22 ene. 2016

Desde Shanghai con amor

Desde hace casi dos años he tenido la increíble oportunidad de conocer a los niños apadrinados por LWB que han venido a Shanghai para recibir tratamiento médico en uno de los mejores hospitales pediatricos de China, el Hospital Infantil Universitario de Fudan.
Sherri Patrick nanny
Visito el hospital dos o tres veces a la semana, y tomo en mis brazos y consuelo a los niños que están allí para someterse a tratamientos médicos que asustan bastante. Mi hija de 15 años, Kelci, se pasa casi todos los sábados en el hospital ayudando a llevar abrazos y sonrisas a los niños y a las cuidadoras.

Kelci holding baby
Cuando empecé a ser voluntaria para LWB, me di cuenta enseguida que los hospitales de China esperan más de los familiares de los pacientes que en los hospitales occidentales. Aquí, un familiar debe quedarse a pie de cama constantemente y traer la comida/papilla y dársela al niño, cambiar pañales y sábanas, dar las medicinas, poner el termómetro, y bañar y vestir al pequeño.
2015-06-05 Patrick (3)
Si el niño es huérfano, una cuidadora del orfanato tiene que quedarse con él y hacer todas estas tareas. Si el orfanato no puede prescindir de una cuidadora, LWB la contrata para el niño.
Patrick nanny 11.18.15
En cada habitación del hospital hay cinco camas, cada una tiene una silla plegable que se convierte en un camastro.

hospital room Shanghai
Este hospital está casi siempre lleno al total de su capacidad, lo que quiere decir que hay como mínimo diez, y generalmente hasta quince, personas compartiendo una habitación ya que la mayor parte de los niños tienen a dos o tres familiares que se quedan con ellos. A veces, cuando el hospital está muy lleno, las camas con los niños enfermos se alinean en los pasillos.

hospital hallway
Cada habitación de hospital tiene un retrete con un lavabo, pero no hay duchas. Las cuidadoras lavan las ropas en el lavabo y las cuelgan por la habitación para que se sequen.

Como te puedes imaginar, no suele haber momentos privados o tranquilos en este hospital tan abarrotado donde cada cuidadora trabaja muy duro para cuidar a un niño enfermo 24 horas al día durante 7 días a la semana. Kelci y yo tratamos de ayudar a las cuidadoras y mostrarles nuestro aprecio llevándoles comida fresca, artículos de aseo, mantas, etc. Mis mensajes de texto al móvil favoritos son los que recibo de las cuidadoras pidiendome algún pastelillo o cualquier otra indulgencia para ella o para el niño!
hospital hallway 2
Cuando hacemos la vista aliviamos temporalmente a las cuidadoras de sus responsabilidades en el cuidado de los niños, de modo que pueden salir fuera y darse un paseo, comer en el restaurante de al lado o lavar sus ropas. Trabajamos junto a las cuidadoras para idear soluciones que cubran las necesidades de los niños. A veces, un niño con problemas de alimentación necesita un biberón distinto o con una tetina diferente; a veces nuestros pequeños pacientes necesitan guantes para que no se quiten los tubos de oxígeno o las vías.. Yo proporciono estos artículos sin tener que usar los fondos de LWB porque acudo a la generosa comunidad internacional de Shanghai para que donen.

Cada niño es único y deja una impresión permanente en nosotros. Me gustaría poder tener espacio para poder compartir algunos de los preciosos momentos que he pasado con cada niño, pero destacaré algunos de ellos.
Kelci reading 
Alissa y Kelci leyendo un libro juntas

Siempre me acordaré de la expresión de asombro de Alissa cuando le dimos un libro. Alissa quedó hipnotizada mientras Kelci se lo leía por primera vez y luego insistió que se lo leyera una y otra vez. Disfrutó tanto teniendo una "hermana mayor" que le leyera, que finalmente pensé que este libro era quizás el primero que había tenido nunca.

Celia 
Celia
Celia me conmovió con su corazón sincero y cariñoso. Tan pronto como me vio entrar en la habitación en mi tercera visita, me regaló una sonrisa enorme y corrió hacia mi con los brazos abiertos. Durante la hora que siguió, Celia estuvo acurrucada en mi regazo y me abrazó. Si algún día necesitara motivación para volver al hospital, desde luego que Celia la proporcionaba!

Sherri Luna 
Con Luna Corazón de León

Luna llegó a Shanghai con un aspecto que parecía que el dolor y la lucha por sobrevivir a su cardiopatía estuvieran a punto de romperla. Un día, cuando acariciaba su carita mientras nos mirábamos la una a la otra en silencio, le cayeron dos lágrimas por toda su mejilla. En ese momento observé la profundidad de su tristeza y sentí un gran dolor en mi alma. Sigo sin poder pensar en ese momento sin llorar. Es un alivio que esta pequeñita encontrara la fuerza para sobrevivir a su compleja y arriesgada operación de corazón y a las semanas de aislamiento en la UCI. Ahora ha vuelto a planta y está sanando física y emocionalmente. Ahora, cuando acaricio su carita, me sonríe y se me hincha el corazón.

Sherri Cornelius 
Llevando a Cornelius pasillo arriba, pasillo abajo
Cornelius es el niño responsable de que esté completamente en forma. En las más de seis semanas que ha estado en el hospital, me he hecho varios kilómetros llevándole en brazos pasillo arriba, pasillo abajo, porque le encantaba que le cogieran y ver qué es lo que pasaba en el mundo más allá de su habitación.

Cornelius 1.7.16
Me di cuenta de que Cornelius había robado muchos corazones un día cuando un grupo de padres me rodearon para hablar sobre su encnato y su inteligencia, y para soñar sobre su futuro. Una persona predijo que Cornelius será un atleta porque es muy fuerte y alto para su edad, mientras otra persona creía que sería un pianista porque tiene los dedos muy largos y gráciles. No obstante, me temo que Cornelius no tendrá ese futuro brillante y longevo que todos le deseamos si no le adoptan pronto y recibe el trasplante de hígado que necesita.

Kelci Bobby 
Kelci acunando a Bobby
La dura y dolorosa realidad de consolar y cuidar a los niños críticamente enfermos es que a veces debemos enfrentarnos a la pérdida.  Lloramos a Bridget, a Bobby y a Joel, cuyas vidas terminaron demasiado pronto. Kelci estaba especialmente unida a Bobby, que era un niño tan lleno de sonrisas que era difícil creerse lo muy enfermo que estaba. Cuando falleció, la primera reacción de Kelci fue alejarse del hospital. Sin embargo, cuando trabajamos juntas la pérdida de Bobby, Kelci y yo hablamos sobre lo desolador que sería que la muerte de un niño pasara completamente desapercibida, sin nadie que sintiera su pérdida o lo echara de menos. Con eso en mente ambas volvimos al hospital, listas para abrazar en nuestros corazones a todos los otros niños que también merecen ser queridos y saber que sus vidas le importan a alguien.
Fabian_01_08_15_hand_2
Y aunque nos hemos enfrentado al dolor, también hemos conocido alegrías inmensas. Hemos abrazado y consolado a Amanda, a Fabian y a Colin, niños que han luchado por respirar y que estaban extremadamente débiles y azules (cianóticos) antes de ser operados del corazón. Les hemos animado cuando cada uno de ellos salían de sus operaciones y empezaban a sanar, y lo hemos celebrado cuando hemos sabido que habían sido adoptados por familias que los adoraban.

Colin3.15
Me siento afortunada por poder vivir la experiencia de conocer a estos pequeños que han pasado por tanto y que tanto me inspiran con su valor. Cuando cojo en brazos a estos niños me imagino el amor que los ha llevado a las salas del hospital, el amor de gente que probablemente nunca los conocerán en persona. Hace falta una increíble cantidad de fe y empatía para invertir en la vida de un niño cuando no puedes ver en persona cómo se está usando ese dinero.

Sherri Cameron 12.15
Me encantaría que los donantes y padrinos pudieran estar en mi lugar un rato para que pudieran ver cómo están transformando las vidas de esos niños. Es algo precioso poder ver el amor en acción.

Sherri Luna2
~Sherri Cox, Coordinadora médica en Shanghai para Love Without Boundaries

No hay comentarios: