16 may. 2017

El alegre Jordy

El pasado otoño nos contactó un orfanato que acababa de recibir a un niño que había nacido con la necesidad médica de atresia anal, un defecto congénito de nacimiento que afecta a 1 de cada 5.000 niños nacidos. Muchos de los niños que nacen con esta condición necesitan ser operados casi inmediatamente para sobrevivir, y fue especialmente triste saber que alguien en la vida de Jordy, puede que sus padres biológicos, lo había arreglado todo para que recibiera la operación de urgencia que tanto necesitaba.

La operación que le hicieron al pequeño Jordy antes de que llegara al orfanato era muy rudimentaria. Para cuando le abandonaron, ya estaba muy enfermo. Le llevamos enseguida a un buen hospital infantil donde le operaron otra vez de urgencia. Y a pesar de que no tenemos forma de encontrar a sus padres biológicos, nos gustaría mucho que un día Jordy comprendiera que aunque su primera operación fue hecha de forma incorrecta, ciertamente alguien se había preocupado lo suficiente por él como para intentar salvarle la vida.
Muy poco tiempo después de su segunda operación, Jordy empezó a encontrarse mejor. Cuando llegó a nuestro cuidado por primera vez, no hacía más que llorar de dolor. Sin embargo, ahora puede descansar cómodamente y empezar a sanarse del todo.

Enseguida nos enamoramos de la carita preciosa y expresiva de Jordy.
Poco tiempo después de su operación, Jordy vino a vivir a nuestra Casa de Curación de Anhui. Nuestra maravillosa manager de la casa, Paddy, decidió raparle del todo para mejorar un poco el afeitado que le habían hecho en el hospital para tener "acceso intravenoso".

Pero no te preocupes Jordy... recuerda que "la calva mola".

Durante todo el mes de noviembre Jordy recibió mucha atención, cuidados nutritivos y biberones calentitos y pronto empezó a coger el peso que a todas las cuidadoras les gusta que los niños tengan. Ellas nos decían que el pequeño Jordy era muy atento y que le encantaba hacer contacto visual con cualquiera que le cogiera en brazos.
"Coger en brazos" son las palabras clave de lo que a Jordy más le gusta. Este es un pequeñín al que le gusta que le mimen y aupen, y a nuestras cuidadoras les gustaba mucho hacerlo.
También empezamos a ver su alegre sonrisa, y coincidiréis con nosotras en que derrite corazones.
Noviembre se convirtió en diciembre y Jordy cada vez estaba más interactivo y curioso. Descubrió su amor por la música y se balanceaba al ritmo cada vez que la radio estaba puesta. También aprendió a estar guapísimo con un gorrito, aunque este fuera rosa con orejitas de conejo!

… o un gorrito de Papá Noel!
En cuanto empezó 2017, Jordy siguió disfrutando al completo de la vida... se reía, balbuceaba y saludaba a todos los que entraban en la casa con una sonrisa.

Finalmente llegó marzo y llegó el momento de que Jordy volviera a ser operado. La atresia anal suele requerir tres operaciones, y Jordy estaba listo para la muy importante segunda de ellas. Gracias a nuestros maravillosos donantes, su operación fue sufragada en pocas semanas. Jordy y su cuidadora se prepararon para volver al hospital (aunque parecía algo aprensivo cuando se enteró de las novedades!)
Nos alegra mucho informar de que Jordy salió estupendamente bien de su operación. Y al día siguiente, ya estaba regalando a su cuidadora con una de sus fantásticas sonrisas.
La historia de esperanza de Jordy sólo ha sido posible gracias a vuestra solidaridad y compasión por los niños de nuestros programas, y hoy queremos agradeceroslo profundamente. Es nuestra más sincera esperanza que el orfanato de Jordy le haga pronto la documentación pues necesita tener la oportunidad de ser adoptado. Con una familia propia, el futuro de Jordy es completamente ilimitado!

No hay comentarios: