2 sept. 2015

Doce años de amor sin fronteras

La semana pasada Love Without Boundaries celebró su decimosegundo aniversario tocando vidas en China. Estaba tan ocupada trabajando en distintos proyectos que sólo me dio tiempo a pensar "Guau" antes de volver a ponerme manos a la obra en lo que estaba haciendo. Pero este fin de semana pasado fui a mi oficina y empecé a mirar archivos antiguos, a sacar fotos de los niños a los que hemos tenido el honor de ayudar de algún modo, y a pensar el impacto que todo esto ha tenido en mi propia vida.
baby (1)
Los niños que han pasado por las manos de LWB han tocado mi corazón de formas que nunca habría imaginado. Cuando mi deseo de ayudar en China empezó, me senté con una amiga y le hablé de lo asustada que estaba de dar ese paso de crear una organización formal y registrada. Recuerdo decir que si de algún modo podíamos ayudar aunque fuera a unos pocos niños gracias a nuestro esfuerzo, sería maravilloso. Ella me dijo que cuando pedía sabiduría para saber cuáles deberían ser nuestros siguientes pasos, de pronto imaginaba la carita de miles de niños. Eso me hacía reír y recuerdo que le contesté que me parecía una sobrestimación de lo que podíamos llegar a hacer.

Este fin de semana, doce años después, he recordado sus palabras y me ha emocionado darme cuenta de que su visión se ha hecho realidad. Miles de niños han sido de veras ayudados por LWB, y me han enseñado más sobre la capacidad de decisión y fortaleza del espíritu humano, que cualquier adulto que conozco. Probablemente nunca serán portada de revistas famosas, o héroes del momento como muchos atletas o actores, pero eso es realmente lo que son. Héroes silenciosos, o como indicaba el lema de una camiseta sobre adopción: "Más valiente que la mayoría".
Brave
Cuando pienso en la gente que me inspira, los niños me vienen a la mente antes que ninguna otra persona. Niños como Jenny, que nació con múltiples problemas médicos que requieren hospitalizaciones frecuentes y operaciones. Cuando supimos de ella por primera vez al llamarnos su orfanato, nos dijeron que sabían que fallecería sin nuestra ayuda. Casi la perdemos varias veces mientras estaba a nuestro cuidado, su cuerpo volvió a infectarse por completo y aún así, de algún modo, esta niñita tan pequeña encontró la fuerza dentro de sí para seguir luchando. Ahora ha sido adoptada y sigo a su madre en Facebook, luego puedo seguir sabiendo de ella. Jenny sigue necesitando mucha atención médica pero siempre entra en el hospital con sus coletas y una enorme sonrisa, llevando una bolsa de patatas fritas tan grande como ella.
Jenny (2)
Siempre que empiezo a sentirme frustrada o cansada, pienso en Jenny y me digo a mí misma que si ella ha podido enfrentarse a su día a día con tanto entusiasmo después de todo por lo que ha pasado, desde luego que yo también puedo.

Pienso en niños como el pequeño Scotty, al que conocí en un orfanato rural de la parte oeste de China. Sus cuidadoras no tenían biberones especiales para fisurados y trataban de darle de comer con una cucharita de café. El peque estaba cada vez más y más débil. Cuando me acerqué a su cuna, abrió la boquita y empezó a llorar. Pero estaba tan debilitado que no emitía ningún sonido. Cogió mi dedo con su manita y me miró directo a los ojos, su mirada me hizo saber que se estaba cansando de luchar solo. El comienzo de su vida había sido una lucha constante por sobrevivir, y aún así, no se dio por vencido.

Niños como Scotty deberían recordarnos que todo niño nacido depende por completo de los mayores para sobrevivir, y los adultos de todo el mundo les fallamos una y otra vez. Este fin de semana pasado encontré esta foto de Scotty hecha un mes después de que entrara en nuestros programas y se me saltaron las lágrimas.
Scotty laugh
Todos los niños merecen sentir esas obvias emociones de alegría y amor... pero para millones de niños que viven en situaciones muy duras, eso no es así.
Dominic Healing
Todos deseamos que llegue el día en el que no haya más huérfanos, o que no haya niños viviendo en la pobreza ¿no es así? Pero soy lo suficientemente realista como para saber que siempre habrá niños que sufran y por eso siempre harán falta organizaciones como LWB.
landon2
Es fácil pensar "¿Pero qué puedo hacer yo?" cuando las cifras que vemos son tan devastadoras, y aquí es donde voy a poner una de mis citas preferidas, porque en estos doce años he aprendido la profunda verdad que encierran sus palabras:

Para el mundo puede que seas una persona más, pero para una persona, tú puedes ser el mundo.
Contentment (8)
Todos en LWB nos hemos dado cuenta que es perfectamente posible cambiar el mundo a mejor, un niño cada vez. Ayudar a Jenny a que siguiera viva hasta que fue adoptada ha sido una satisfacción que no puede ser medida. Ayudar a Scotty a que tuviera una segunda oportunidad es un regalo que llevaré en mi corazón para siempre. Cada vida individual lo merece por completo.
Foster Care Welcometomyhome
Hoy quiero dar mis más profundas gracias a todas las increíbles voluntarias, miembros de los equipos, donantes y amigos que han creído en nuestra visión de llevar esperanza y curación a los niños que lo necesitan. Nada de este trabajo habría sido posible sin una completa comunidad de personas uniéndose para invertir en las vidas de los niños. Doce años y Love Without Boundaries se ha convertido en una preciosa red internacional de miles de personas comprometidas. El poder trabajar junto a tanta gente impresionante e implicada, es absolutamente extraordinario.
lovely smile
Feliz Cumpleaños LWB! Has superado mis sueños con creces! Y ahora que empezamos el decimotercer año, no dejemos nunca de creer que cada niño nacido merece ser amado y que cada vida que tocamos es un regalo.
amy
~Amy Eldridge, Chief Executive Officer

No hay comentarios: