30 ene. 2017

Conoce al director de LWB en Camboya

Todos los programas de LWB son llevados a cabo por nativos de los distintos países en los que prestamos servicios. Esto siempre ha sido un aspecto muy importante de la filosofía de nuestra misión, ya que pensamos que los grandes cambios que pueden darse en un pueblo o en una comunidad, llegan empoderando a la gente local cuya pasión es marcar la diferencia.

Hoy nos gustaría presentaros a Sokleng In, el hombre que está ayudando a cientos de niños sin recursos de Camboya. Leng, como le gusta ser llamado, montó una pequeña ONG en 2014 para proporcionar educación primaria a niños en riesgo. Al cabo de un año, tenía a más de 150 alumnos inscritos.

Nuestra CEO Amy Eldridge, conoció a Leng por primera vez el otoño pasado. Al final de su estancia en Camboya, Amy estaba 100% segura de que había encontrado a la persona perfecta para ayudarnos a expandir nuestros muchos programas en esta zona del sudeste asiático. Cuando volvió a casa dijo a la Junta Directiva de LWB que "la honestidad y sinceridad de Leng está presente en todo lo que hace, y su devoción por mejorar las vidas de los niños es absolutamente inspiradora."

Poco después se terminó todo el papeleo para formalizar LWB-Camboya como una organización nacional legal, y Leng empezó a trabajar sin descanso para crear proyectos que cambiarán vidas dentro de las áreas médica, de educación, de nutrición y de acogida familiar. A los cinco meses de nuestra nueva asociación podemos decir sin reservas que hemos tenido una suerte inmensa de poder contar en la familia LWB con este joven tan notable.

Le pedimos a Leng que nos contestara a algunas preguntas para que le conociérais y pudiérais quererle tanto como ya lo hacemos aquí.

¿Puedes hablarnos un poco de tí?

Me llamo Leng y soy el Director en Camboya de los Programas de la Fundación Love Without Boundaries. Tengo 32 años y vivo en la frontera entre Camboya y Tailandia con mi familia. Tengo una esposa maravillosa, una hija de seis años y un hijo de dos. Me licencié en Desarrollo Agrícola y Rural por la Universidad Maharrishi Vedic, en Camboya. Mi principal objetivo es trabajar con la comunidad. He trabajado como investigador en distintas comunidades con grupos específicos y recogiendo y analizando datos. También he trabajado como facilitador asesorando a las comunidades rurales en el establecimiento de grupos de auto-ayuda y organizando talleres de formación. Además de esto, también he formado a distintas comunidades en la creación y desarrollo de huertos caseros sostenibles.
¿Qué cinco palabras usaría la gente para describirte? (Aquí Leng decidió pedirle a un amigo de su zona que contestara por él, y las respuestas son estas de abajo)
  • Leng tiene una buena cabeza y un corazón extraordinario.
  • Leng es bueno y extremadamente generoso.
  • Leng es un hombre increíble y fiel - lleno de compasión, diligencia y firme creyente en la valía de los demás.
  • Leng es muy innovador.
  • Leng es un modelo a seguir en la comunidad.
¿Cómo fue tu infancia?

Crecí en una situación familiar muy vulnerable, sin expectativas de que algún día podría tener una vida mejor. Cuando tenía cinco años mi padre murió de tuberculosis, así que todas las responsabilidades cayeron en mi madre. Después del funeral mi madre nos contó que no nos quedaba nada... sólo 2.50$ para empezar una nueva vida. Mi madre trabajó muy duro para mantenernos, llevando sacos de arroz de 50 kg a sus espaldas para cargar carros de bueyes y ganar dinero para alimentar a su familia. Nos mantuvo en el colegio porque sabía que sólo la educación podría cambiar nuestras vidas a mejor. Ahora, con 65 años, mi madre tiene una curvatura de la espina dorsal por culpa del duro trabajo que le dañó la espalda.

Considero la formación holística en habilidades como un componente muy valioso para ayudar a las familias vulnerables. La trágica historia de Camboya ha agravado la pobreza generalizada y ha afectado de forma adversa las mentes y las actitudes de las personas sin recursos desde hace generaciones. Los duros retos diarios presionan a los niños para que abandonen el colegio y se pongan a buscar ingresos extra para ayudar a sus familias, y eso a su vez aumenta el riesgo de que caigan en las redes de tráfico de personas. Cuando estos niños crecen, perpetúan el ciclo creyendo que sus propios hijos deben hacer lo mismo que ellos. Sé que la transformación real es difícil, puesto que requiere un cambio holístico o completo, del marco intelectual de la comunidad, pero sigo creyendo que es posible. Esta es la razón por la que siento tanta pasión por mi trabajo con la Fundación Love Without Boundaries.
¿Puedes contarnos uno de tus momentos favoritos de tu trabajo?

Con lo que más disfruto es cuando visito las casas de los niños y escucho las impresiones de sus padres sin recursos. En estas visitas los padres me han dicho que aprecian mucho nuestros programas, ya que estamos fomentando el crecimiento y el cambio tanto intelectual como emocionalmente. Quiero verles compartir y hablar de sus experiencias con otras presonas, y que se conviertan en modelos positivos en sus comunidades. Espero animar y apoyar toda transformación positiva tanto en la persona como en la familia y en la comunidad.
¿Cuáles crees que son los mayores retos de esta región?
  • Alto nivel de desempleo
  • Carencias nutricionales (los niños no tienen comida que comer en casa)
  • Falta educación
  • Tráfico de personas y migración
  • Desequilibrios socio-económicos entre zonas rurales y urbanas
Si tuvieras un millón de dólares para ayudar a los niños de tu país ¿cómo lo gastarías?

La principal prioridad es trabajar educando a los niños. La educación es un derecho humano fundamental y es vital para alcanzar el crecimiento económico, para aumentar los ingresos y sostener una sociedad sana. La educación ayuda a mejorar vidas, rompe el ciclo de la pobreza y garantiza que todas las personas, y en especial las mujeres, ganan control sobre sus propios destinos. Creo que la educación puede realmente mejorar la vida. Si una persona no es educada, siempre se quedará en la misma situación o incluso empeorará.
Para tí, ¿qué significa "cada niño cuenta"?

“Cada niño cuenta” significa que debemos valorar a los niños y que todos deberíamos trabajar para asegurarnos de que cada niño está seguro, sano y feliz.
Muchas gracias Leng, por compartir sobre tí mismo. Y gracias a todos los que os habéis implicado con nuestros novísimos programas en Camboya.

Sabemos que, cuando trabajamos juntos, cosas realmente increíbles para los niños suceden.

No hay comentarios: