hacia lo que había sido su vida, hacia lo único que conocía(hay que tener en cuenta que además ella llegó al orfanato con3 años) La 1º semana no hubo ni una sonrisa, ni un gesto de aceptación ni de rechazo. En algún momento la cosa cambió y empezó a demostrar su verdadero carácter: una explosión de vitalidad y alegría. Al principio se sentia un poco incómoda con la gente nueva(quizás tenía miedo de que fueran a ser sus nuevos papás), lloró el 1º dia de cole, pero esa etapa duró pocas semanas. Ahora es una niña alegre, más que alegre feliz, siempre dispuesta a agradar, obediente que solo me da "problemaas" a la hora de vestirse porque quiere elegir ella. Le recomiendo a todo el mundo una adopción de un niño mayor, ya que son muy conscientes del cambio de vida y siempre están agradecidos. Si alguien quiere mas "rollo" que no dude en contactar conmigo. Luisa Gerpe

Fundacion LWB - Amor Sin Fronteras dijo...

Nos alegramos mucho Opiniones, de que haya llegado este post en ese momento en el que te debes encontrar! Suerte!

Luisa Gerpe, gracias por compartir tu experiencia. Es muy frecuente esa impresión de que los niños son "mayores" al sobrepasar los 3 años, cuando en realidad, siguen siendo niños. Enhorabuena por tu familia!