24 nov. 2014

Merece la pena el riesgo

¿La adopción de un niño mayor conlleva un riesgo mayor tanto para el niño como para la familia que se va a crear? Esta pregunta me la hice a mí misma hace dos años cuando estaba valorando el expediente de una niña mayor que vivía en un orfanato de China, en la ciudad de Changzhi.
A los padres suele preocuparles que los niños más mayores tengan problemas de apego que les dificultará la vinculación con su nueva familia. A mí me preocupaba esto.

Los padres también dudan porque saben que la vida en un orfanato a veces crea una serie de conductas institucionalizadas que hacen muy difícil ser padres de ese niño. También me preocupaba esto.

Me pasé mucho tiempo leyendo sobre la adopción de un niño mayor. Hablé con padres que habían vivido esa experiencia. Investigué sobre el apego y los problemas post-institucionales. Me sentía preparada y formada. Sabía que la adopción de un niño mayor sería difícil. Me metí en ella con los ojos muy abiertos, sabiendo que iba a ser un gran reto tanto para mí como para Abby, y entonces...

... fui gratamente sorprendida!

El día 3 de septiembre de 2013 me encontraba esperando en la oficina de Asuntos Civiles de Taiyuan, China. Enseguida escuché a nuestra guía emocionada anunciando que Abby... ¡mi hija!... estaba llegando a la sala. Recuerdo tratar de no llorar por todos los medios cuando entró. Fue muy valiente. En el momento en que atravesó la puerta, estaba literalmente dejando atrás todo lo que conocía. Ahora sí me cuenta que estaba asustada, pero desde luego que no lo parecía. Durante todo el año que ha pasado he pensado muchas veces que entró en esa habitación y me entregó su corazón... por completo, sin dudas, con una fe absoluta en que lo que se le presentaba era mejor que lo que dejaba atrás. Parecía saberlo.... parecía comprender que necesitaba y quería una familia.
Este último año la he visto crecer. Ciertamente ha crecido mucho, está más alta y fuerte, pero también ha crecido en madurez y seguridad. Ya se ha ido la niña que no sabía qué hacer con sus brazos y con sus piernas cuando la cogía en brazos... ahora es la mejor 'abrazadora' de nuestra casa! La niña que no entendía una sola palabra de inglés se ha ido... aprendió a hablar con total fluidez en dos meses! Se fue la niña que lloraba porque era lo suficientemente mayor como para comprender que quizá nadie vendría a por ella... y ahora tiene muchísima gente que la quiere y una familia que la adora!
En el momento en que Abby fue adoptada, se había pasado ocho años dentro de las cuatro paredes de un orfanato. Sí, podía haber llegado con problemas de apego... pero no los tenía. Sí, podía haber mostrado una miríada de conductas post-institucionalizadas... no he visto ni una. Lo que veo es a una niña que necesitaba y quería desesperadamente una familia. El último año Abby ha salido adelante. Se ha adaptado a la vida en EEUU y está aprendiendo a confiar en la gente que la quiere tanto.
Abby cuando era alumna de la escuela Cree En Mí de Changzhi

Muchos de los niños del orfanato de Changzhi que tienen los papeles preparados son mayores. Creo que este orfanato empezó con el programa de adopción internacional en el año 2010, así que hay muchos niños mayores que esperan su oportunidad de tener una familia. Gracias a internet, Abby está en contacto con muchos de sus amigos de Changzhi que han sido adoptados y viven en EEUU. Es impresionante lo bien que todos y cada uno de esos niños se han adaptado. Todos ellos han sido una enorme alegría para sus familias!

En estos momentos hay dos niños mayores en Changzhi que están esperando y deseando ser adoptados. Estos peques necesitan a alguien que los quiera, alguien que luche por ellos, alguien que los haga sus hijos. Sé de primera mano que adoptar a un niño mayor puede dar mucho miedo, pero puede que tú también te sorprendas muchísimo.

Por favor, mira a Tomás y a Yago en estas fotos... son mayores y llevan esperando demasiado tiempo tener una familia propia. Ojalá te estuvieran esperando a tí.
 Lee más sobre Tomás en "Tomás: ocho es genial"

Lee más sobre Yago en su último blog "Yago: lleno de determinación." Yago también tiene una Beca de Ayuda a la Adopción de 4.000$


~Jennifer Strickland es la madre de Abby, antigua alumna de la escuela Cree En Mí de LWB en Changzhi donde era conocida como "Victoria"

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Preciosa historia y felicidades a la familia de Abby. Yo tsmbien he oido que la adaptacion de los niños mayores es increiblemente buena. Nuestro encuentro tambien fue en Taiyuan y nuestro hijo tenia dos años y nueve meses era casi un bebe pero parecia que ya nos conocia no nos extraño nada,cuando salimos del registro iba en mis brazos muy agusto. Ojala estos peques un poquito mas mayores pronto encuentren a sus papas seria el mejor regalo de navidad para ellos y para sus familias.

Fundacion LWB - Amor Sin Fronteras dijo...

Como decimos en el mundo adoptivo, hay que estar preparado para lo peor y desear lo mejor. Con preparación, todo es posible. Y los niños mayores necesitan mucho una familia! Será uno de mis deseos para navidad, que más familias se abran a los niños más mayores!

Anónimo dijo...

Mi hija también era "mayor", pero solo tenía 8 años, y en el fondo era una niña con ansias de una familia y todo el amor del mundo. Como eso lo teníamos a manos llenas en casa, la experiencia no pudo ser mejor. Ahora cinco años después se está convirtiendo en una mujercita, orgullosa de su origen y perfectamente adaptada a la vida familiar y escolar. Ahora parece que lleva la vida entera con nosotros y no puedo imaginarme la vida sin ella. Animo a todos los que lean esto que no tengan miedo, que con los hijos hay que trabajar dia a dia para hacerlos personas de bien, pero da igual la forma en la que esos hijos llegan a nosotros, eso va a ser igual

Fundacion LWB - Amor Sin Fronteras dijo...

Cómo nos alegra leer tus palabras! Muchas gracias por compartirlas!