15 jun. 2016

El espíritu indomable de Phillip

A principios de marzo de este año, a LWB le pidieron ayudar a un precioso niño llamado Phillip, de un orfanato de la provincia de Fujian. Había nacido con Tetralogía de Fallot (TdF), una cardiopatía congénita compleja que suele operarse poco después de nacer o algo más tarde mientras se es bebé. Llevamos al pequeño Phillip a Shanghai para que le operaran, y todo el mundo en su planta del hospital quedó prendado con su sociable y viva disposición. Phillip recibió tan fundamental operación el día 8 de abril y, como pasa con todos los bebés a los que se opera a corazón abierto, se le puso un ventilador para asistir su respiración.

????????????????
Si sigues nuestro trabajo con regularidad, nos habrás leído decir con frecuencia que tal o cual niño está con respiración asistida (o ventilador). Pero quizá alguien no sepa qué significa esto exactamente. Un ventilador es una máquina que ayuda al niño a respirar. Estas máquinas "respiran" por el niño empujando aire y oxígeno hacia los pulmones a través de un tubo endotraqueal que es colocado en la tráquea durante la operación. Una vez el tubo está bien colocado en la tráquea del niño, es cuando se dice que está "intubado". Este tubo se engancha luego al ventilador, que mantiene los pulmones del niño inflados y previene que los alvéolos (pequeños sacos de aire dentro de los pulmones) se colapsen.

Los ventiladores son, por supuesto, máquinas que salvan vidas en muchos casos: cuando un bebé no puede respirar por sí mismo. Pero al mismo tiempo también pueden dañar los pulmones. Cuando respiramos normalmente, nuestros pulmones se expanden y sacamos el aire. Con un ventilador, el oxígeno y el aire es empujado a los pulmones. Debido a que la ventilación mecánica puede ser dañina, el objetivo es quitar al niño el aparato lo antes posible. En muchos casos un niño puede prescindir del ventilador horas después de una operación, otros pueden necesitarlo hasta el día después, o durante unos cuantos días para ayudar a reducir la cantidad de trabajo que un corazón recién operado necesita hacer. Cuando un niño está listo para prescindir del ventilador decimos que le "extuban", ya que lo que hacen es quitarle el tubo endotraqueal.

Sin embargo, algunos niños sufren infecciones pulmonares graves después de la operación y el fallo respiratorio se vuelve un riesgo muy alto. El caso del pequeño Phillip fue que desarrollo una poco frecuente infección por micoplasma (neumonía atípica) que por lo general, suele darse en personas mayores de cinco años. Es muy raro que un bebé la contraiga, pero por desgraciá Phillip la tuvo. Se puso gravemente enfermo mientras estaba con el ventilador y múltiples tratamientos con antibióticos por vía intravenosa no mejoraron nada su situación.
Phillip 5.12.16
Cada día esperábamos novedades suyas, sobre si ya había pasado lo peor y le habían extubado, pero pasó abril y llegó mayo y todavía no podía respirar por sí mismo. Cinco semanas se convirtieron en seis, y luego siete. Cada vez que trataban de extubarle entraba en fallo respiratorio. Sabíamos que debíamos prepararnos para lo peor y deseábamos con toda nuestra alma que el pequeño Phillip encontrara la fuerza necesaria para combatir esta grave infección.

Casi dos meses después de su operación, finalmente pudo ser extubado y empezó a respirar por sí mismo.
Seguro que habéis oído nuestros gritos de júbilo por todo el mundo el día 27 de mayo! Qué pequeño gran guerrero es!
Nuestras voluntarias en Shanghai han estado visitándole con regularidad, ahora que está fuera de la UCI en una planta normal. Su cuidadora estaba tremendamente contenta de volver a tenerle en sus brazos, y ahora trabaja el triple de tiempo para asegurarse de que Phillip recupera el peso que perdió mientras estuvo en la UCI. Nos asegura de que tiene un super buen apetito!

Ha vuelto a jugar al cucú-tras y a ofrecer su mágica sonrisa a todos los que le rodean. Phillip se ha vuelto uno de los auténticos favoritos del personal del hospital, y tanto personal de enfermería como médicos se pasan siempre a verle para cogerlo en brazos y darle muchos abrazos.

Aunque Phillip parece bastante fuerte y sano, todavía sigue quedándose sin aliento y necesita oxígeno suplementario. Nuestro pequeño superhéroe seguro que aprecia que sigamos llevándole en nuestros pensamientos.

Damos las gracias de corazón a todos los que habéis ayudado con los costes médicos de Phillip. Comprensiblemente sus gastos han sido mucho, mucho más elevados de lo que pensábamos por su prolongada estancia en la UCI con el ventilador, así que seguimos agradeciendo donaciones que nos ayuden a pagar sus cuidados médicos.

Si quieres hacer una "donación de alegría" para celebrar su milagrosa recuperación, puedes dona aquí. Phillip es otro ejemplo más de los niños a los que atendemos, cuyos espíritus son fuertes y se niegan a claudicar, así que, tampoco debemos hacerlo nosotras!

No hay comentarios: