23 abr. 2013

Una visita a la Casa de Curación de Anhui



Cada vez que visito la Casa de Curación de Anhui, me entran unas ganas tremendas de deshacer la maleta y quedarme a trabajar de cuidadora. Esta casa tiene un ambiente especial porque todas las cuidadoras están emparentadas entre sí o son buenas amigas. Cuando entras por la puerta escuchas música o risas, y enseguida sabes que los bebés están en las mejores manos posible y perfectamente atendidos de la cabeza a los pies.




Por supuesto nuestros residentes cambian constantemente ya que según van sanando y les van dando el alta, se van a vivir con familias de acogida dejando su sitio a niños nuevos que necesitan muchos cuidados especializados y toneladas de mimos. Quiero poneros las fotos de los peques que he conocido en este viaje porque son buena muestra de la magia que pasa en la casa todos los días.


El primer bebé al que cogí en brazos fue el pequeño Etan. Muchos recordaréis que era el diminuto prematuro cuya hermana gemela desgraciadamente falleció antes de que pudiéramos llevarlos al hospital. Etan luchó por su vida en la UCIP y era tan pequeñito y estaba tan débil cuando llegó a la CCA que ni siquiera podía abrir los ojos. Ahora está aprendiendo a jugar con los juguetes y hace un fantástico contacto visual. Me siento muy agradecida de que su vida pudiera ser salvada, y mientras estaba allí con él entre mis brazos, deseaba de todo corazón que cuando fuera adoptado sus nuevos padres nos encontraran. Me gustaría que algún día sepa que tenía una gemela, no quiero que su hermana sea olvidada.



Cadence es una preciosa "niña del corazón" que cuando llegó a nuestras manos estaba completamente azul. Ahora, después de haber sido operada, es la viva imagen de la salud, y no paraba de hacernos reír con sus constantes balbuceos y con las caritas que nos ponía. La semana que viene o así, se irá a vivir con una familia de acogida, y sé que las cuidadoras van a echar muchísimo de menos su divertida personalidad.



Clara Jane era la niña tan enferma y que tenía marcas de inyecciones por toda la cabeza cuando entró al orfanato. Era claro que alguien de su familia biológica había tratado de curarla antes de que fuera encontrada. Es muy dulce y alegre, y le encanta que la aupen. ¡Cómo me gustaría que pudiéramos decirle a su familia que está bien y su salud atendida!



A Matt solo se le puede describir como un absoluto "mofletillos-achuchables." Es muy sonriente y alegre, y le encanta mecerse hacia delante y hacia atrás en tu regazo. También se va a ir pronto a vivir con una familia de acogida. Y ya veremos la madre! Se va a entrenar bien teniendo que auparlo y bajarlo de sus brazos todo el día!




Judy y Heather estaban muy frágiles cuando llegaron a nuestras manos la primera vez. Sus fisuras labiales operadas tienen una pinta estupenda y las dos niñas son muy dulces y amables. 


Paxton nos hizo reír a todas cuando nos vió por primera vez. Abrió sus ojos todo lo que pudo y todo su cuerpo tembló de la emoción. El día de su admisión en la Casa era muy pequeño y estaba muy delgadito, pero gracias a los cuidados de las nannies, está progresando muchísimo.


La pequeña Chandler lleva un montón de iniciales en mayúsucla detrás de su nombre que describen sus cardiopatías (TOF, AP, DSA, DAP, RT) y estas patologías suponen problemas muy gordos para una niña tan pequeñita. Me tranquiliza mucho saber que está segura en la CCA donde está atendida, cuidada y monitorizada.


La bebé que más me preocupó -y me preocupa- es la pequeña Faith. Es la que tenía un tumor medular que se había roto cuando fue encontrada abandonada, y que estaba gravemente infectado. Le habían dado el alta del hospital tan solo dos días antes de que llegáramos a Hefei. Su cabecita había empezado a inflamarse por hidrocefalia así que cruzamos los dedos para que se estabilice. Cuando la jefa de las cuidadoras nos dio permiso, Kelly la cogió suavemente en brazos y la tuvo en su regazo durante un buen rato. Estaba débil pero hacía un buen contacto visual. La incisión en su espalda sigue abierta en un punto, así que sé que todavía tiene un largo camino que recorrer. Me tranquiliza mucho saber que la cuidan bien las 24 horas del día los 7 días de la semana. Les pregunté a las cuidadoras si alguna vez les había pasado que todos los niños estuvieran durmiendo al mismo tiempo... y enseguida movieron la cabeza para decirme que "no."


En uno de los orfanatos que visité, encontré a un niño recién abandonado con una cardiopatía muy grave. Era como una grosella pequeñita, por lo azul, y le agradezco muchísimo a su orfanato que estuvieran de acuerdo en trasladarlo de inmediato a la CCA. Bienvenido pequeño Branson, a la familia LWB. Seguro que le viene bien que le mandemos buenos pensamientos, su cardiopatía es una de las más complejas.

 
Tambien esperamos la llegada de tres bebés nuevos, incluyendo a esta chiquitita que encontramos en nuestra visita. Esperamos que pueda ser trasladada lo antes posible a la CCA. De momento pensamos que su única necesidad médica especial es el pie equino-varo, pero está extremadamente delgada.

Aquí tenéis más fotos de nuestra visita. Muchísimas gracias a todos los que apoyáis la Casa de Curación de Anhui. Espero que todos y todas sepáis de verdad la enorme diferencia que estáis suponiendo en las vidas de algunos de los niños más vulnerables. Si alguien más quiere formar parte de este proyecto que salva vidas, puedes suscribir una donación en este enlace. El trabajo de la Casa de Curación es fundamental y cada niño que entra merece y necesita mucha ayuda.



~Amy Eldridge, Chief Executive Officer




No hay comentarios: