19 abr. 2017

Trata de personas: 1ª parte

La trata humana, como puedes imaginar, es un tema complejo que atraviesa muchas áreas de estudio entre las que se encuentran el desarrollo, la economía, la política, la sociología, la antropología, la criminología y muchas otras. Por este motivo es difícil denominar la trata de personas como un único 'campo de estudio'.


La trata de personas no es algo nuevo, la esclavitud ha sido parte de la sociedad humana desde que la construímos. Sus características han cambiado porque ha cambiado la realidad histórica y social, pero muchos de sus elementos principales siguen siendo los mismos.

Uno de los mayores problemas relacionados con la trata de personas es el reto de intentar definirla. En el año 2000, reconociendo que el abuso y la explotación extremas de personas por parte de otros seres humanos era algo que seguía muy vigente en nuestro mundo, las Naciones Unidas organizaron una cumbre en Palermo, Italia, y realizaron el borrador del Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente de mujeres y niños. En ese documento se define la trata de personas de la siguiente manera:

Por "trata de personas" se entenderá la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación. Esa explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la exclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos.
Como puedes ver, hay mucho en esta definición que intenta aunar todos estos tipos de explotación bajo el mismo paraguas.Hemos visto un cambio importante en la comunidad internacional para implementar políticas claras y factibles en lo que respecta a todos estos temas.

No obstante, algo que complica las cosas aún más es que la trata de personas es virtualmente imposible de cuantificar dada su naturaleza clandestina. Muchos expertos y agencias del gobierno han tratado de establecer un número de casos de trata, pero estas cifras no son particularmente fiables. He visto cifras que van desde los 5 millones hasta los 40 millones de víctimas de la trata de personas en todo el mundo, pero incluso los métodos de estimación más precisos arrojan diferencias enormes en sus cálculos.

Lo que sí sabemos, no obstante, es que la trata humana es uno de los tres negocios ilegales más rentables, junto con la venta ilegal de armas y la de droga. El punto es, hay mucho dinero en juego obtenido por la trata de personas, independientemente de la forma que tome.
Es importante empezar a comprender que todas las formas de trata de personas se hacen por el beneficio económico de la persona que trafica. Por ejemplo, el abuso infantil por sí mismo no es trata de personas, pero prostituir a un niño dándoselo a un cliente sí lo es. Así que solemos oír descripciones de tráfico sexual como si fuera algo completamente distinto de la explotación laboral, pero ambos conceptos implican forzar a una persona, ya sea para un trabajo sexual o para trabajar en el campo o para vender sus órganos. Todo se hace por dinero.

Obviamente, algunas formas de trata de personas son más llamativas que otras y se convierten en artículos periodísticos más sensacionalistas, por eso tendemos a escuchar más sobre aspectos como la explotación sexual de los barrios rojos de Tailandia o Amsterdan, que sobre aspectos como la explotación laboral de trabajadores emigrantes en la España o EEUU rurales.

Os puedo asegurar con toda certeza que ambos tipos de tráfico ocurren en la mayor parte de los países del mundo.

Es mi particular opinión que el tiempo, los recursos y los esfuerzos que se necesitan para obener estimaciones lo más precisas posibles, serían mejor empleados en realizar esfuerzos a pie de calle con acciones concretas que traten la explotación real, en parte porque para cuando se pueda establecer una estimación real, la realidad habrá cambiado tanto que esas estimaciones serán ya erróneas.
En el blog de mañana discutiremos una zona en concreto donde Love Without Boundaries está trabajando ahora, y para dar a los lectores una mejor comprensión de los retos a los que nos enfrentamos allí.

~Robert Spires, Ph.D, es miembro de la Junta Directiva de Love Without Boundaries

No hay comentarios: