30 jun. 2013

La súplica de un padre

Como dice la sabiduría popular, todo el mundo tiene una historia. Y si nos tomamos el tiempo suficiente para mirar atentamente a los ojos, la podremos leer. Este pequeño tiene unos preciosos ojos que hablan de lucha y de comienzos difíciles -pero también hablan de esperanza y de amor, porque DaLang es muy querido por sus padres. Ambos han tenido vidas complicadas y duras pero finalmente hallaron la felicidad cuando se conocieron y tuvieron a este hermoso hijo.

El padre de DaLang nos escribió para contarnos su historia y para pedirnos ayuda en un intento de salvar la vida a su hijo:

Mi hijo DaLang nació en diciembre de 2012 y yo fui muy feliz. Le llamamos "Langlang" con la esperanza de que fuera feliz y extrovertido, con la esperanza de que tuviera una vida fácil. Pensé que la vida a partir de ese momento sería feliz pero supimos que Langlang tenía una cardiopatía coronaria (CHD) cuando tenía tres meses. Los médicos de Guiyang nos dijeron que sólo los grandes hospitales de Beijing, Shanghai y Guangzhou podrían operarlo y que costaría muchísimo dinero. Soy una persona fuerte pero no puede contener las lágrimas.

Lo hicimos todo para pedir ayuda. Pedimos dinero prestado a la familia y a los amigos, pero finalmente supimos que nunca podríamos recaudar todo lo que necesitábamos. Fuimos a Shanghai. El diagnóstico seguía siendo una compleja CHD. El médico nos dijo que iba a necesitar una serie de operaciones en fases y que tan solo la primera ya costaría unos 70 u 80 mil rmbs! Alguien nos dijo que desistiéramos e incluso llegamos a pensarlo. Pero cada vez que llevaba a la cuna a Langlang, se agarraba fuerte a mi ropa. Es un niño muy bueno.

Langlang solo tiene seis meses. Es muy listo y nos ha traído muchísima alegría. Pero cada vez está más y más enfermo. Se pone azul todo el rato. Está muy débil.

La vida debería respetarse. No tenemos derecho a abandonar la lucha por la vida. Le hemos traído al mundo y deberíamos darle el derecho a vivir. Pero la realidad es cruel. Hemos intentado por todos los medios recaudar dinero pero sólo tenemos algo más de 60.000 RMB.

Somos trabajadores inmigrantes con pocas capacidades. Nos sentimos con las manos atadas y sabemos lo preciosa que es la vida. Nunca abandonaremos la lucha por la vida de nuestro hijo, pero no sabemos si vamos a lograrlo. Hemos intentado recaudar dinero y seguimos haciéndolo. Esperamos poder recibir vuestra ayuda. Aunque nunca nos hemos conocido, agradecemos de corazón vuestra ayuda para salvar la vida de Langlang y para traernos la esperanza. Nunca olvidaremos lo que has hecho por nosotros.

Si quieres ayudar a escribir el siguiente capítulo de la historia de LangLang puedes donar para su operación a través del programa de LWB los Fondos de Unión. Cada donación, no importa si grande o pequeña, ayudará a esta preciosa familia a mantenerse unida.

No hay comentarios: