19 sept. 2016

Achuchando peques en el Heartbridge

La directora ejecutiva de administración de LWB, Kelly Wolfe, hizo algo hace poco que muchos de nosotros soñamos hacer algún día: visitar la Casa de Curación Heartbridge en persona y dar una sesión de mimos y achuchones a los niños.


Ya que muchos de nosotros no tendremos la oportunidad de hacer lo mismo, hemos pensado llevaros a todos a dar una vueltecilla por el Heartbridge y poneros al día con algunas de las preciosidades que allí viven.

La pequeña de cuatro años Rena se unió a nosotros después de un ingreso de un mes en el Hospital Infantil de Anhui. Esta peque tan frágil entró en su orfanato con una tripita muy hinchada y dolorida y una subsecuente desnutrición. Mira lo delgaditos que tenía los brazos!

yangchenyue_rena_c53a00025
Rena empezó una dieta líquida que incluía leche de fórmula Peptamen. De momento está mucho mejor y esperamos que pueda evitar tener que volver a ingresar en el hospital. También que comparta su tímida sonrisa cada día más y más con todos!
rena-smiling
También tuvimos la alegría de dar la bienvenida a Xander de siete meses. Xander nació con una malformación anorrectal que tendrá que ser operada en los próximos dos meses. Este pequeñín llegó plagado de picaduras de mosquito y con una severa dermatitis del pañal. Afortunadamente hemos podido sanarlo y engordarlo antes de su operación.
1-xander-9-16
Xander tiene muy buen apetito y da patadas de entusiasmo cada vez que ve a su cuidadora yendo hacia él con un biberón. ¡Qué lindo es!

Es genial ver a Erin algo más alerta en las fotos recientes. Va fortaleciendose poco a poco, ahora incluso le gusta estar tumbada boca abajo y erguir su cabecita para mirar a su alrededor. Cuando necesita un descanso de haber estado haciendo esa actividad, llama a gritos a su nanny para que la ayude.

Su actividad favorita del día es la hora del baño. Se tumba quietecita en la bañera y mueve los brazos y las piernas hacia delante y hacia atrás como un pececillo relajado. La cuidadora sabe que esto también es una buena forma de que haga ejercicio, pero como Erin se podría quedar ahí metida hasta que el agua esté fría, el placer del ejercicio en la bañera se suele acabar antes de que ella esté dispuesta a salir. Como podéis imaginar, siempre está limpita como una patena!

Marcus, el compañero de orfanato de Erin, es un chaval bastante más enérgico. De hecho, cuando le acuestan para la siesta siempre suele jugar y reírse hasta el punto de hacerse un lío con su propia manta. Afortunadamente sabe de sobra que un buen grito traerá a su cuidadora (o a Kelly) al rescate!
Marcus parece tener buena capacidad de concentración y siempre está jugando, balbuceando o sencillamente mirando qué es lo que pasa en la casa. Su cuidadora dice que con esos ojos pícaros y esa sonrisa dulce suya, hace que todo el mundo quiera achucharle un buen rato y hablar con él. Y él encantado, claro.

Hazel ha salido realmente de su cascarón estas últimas semanas, y no hay nada que le guste más que una buena y larga charla con su cuidadora. Se emociona y mueve mucho sus bracitos y sus piernas, moviendo la boca según va oyendo la historia, y mirando fijamente a la cuidadora para saber las siguientes palabras. A Hazel no le gusta que le den mimitos en la espalda, prefiere mil veces que la aupen de modo que pueda ver todo lo que pasa en la habitación.
Brent también ha avanzado muchísimo en su desarrollo social. Está en una edad en la que adora a todo el mundo y todavía no tiene "recelo de los desconocidos." Esto le hace ser muy popular entre las visitas como la de Kelly y su marido.
Pero a diferencia de la delicada Hazel, Brent ha ido cogiendo peso como un campeón, engordando cerca de un kilo en el mes de agosto. Brent irá al hospital en septiembre para que nos digan los médicos cuál es el mejor tratamiento posible para su dismetría en manos y brazos.

Y por último pero no la última, está la siempre alegre Val. Llegó a nosotras en enero débil, sin respuesta y desnutrida, pero ahora el progreso que ha hecho es increíble!
Su nuevo régimen de ejercicios incluye el pasar todos los días un rato en el andador. Esto le ha ayudado muchísimo a fortalecer el torso y ya puede incluso ponerse de pie en el andador y dar unos pasitos. Cuando se cansa se sienta sin más hasta que se siente preparada para intentarlo otra vez. La cuidadora dice que cuando Val está lista para la siesta, va corriendo con el andador hasta su cuna y llama para que le ayuden. Es una chica que sabe lo que quiere y sabe exactamente cómo conseguirlo. También ha empezado a decir unas cuantas palabras. Qué orgullosas estamos de ella!
1-val-9-16-16
¡Muchas gracias por uniros a nosotros en esta pequeña vuelta por el Heartbridge!

No hay comentarios: