16 nov. 2012

Khaleesi



A principios de esta semana, una niña chiquitita, de tres kilos, recibió sus alas de ángel. Y como ya he dicho en otras ocasiones, nunca se acostumbra uno, nunca es fácil perder a uno de los niños de nuestros programas. Cuando la noticia nos llega siempre es demoledora, pues siempre es muy doloroso pensar que hay un niño en el mundo que ha muerto solo, sin unos padres a su lado.




Cuando vimos su foto la primera vez, estaba toda envuelta en mantas dentro de una cuna de orfanato y supimos que a pesar de sus escasos recursos, debía ser trasladada de inmediato. Una de nuestras voluntarias la bautizó con el nombre de Khaleesi, porque es fan de la serie de libros titulada Juego de Tronos y quería que esta pequeña tuviera la misma fuerza que el personaje que le dio su nombre. Era un nombre grande para una niña tan pequeñita.

Cuando escribimos en Facebook la primera vez sobre Khaleesi, no dábamos crédito a la cantidad de gente que le escribísteis buenos deseos de curación y le mandásteis besos. Todas las semanas os contamos cosas sobre los niños y nunca sabemos cuáles serán los que más llegarán al corazón de la gente. Pero había algo en Khaleesi que atrajo a muchas personas. Quizá fue lo vulnerable y chiquitita que parecía, o quizá fueron sus ojos solemnes y conmovedores... lo cierto es que recibimos un email detrás de otro de personas que nos pedian noticias sobre ella.
  

.

Khaleesi tuvo varios ataques al corazón mientras estuvo en el hospital, y los médicos no hacían más que decir que la cirugía era sencillamente demasiado arriesgada. Estaba demasiado débil, demasiado frágil, e intentar anestesiarla podría acabar con su vida de inmediato. Estas son siempre las decisiones más difíciles para nuestro equipo médico, ya que hay gente que piensa que habría que hacer una operación a corazón abierto cueste lo que cueste para intentarlo todo por salvarla, incluso si el riesgo es que muera en la mesa de operaciones. 



Otras personas piensan que sería cruel operar a una pequeña sabiendo de antemano lo débil que está, y que lo probable es que fallezca llena de tubos y con el pecho abierto en mitad de la operación. Por supuesto, no hay respuesta correcta pues es la vida de una niña y esa vida es preciosa. Lo único que podemos hacer es discutir las opciones con calma y sensatez y con suerte, hacer lo que es mejor para la pequeña.

A principios de esta semana, los médicos nos dijeron una última vez que estaba demasiado enferma para sobrevivir a la operación. Nació con una cardiopatía en la que las paredes que separan las cámaras del corazón no existían. El mero hecho de que haya sobrevivido 7 meses y además huérfana, ha sido una prueba de lo fuerte que era su determinación, pero tenemos que asumir la realidad de que Khaleesi luchó demasiado tiempo. La llevamos de vuelta a nuestra Casa de Curación Heartbridge desde el hospital, y unas horas más tarde falleció. Se fue muy pacíficamente en los brazos amables de una cuidadora -y eso nos consuela un poco. No murió en un orfanato, sola y desconocida, y aunque ni nosotras ni nuestros seguidores pudimos abrazarla, sabemos que estuvo muy dentro de nuestros corazones.

Hoy celebramos la vida de Khaleesi por muy corta que fuera. Nos duele saber que nunca dará sus primeros pasos, no se agarrará fuerte a la mano de su padre el primer día de cole, ni tampoco tendrá la oportunidad de reir y bromear con sus amigos. Nos duelen las posibilidades que se han perdido. Pequeñita - descansa en paz, nos has impactado a muchos de modo muy profundo. Nos recuerdas una vez más, lo que realmente importa en la vida. Nos enseñas de nuevo que hemos de estar con nuestros seres más queridos y hacer todo lo que podamos para acordarnos de lo valioso que es cada día que vivimos. Nunca serás olvidada Khaleesi.



No hay comentarios: