24 abr. 2016

Viaje Médico 2016: unas cuantas despedidas y último día de operaciones

El viernes fue en Kaifeng un día agridulce, sabiendo que iba a ser el último día de operaciones y que el viaje se iba a terminar pronto. Empezamos el día con un montón de altas, y aunque nos dio mucha pena ver cómo se iban yendo nuestros pacientes, los niños estaban listos para irse del hospital. A todos ellos les mandamos nuestros pensamientos más cariñosos y nuestros mejores deseos de un futuro bonito.

 
Mary Beth, Leo y Violet tienen el alta y se van a nuestras casas de curación
 
Daniella y las monjas budistas despidiéndose
CME2016 Stephanie 4.22.16 
Stephanie antes de irse del hospital

Y como no podía ser de otra manera, el pequeño Emory nos dijo adiós tirandonos un montón de besitos con la mano!


También dijimos adiós a la preciosa Alina. Se nos hace muy difícil pensar que ha sido abandonada hace tan poco tiempo, pero esperamos que su nueva sonrisa le ayude a encontrar una familia adoptiva que la quiera para siempre.


Aquí tenéis un vídeo cortito de ella donde nos muestra lo mucho mejor que se encuentra después de la operación. Qué amor de niña!



Los chicos del Centro de Terapia de Kaifeng, cuyos paladares fueron operados ayer, también se recuperan bien en planta, aunque como es de esperar, todavía se encuentran algo molestos y doloridos. Sabemos que van a recibir kilos de cariño por parte de sus cuidadoras. Levi tenía algunas décimas de fiebre así que las enfermeras están vigilándolo de cerca.
 
Brad
CME2016 Greg 4.22.16 
Greg
 
Levi

El pequeño Ray también está estupendamente bien después de su operación. Ya tomaba sus biberones sin problemas y tiene todo el aspecto de estar en camino de una total recuperación. Qué bonita boca le han dejado!


Sólo quedaban cuatro niños en el plan de operaciones para hoy, e informamos con mucha alegría de que todas las operaciones han salido muy bien.

Tessa recibió mimos de último minuto de su madre, antes de entrar en quirófano, y cuando llegó la hora parecía estar muy pensativa. Su operación fue muy bien y estuvo de nuevo en planta muy pronto, junto a su atenta familia.

 
Tessa preguntándose qué es lo que está pasando

Virginia vive con su madre, su padre, sus abuelos y sus dos hermanos mayores que tienen cuatro y cinco años. Para poder mantener una familia tan grande, el padre compra verduras en un pueblo cercano y las vende en un puesto en su pueblo. No tenían nada de dinero para pagar los cuidados médicos de su hija, así que se sintieron muy afortunados de que nuestro equipo se hiciera cargo. Virginia tiene "fobia a los extranjeros blancos" hasta el punto de ponerse a gritar como si la estuvieran matando si alguien con aspecto caucásico se atreve a mirarla. Nuestra fotógrafa Sherri fue a hacerle algunas fotos y tuvo que salir corriendo diciendonos a todos "Buena suerte ahí dentro... la niña me odia!" Ninguno de nosotros ha tenido suerte con ella, así que no tenemos ninguna foto de ella antes de la operación.

Pero la anestesia es milagrosa tranquilizando niños! Después de su operación de labio, nuestra enfermera de la sala de reanimación, Dana, fue recibida con una sonrisa algo dolorida acompañada de saltitos en su regazo.
 
Dana tiene una mano especial con la pequeña Virginia

Como podéis ver, la operación de Virginia está muy bien hecha!


La adorable Sierra es de una ciudad que está a 100 kilómetros del hospital. La familia tiene dos hijas que se llevan menos de un año de diferencia entre ellas.


El abuelo de Sierra trabaja en Shanghai como emigrante, y su padre trabaja en una fábrica de ropa también a las afueras de Shanghai. Para los que no sabéis cuántos trabajadores emigrantes hay en China os decimos que se estima que hay 60 millones de niños "dejados atrás", es decir, niños que se quedan sólos o al cuidado de abuelos o vecinos porque sus padres tienen que emigrar para encontrar trabajos mejor remunerados. En el caso de Sierra afortunadamente, su madre y su abuela se han podido quedar con las dos niñas y cuidarlas, plantando verduras en un pequeño huerto. Sólo ven al padre y al abuelo en la época de la cosecha.

La familia de Sierra supo de LWB cuando el hijo de unos vecinos fue operado en el hospital infantil de Kaifeng. Cuando la familia de Sierra solicitó información, el Dr. Liu les dijo que podían venir a que les viera nuestro equipo. Sierra es una niña encantadora y pacífica y se dejó achuchar y mimar por nuestras voluntarias y las enfermeras de la planta.

El papá de Sierra vino de Shanghai para estar cerca de su hija durante la operación. Está absolutamente empadrado con su hija y cada vez que alguno de nuestros voluntarios la hacía reír, venía corriendo para ver su carita. Hizo de gotero portatil para su hija con todo el amor del mundo.


La cámara de nuestra fotógrafa pudo entrar en quirófano mientras estaban operando a Sierra, y también logró hacer esta preciosa foto de sus piececitos.


Como os dijimos ayer, una de las pacientes más especiales que hemos tenido es la pequeña Leora, a la que conocimos el año pasado. El padre de Leora es un carpintero que viaja muy lejos de su hogar en busca de cualquier trabajo que pueda encontrar. La madre y los abuelos se quedan en casa cultivando trigo. Leora nació con una rara y poco frecuente fisura número 14 de Tessier, que ha requerido el uso de una sonda nasal cuando era un bebé para que pudiera respirar. Cuando la llevaron a la guardería, los niños se reían de ella y se burlaban sin piedad, hasta el punto de que su madre tuvo que acompañarla muchos días para apoyarla emocionalmente sin mucho éxito.

La familia la llevó a varios hospitales tratando de encontrar ayuda desesperadamente, pero no la encontraban. Cuando cumplió tres años un cirujano al que estaban consultando les dijo que la única solución que veía era amputar la nariz de la niña y luego usar una prótesis.
Leora cuando la conocimos la pasada primavera

El año pasado empezamos a trabajar con el orfanato de Lankao, un pequeño centro de Henan cuyo director da la casualidad que es el tío del padre de Leora. Cuando supo que iba a venir un equipo médico especializado en fisuras a Kaifeng, nos preguntó si su sobrina nieta podía entrar en el programa. Aquí la podéis ver con su padre en el viaje de 2015 (su padre la adora totalmente).

CME2015LeoraDad2

El Dr. Tolan la operó el año pasado pero sabía que sólo le iba a poder hacer la primera parte de lo que estaba claro que iba a ser una operación en dos fases. Pudo rebajar los bultos de la nariz de la pequeña, pero tan pronto como se fue de China y llegó a su casa, se puso en contacto con nosotras para decirnos que tenía que volver a Henan para dar a la niña la nariz que se merecía. Nos ha emocionado que haya venido a Kaifeng este año para hacer también precisamente esto!

Cuando hablamos con la madre de Leora el jueves, nos contó que después de la operación de su hija el año pasado la cambiaron de colegio para que empezara de nuevo. La madre se emocionó mucho y se echó a llorar contándonos eque el cambio que dio su hija después de la operación fue enorme. Ahora tiene muchos amigos y juega con ellos todos los días después de hacer los deberes, y que le encanta tener tantos amigos. Entre sollozos nos dijo que la operación de su hija le ha cambiado la vida y que lo que el Dr. Tolan pudiera hacer ahora iba a ser una mejora extra muy especial.

Cuando el Dr. Tolan estaba planificando la operación de Leora este año, su primera idea era quitar cartílago de una de sus costillas para construir un puente nasal de aspecto más normalizado. No obstante, cuando tenía ya a la niña anestesiada en la mesa de operaciones descubrió que había suficiente cartílago bajo su nariz para hacer exactamente lo que esperaba poder hacer! También le ha quitado parte del tejido queloide cicatrizado así que sabemos que va a tener un precioso aspecto. No debería necesitar ninguna operación más hasta que sea adolescente. Sus padres estaban muy emocionados cuando la vieron por primera vez al salir de la sala de reanimación y la madre no podía dejar de mirarla cuando ya volvió a planta.

Leora durmiendo pacíficamente cuando nos fuimos del hospital.

Estamos muy agradecidos a todos los que apoyáis estos intercambios médicos que tantas vidas cambian. Es absolutamente increíble lo que las donaciones puntuales pueden hacer para ayudar a un niño que lo necesita, impactando de este modo en su vida, y esto es lo que pasa cuando os unís a nosotras en estos viajes tan especiales.

Aquí tenéis más fotos del quirófano de hoy. Sólo nos repetimos una y otra vez lo afortunados que somos todos los años de tener estos médicos y enfermeros voluntarios donando su trabajo y su tiempo a LWB.

Mañana os daremos las novedades de los niños que se quedan en el hospital antes de que nuestro equipo se marche y se despida de China.
CME2016 Leora Dr Derechin 4.22.16 
El Dr. Derechin
 
El Dr. Tolan y el Dr. Liu
 
Equipo Internacional
 
El Dr. Tollefson y el Dr. Gary
 
La Dra. Clinch

 
“Eh, un momento gente.... ¿es muy tarde para cambiar de idea?”
IMG_9460 
“Vaya….me temo que sí!”

No hay comentarios: