13 jun. 2016

Mejora de la movilidad para Hayden y Ben

Gracias a la generosidad de nuestros donantes y a los esfuerzos de nuestras estupendas voluntarias de LWB hemos podido marcar una diferencia real en las vidas de dos niños con movilidad muy reducida: Hayden y Ben. 
A principios de este año supimos de un niño tibetano mayor que no podía andar y que sólo se podía mover gateando. Nació con diferencia en las extremidades y había perdido a su madre y a su padre poco después de nacer. Vive con sus parientes muy cerca del Everest.

Hayden Tibet crop 3.16
Le pusimos de nombre occidental Hayden, y os pedimos a vosotros, nuestros amigos, que os uniérais a nosotras para ayudarle donando los fondos necesarios para una silla de ruedas y que pudiera así salir fuera de casa, al patio. Nuestra solicitud de ayuda fue respondida de inmediato y la silla de ruedas de Hayden fue completamente pagada. También preguntamos si había algo más que pudiéramos hacer para este niño y su familia, y nos dijeron que, aunque son pobres, tienen lo necesario para vivir.

La familia de Hayden no tiene ningún acceso a ningún tipo de equipos o aparatos para la movilidad reducida o a cualquier otro servicio o comodidad moderna; sólo necesitaban una silla de ruedas para que Hayden pudiera salir de forma segura con sus primos. Debido a que viven en un lugar extremadamente remoto, la silla de ruedas no ha podido ser entregada hasta finales de la primavera, cuando la nieve que corta los caminos se ha derretido.
Nos ha encantado saber que Hayden ya tiene su silla de ruedas y que está disfrutando de una mayor libertad de movimientos gracias a ella. Muchísimas gracias a todos los que habéis ofrecido vuestra ayuda para este niño y su familia!

Ben es otro niño muy especial de nuestro programa de acogida en Xinzhou, en la provincia de Jiangxi. Tiene diez años y parálisis cerebral. Nuestro equipo del programa de acogida estaba muy preocupado por él cuando supieron que el único andador que tenía no era adecuado para sostenerle y no le permitía una movilidad real. Ben se pasaba mucho tiempo sentado y casi nunca sonreía.
Gracias a una increíble sucesión de eventos, un donante se ofreció a pagar el coste completo de un andador especial (bastante caro); pero al final no hizo falta porque el fabricante se ofreció a donarlo! Uno de sus representantes locales se lo entregó a una voluntaria que lo entregó a uno de los miembros del equipo del Viaje Médico 2016 en el aeropuerto de Chicago justo antes de salir hacia China en abril.

El andador fue entregado a su destinatario y Ben parece que lo está usando con mucha facilidad. Y esa es la sonrisa que tanto esperábamos ver!

Damos las gracias de corazón a todos nuestros donantes y voluntarios por hacer una verdadera diferencia en la vida de tantos y tantos niños, y de tantas formas: pequeñas y grandes. Me siento muy afortunada de formar parte de algo tan especial.

~Kelly Wolfe es la Directora de Administración Ejecutiva de LWB

No hay comentarios: