29 oct. 2013

Con nuestra más profunda gratitud

suz2
Hoy quiero dar las gracias publicamente a una de nuestras increibles voluntarias - Suzanne Damstedt. La primera vez que tuve el honor de conocerla fue por teléfono en el año 2006, cuando estaba en pleno proceso de adopción de un niño mayor que había sido ayudado por LWB. En aquel entonces ya era madre de seis hijos, y estaban intentando aprender todo lo que pudiera sobre adopción. Todavía recuerdo esa llamada porque su bondad y su genuina naturaleza eran obvias en cada palabra que decía. Me alegré muchísmo cuando ella y su marido llevaron a casa a su nueva hija, y desde entonces han adoptado a tres niñas mayores de China.


Poco después de que la primera hija de Suzanne llegara a casa de China, empezó a trabajar de voluntaria en LWB. Su pasión y su compromiso por los niños era tan evidente en 2008 que le pedimos que fuera directora voluntaria de programa, gestionando el programa de Nutrición y Asistencia al Orfanato. Me llevaría horas y horas describir todos los fantásticos proyectos que ha coordinado para los niños: desde proporcionar cunas seguras y buenos abrigos hasta incubadoras y ropa nueva, Suzanne solía ser la primera persona de LWB con la que la gente hablaba cuando querían hacer un proyecto para el orfanato de su hijo o hija.

suz3

Suzanne también ha ayudado a reforzar nuestro programa de fisioterapia proporcionando los equipos y los especialistas para los cursos de formación, y ha coordinado la contratación de cuidadoras extra y las visitas fijas de médicos en orfanatos rurales. Además de todos los proyectos que gestionaba, sus habilidades recaudatorias se convirtieron en legendarias entre nosotras. Allá por el año 2008, cuando LWB ganó por primera vez el Chase Giving Challenge en Facebook, fue ella, Suzanne, la que estaba detrás de todo organizando votos y animándonos cada día. Siempre pensaba en nuevas maneras de recaudar fondos para los niños, entre ellas, la de participar en un concurso patrocinado por Ford Focus que hizo que tuviera que conducir por todo el noroeste de los EE.UU. para ganar 10.000$ que se destinaron a la compra de papilla infantil. Era dedicación pura con el objetivo de cambiar la vida de un niño.

Este otoño Suzanne ha decidido volver a la universidad, y por ello ha tenido que tomar la difícil decisión de dejar su puesto como directora de LWB. Me entristece enormemente tener que dejarla marchar, pero le doy las gracias por haber tenido el honor de trabajar con ella durante tanto tiempo. Suzanne es creativa, inteligente, y con un corazón de oro. Es una defensora incansable de la adopción de niños con necesidades especiales, y sé que hay muchos niños que están con sus familias gracias a su ayuda.

Muchas gracias Suzanne - de todos los que formamos LWB. No hay palabras suficientes para decirte lo agradecidos que estamos por todo lo que has hecho en nombre de los niños.
suz1



Amy Eldridge, CEO



No hay comentarios: