10 abr. 2014

Visitando familias de acogida

En mi reciente viaje a China pude visitar varios de los programas de acogida familiar que gestionamos allí. Actualmente, LWB tiene programas de acogida en 18 ciudades chinas y siempre tratamos de expandirnos y abrir más en nuevos sitios porque tenemos la firme creencia de que los niños están mucho mejor siendo cuidados por una familia.

JPEG Image (56882)

En cada lugar visito siempre tanto el orfanato local como los niños en acogida. Una y otra vez me asombran las diferencias de desarrollo entre los dos grupos de niños. Los niños necesitan familias - así de simple y llano es. Y ahora, con el cambio radical en la población de los orfanatos, donde casi todos los niños tienen necesidades especiales, creo que es más importante que nunca que los huérfanos vivan dentro de sus comunidades para que todo el mundo pueda darse cuenta de lo increíbles que son.

El acogimiento familiar es, ante todo y sobre todo, hacer que los niños puedan desarrollar los tan esenciales vínculos afectivos, pero también es un modo poderoso de hacer que los corazones de las personas de esa comunidad cambien también. 

Creo que os gustará leer sobre algunas de las familias que hemos visitado, empezando por un maravilloso niño de 12 años llamado Ty. El diagnóstico oficial de Ty es dispraxia, y en todo el tiempo que le he conocido, siempre ha hecho todo lo posible por caminar. Cuando le conocimos por primera vez en el orfanato hace muchos años, era un niño extremadamente tímido que se pasaba todo el día sentado en una cuna de madera.

IMG_6572 
Ty con su abuela

Ty está con una familia de acogida maravillosa que le han aceptado completamente. Está particularmente unido a su abuela, que nos dijo que ella le ayuda a practicar su caminar todos los días. Ty estaba muy orgulloso enseñándome lo fuertes que tiene ahora sus piernas. La abuela me dijo la alegría que Ty les da a todos y lo mucho que les gusta hablar a los dos. Varios vecinos se acercaron mientras estábamos allí, y todos nos dijeron lo buen chico que es. Me alegró mucho poder visitar esta casa ya que mostraba claramente que aunque Ty tiene una necesidad especial obvia, es un miembro absolutamente bien aceptado en su pequeña comunidad. Ha tocado corazones de muchas y hermosas formas.

También nos encantó visitar la casa de Neil. Este chico tiene una fisura labial operada y también era muy sociable y divertido. Jugó mucho rato con mi hijo Patrick y cuando llegó la hora de marcharnos, dijo: "Por favor GeGe (hermano mayor), quédate y juega conmigo más."

IMG_6334 
Neil ha hecho un nuevo amigo.


El abuelo de Neil nos dijo que era muy listo y que empezaría el cole en otoño. Cuando llegó la hora de irnos, fue corriendo a la casa solo y me trajo un montón de flores silvestres que había cogido en la montaña a principios de esa semana. Quedaba claro que Neil comprendía perfectamente que ese era su HOGAR, y que trataba de hacer que las visitas se sintieran bienvenidas. De nuevo, me sentí muy agradecida porque su comunidad y sus amigos le hubieran aceptado completamente a pesar de haber nacido con una necesidad especial visible.

IMG_6346 
Neil: un fantástico anfitrión


Admito que no todos los niños disfrutaron con nuestra visita. Parecía que nosotras, las señoras de pelo rubio y nariz grande, éramos o queridas enseguida u odiadas en cada casa dependiendo de lo rápido que pudiéramos sacar nuestra bolsa con juguetes a la vista. Pero incluso cuando mi presencia hacía llorar a los niños, me tranquilizaba mucho ver a quién corrían en busca de consuelo o protección.

La pequeña Grace, por ejemplo, que nació albina, una necesidad especial que suele conllevar un gran estigma en China. Yo no sabía que tenía auténtica fobia a los peluches, así que cuando me acerqué a ella inocente y le llevé un pony de peluche, hice que se pusiera a gritar desconsolada y que saliera pitando a buscar la seguridad de los brazos de su madre. Su madre de acogida nos dijo que Grace siempre le habían asustado los peluches y que esa era la razón por la que me echaba con las manos nada más llegar yo con uno de los ponys a la vista. A pesar de que Grace probablemente nunca me perdonará este error, me encantó ver que tenía una madre que no sólo sabía qué era lo que le daba miedo sino que también sabía cómo consolarla. En unos minutos la madre la calmó y la convenció de que ella y su hermanita de acogida estaban a salvo. (Nota importante a mí misma: si alguna vez Grace es adoptada, me aseguraré de que sus padres nos encuentren a nosotros primero puesto que de otro modo el día de la adopción puede ser muy traumático si los padres todo inocentes se presentan con un peluche para conocerla!)

IMG_7082

La última familia sobre la que me gustaría hablaros es la de Ita. Su madre lleva acogiendo a niños de LWB durante muchos años, y los niños siempre han florecido a su cuidado. El año pasado cuando la visité, acababa de decir adiós a sus dos hijos de acogida a la vez, pues ambos fueron adoptados en el extranjero el mismo día. Su dolor era desolador y lo sentí muchísimo por ella, ya que entiendo absolutamente que lo que les pedimos a estos padres maravillosos que hagan es tremendamente difícil. Les pedimos que quieran a los niños como si fueran suyos, y luego han de dejarlos marchar cuando son asignados a familias permanentes. Qué trabajo tan emocionalmente duro! Por eso, muchas de estas madres son mis heroinas.

Me alegré mucho cuando este año pasé por su casa y la vi sonriente con la pequeña Ita en sus brazos. Ita fue dada de alta de nuestra Casa de Curación de Anhui después de haber sido operada de su fisura labial. Según me acercaba a la casa y vi a Ita acurrucarse en los brazos de su madre, pensé: "Esto es lo que es la acogida familiar. Esta imagen que tengo delante lo resume todo, esto es lo que tratamos de hacer con la crianza en un hogar. Nunca dirías que esta niña tan preciosa es huérfana... en lugar de ello, solo ves una madre con su hija, ambas queriéndose mucho."

IMG_6886 
Ita en brazos de su madre de acogida


Hoy quiero dar mis más profundas gracias a todos los que apoyáis tan importante programa. Veo una y otra vez el regalo sin precio que estáis dando al corazón de un niño. Estáis cambiando vidas de una forma muy real y maravillosa.

~Amy Eldridge, Chief Executive Officer

Los apadrinamientos al programa de acogida son 30€ al mes (40$). Por esta cantidad puedes ayudar a que un niño deje la institución y pueda ser cuidado en una familia. Los padrinos reciben informes MENSUALES con fotos de su ahijado/a para poder seguir sus progresos. Los managers locales de LWB visitan a los niños todos los meses para poder seguir de cerca su situación.

No hay comentarios: