1 mar. 2017

Rayos de esperanza para Orion

 A veces se necesita tener a una hermanita pequeña para sacar tu lado divertido. Orion, de cuatro años, ha vivido experiencias traumáticas en el pasado y es nuevo en nuestro programa de acogida familiar. Parece ser de natural tranquilo y reservado, pero en una visita reciente, el director de nuestros programas en Camboya encontró la forma de sacarle unas cuantas sonrisas, y fue gracias a su nueva hermana de acogida Ivy!

Aquí Ivy (que queda claro que se siente segura de sí misma y cómoda) decide colarse en las fotos que le están haciendo a su nuevo hermano mayor!

¿Quién puede resistirse a esa sonrisa?

Los padres de Orion fallecieron cuando era más pequeño y se fue a vivir con su abuela en Tailandia. Pero su abuela falleció hace poco y Orion se quedó sólo y huérfano.

Ivy y Orion empezaron a vivir juntos como hermanos de acogida en enero, y todavía siguen aprendiendo a conocerse y a convivir. Orion no estaba acostumbrado a tener a otros niños a su alrededor pero poco a poco está aprendiendo a hacer amigos y a lo que es la vida con una hermana.
Gracias a su nueva familia de acogida, Orion tiene ahora una rutina, comidas de forma regular, ropa limpia y baño para la higiene. Y aunque no podemos saber todo lo que este niño ha experimentado en su corta vida, sí creemos con mucha seguridad que ha vivido fuertes traumas ya que no sonríe apenas y no habla con ningún adulto, ni siquiera con su madre de acogida. Cuando llegó al principio, tenía pesadillas por las noches. Sin embargo, estamos empezando a ver rayitos de esperanza en su vida, ya que ha empezado a hablar con los otros niños de la familia de acogida.

Orion necesita un padrino o madrina que le ayuden con los costes de su acogida familiar. Fotos mensuales e informes son uno de los beneficios de apadrinarle, siendo el principal de ellos saber que estás marcando una diferencia real en la vida de este pequeño.