26 nov. 2013

La única esperanza para John


En LWB, tratamos siempre de ser lo más respetuosas posible con los niños de nuestros programas. Pensamos que hay que tratarlos siempre con dignidad, y por eso, muchas veces dudamos si hablar públicamente de algunas necesidades médicas pues creemos que deben ser privadas. Sin embargo, hoy voy a hablar de un pequeño que está en una familia de acogida en el campo y que necesita un hogar permanente para sobrevivir. Y como lleva su expediente más de dos años en la lista compartida sin que nadie lo haya bloqueado, voy a romper nuestra regla y voy a hablar de lo que tiene abiertamente, porque creo que en este momento su vida es lo más importante. Este niño de ocho años es demasiado especial como para que no pueda recibir la atención que merece.

FJohn1

Conocimos a John cuando tenía solo cinco años. Supimos que le habían abandonado después de una operación fallida de meningocele que le ha dejado como secuelas unas piernas débiles y unos pies que se tuercen hacia los lados. Por desgracia, también le dejó con problemas de control de esfínteres. A principios del año 2010 fue a ver a un médico en la provincia de Henan que le colocó quirúrgicamente algo llamado un cateter o sonda suprapúbica. Basicamente consiste en una sonda larga que sale del abdomen del niño, por encima de su ombligo. La orina evita así la vegiga y drena constantemente en una bolsa que debe llevarse atada a la cintura. En una situación ideal, la colocación de esta sonda debería haber sido una medida temporal y John tendría que haber tenido acceso a la atención médica de forma constante, nuevas sondas y bolsas limpias.

FJohnstanding
Pero ese no ha sido el caso para este pequeño. Vive en una zona realmente rural de China, donde la atención médica frecuente no está disponible, y por esto, John se ha visto forzado a vivir con un largo cateter de forma permanente (ver foto de arriba) que gotea pis constantemente al suelo. Él nos dijo que lo que más quería del mundo era ir al colegio, y por eso lo organizamos todo para inscribirle. Pero cuando lo hicimos y después de su primer día en clase, el colegio nos dijo que no volviera nunca más porque "olía demasiado." John se quedó apabullado, y a la mínima oportunidad que tiene, hace como que va al colegio porque lo que más quiere en este mundo es aprender a leer. Su abuelo de acogida le está enseñando algunos caracteres chinos, pero el sueño de John de ir al cole no ha desaparecido.

FJohn10June

En septiembre de este año, John se puso extremadamente enfermo. Su cateter se había infectado y empezó a vomitar, no podía ni comer ni andar. Le llevamos urgentemente al mejor hospital infantil de su provincia, pero vieron su cateter y dijeron que no podían ayudarle. El tubo estaba demasiado infectado y dijeron que necesitaba que le vieran los mejores especialistas y que ellos no podían proporcionarselos. Nos alegramos muchísimo cuando uno de los mejores urólogos del mundo accedió a verle, y afortunadamente este cirujano iba a estar en Suzhou, China, para un viaje médico, poco después de que John enfermara.
FJohnwbag

Nuestras voluntarias estuvieron allí cuando John se subió al tren para ir a Suzhou, y nos han dicho lo increiblemente deprimente que fue el momento, viendo como este niño tan increíble estaba frente a ellas, con su bolsa de orina goteando todo el suelo, y todo el mundo que pasaba por allí mostraba su cara de asco. De hecho, cuando John llegó al hospital de Suzhou, su cuidadora contó a los cirujanos que John era abiertamente rechazado por su comunidad. Les dijo que nadie quería estar cerca de él y que John tenía el ánimo triturado.

Cuando John supo que uno de los mejores cirujanos del mundo iba a verle, le creció la esperanza en el corazón. Y recibimos esta maravillosa foto suya con su médico.

FJohndoc

Tristemente, cuando el cirujano lo examinó, vio que la operación que deseaba hacer no iba a ser posible hacerla ya que cuando le dieran el alta volvería a su casa de acogida, en pleno campo, sin acceso a médico alguno. Dijo que sería un riesgo demasiado grande para su vida hacer algo que no fuera sencillamente cambiar su cateter actual por uno más pequeño para parar el goteo.

Su médico me escribió y me dijo que este niño NO TENÍA esperanza alguna si no era adoptado. No podrá sobrevivir a largo plazo en la zona rural donde vive en acogida. Necesita una familia propia que le de el acceso al tratamiento médico que necesita. El cirujano quedó tan conmovido por este pequeño que nos escribió estas palabras:

"John tiene espina bífida tratada en China. Está siendo cuidado por una pareja anciana de 70 años. Hace tres años, estuvo en el hospital y le pusieron un tubo suprapúbico 20F. El tubo nunca ha sido cambiado. El hospital local rechaza hacer algo al respecto según nos cuenta la cuidadora que le ha traído a Suzhou. Puede andar pero con dificultad debido a abnormalidades neurológicas. Hace un año, se cayó y se rompió la cadera.

Este niño es tímido y obviamente infeliz. Sin embargo, es muy inteligente. Intenté animarle hablando de su futura carrera como jefe, lo que le hizo sonreír. Otros miembros del equipo pasaron un buen rato hablando con él, y él los aceptaba abiertamente. John no ha recibido educación alguna y no tiene vida social. Está condenado por su entorno y nadie de su comunidad quiere estar cerca de él. Necesita recibir una educación adecuada.

Practicamente, este niño está muriendo de todas las formas posibles. Está sufriendo física y emocionalmente. La desesperanza en sus ojos me ha motivado a escribir este email. Los cuidados urológicos son tan solo una pequeña parte del cuadro, y serían lo de menos si su vida va a seguir así. He trabajado con huérfanos enfermos muchos años, y no recuerdo cuándo fue la última vez que me sentí así. Este niño está sufriendo no solo físicamente, está sufriendo emocionalmente todos los días. Está dandose cuenta de que no hay esperanza para él ni puede confiar en el mundo. Creo que está abandonando. Cuando le dije que seguía necesitando llevar el tubo su mirada parecía decir: '¿lo ves? sabía que no me ibas a ayudar'. Le dejé en Suzhou para que volviera a la China rural sin ningún plan en firme para poder darle esperanza."

John necesita desesperadamente una familia que pueda proporcionarle los cuidados médicos que necesita para poder tener un futuro real. Necesita una familia que comprenda que nunca ha ido al colegio a pesar de que tiene ocho años. Necesita una familia que se de cuenta de que durante casi toda su vida, lo único que ha escuchado es que no merece una oportunidad.

Creo firmemente que hay una familia ahí fuera para cada niño huérfano. Te pediría que pasaras este blog a cualquiera que sepas que está tramitando una adopción por pasaje verde ¿quién sabe si su familia está por aquí?

~Amy Eldridge, Chief Executive Officer

John tiene una beca de adopción de 2.000$ para ayudar con los gastos del proceso. También se pueden hacer donaciones para ampliar esta beca. Puedes hacer un ingreso por paypal (arriba de este blog a la derecha) o en esta cuenta de banco Bankia: 2038 1865 43 6000 280 657 poniendo en el asunto "Fondo Beca Adopción John de Fuyang"

Hemos hecho un pequeño vídeo sobre él: http://youtu.be/QwfC4BglajM

Para leer más blogs sobre John, por favor, pincha en estas entradas: "Escalando Montañas", "John siempre hacia delante" y "El país de la colcha... y más allá"


Love Without Boundaries aboga por la adopción pero no es una agencia de adopción o ECAI. Para saber más, contacta con tu ECAI, allí te explicarán y te darán toda la información que necesites sobre el Programa de adopción por Pasaje Verde de China




No hay comentarios: