6 jun. 2013

Recordando a Noah

El verano pasado, un alumno del Programa de Educación Secundaria y Superior, tenía un peso en el corazón. Henry decidió contactar con el manager de LWB encargado del programa y le habló sobre su amigo Noah, un chico de 15 años listo y decidido, que vivía con sus abuelos.

Los abuelos de Noah le querían mucho y querían ayudarle a cumplir su sueño de estudiar, pero eran extremadamente pobres y no podían pagarlo. Henry incluso se ofreció para compartir con su amigo sus fondos de su apadrinamiento de LWB, pero se decidió que Noah fuera nuestro alumno también. Y así, Noah empezó el nuevo curso en agosto de 2012.

Cuando el curso escolar empezó, el manager del programa quedó con ambos chicos para darles su primera paga de LWB para que pudieran pagar sus gastos de manutención y materiales. Noah estaba que no cabía en sí de la alegría y decía que era como un sueño. En su primera carta a sus padrinos decía:

Siento el profundo cariño que me enviáis desde el otro lado del Océano Pacífico al este de la costa. Puedo seguir estudiando con todo este cariño, puedo perseguir mi sueño. Gracias a esta carta, puedo tener la oportunidad de expresaros toda mi profunda gratitud.

Cuando empezó el trimestre de invierno, el manager de LWB volvió a quedar con él. Su abuela deseaba corresponder de alguna forma a los padrinos de su nieto, para mostrarles su apreciación. Se le aseguró que el éxito de Noah era regalo más que suficiente para los padrinos. En una carta reciente, Noah les escribió a sus padrinos contándoles sus experiencias en una ceremonia escolar esta primavera: 

Recuerdo la tarde en que todos los alumnos nos reunimos en el pabellón deportivo. Los profesores estaban en el escenario y llevaban con ellos dinero de becas y otros premios, y no dejaban de sonreirnos. Me picaba el corazón porque no sabía si sería yo uno de los ganadores. Y justo cuando me sentí muy defraudado porque mi nombre no había sido dicho, sonó bien claro por el micrófono! Me quedé en shock. Había ganado un premio! Todo mi esfuerzo y mis estudios estaban siendo recompensados. Avancé con grandes pasos hacia el escenario y cogi mi premio con ambas manos. Cuando volví a mi asiento no había manera de tranquilizarme.
Qué día más alegre para Noah, fue distinguido y premiado ante todos sus compañeros!

Noah perdió la vida trágicamente a principios de mes en un accidente de coche. Nos consuela saber que pudo alcanzar muchos de sus sueños. Pudo ir al colegio, pudo estudiar, e hizo que sus abuelos estuvieran muy orgullosos de él. Se esforzó mucho y fue recompensado por sus profesores que reconocieron su buen trabajo. Cuando falleció, el hospital donde estaba preguntó a la familia si deseaban donar las córneas. La donación de órganos en China es rarísima, pero la abuela sabía que el objetivo de Noah en la vida era ayudar a los demás, así que dio el permiso. Dijo: "A él le ayudó mucha gente mientras vivía," y le habría gustado ayudar así también.

Estamos muy orgullosas de todo lo que ha conseguido Noah y conmovidas sabiendo que tanto el receptor de órganos, como sus amigos, familia y todos nosotros que somos su familia extensa de LWB, hemos sido tocados por su naturaleza generosa y su deseo de ayudar a los demás.

No hay comentarios: